El Museo de Historia Natural (MHN) custodia una gran variedad de ejemplares que se agrupan en dos tipos de acervos: la Colección de exhibición y la Colección de Insectos.

La Colección de exhibición incluye todas aquellas piezas que se exponen en vitrinas y dioramas dentro de las salas, como el enorme Diplodocus de 25 metros de largo, o las taxidermias de diferentes especies de aves y mamíferos, la cual tiene como fin enriquecer los temas educativos, de divulgación científica y de esparcimiento afines al Museo.

Esta Colección, a su vez está dividida en cuatro colecciones: la Geológica, con ejemplares de suelos, rocas y minerales de diferentes partes del mundo; la Paleontológica, con fósiles que narran la historia de la evolución de la vida en la Tierra; la de Herbario, que agrupa a la diversidad de algas, plantas y hongos, y la de Zoología, que incluye a los animales vertebrados e invertebrados, destacando entre estos últimos la colección de conchas de diferentes especies de moluscos.

Todas estas piezas, además de ser un patrimonio natural, representan y respaldan también los valores culturales y el conocimiento científico hasta hoy generado, ya que son la evidencia tangible de la evolución del Universo, la Tierra y la vida.

Los ejemplares exhibidos también están vinculados a la preservación de nuestros recursos naturales, al ser representativos de la biodiversidad de nuestro país y del planeta, que depende de las acciones que tomemos como sociedad para mantener su huella ecológica en los complejos procesos biológicos de los cuales depende nuestra propia sobrevivencia.

Estas colecciones hacen del Museo un lugar fascinante, atractivo y accesible para el conocimiento de las ciencias, tales como la biología, la evolución y la biogeografía.

Ejemplares representativos de la colección de exhibición

Diplodocus

(Diplodocus carnegii) Es una réplica de la osamenta de un dinosaurio del periodo Jurásico superior (hace 150 millones de años), obsequiada en 1928 al Museo de Historia Natural (Museo del Chopo) por la viuda de Andrew Carnegie. En 1964 se trasladó a su recinto actual en donde se exhibe en la Sala de Evolución. Consta de 218 huesos, mide 20 metros de largo y 4 metros de alto.

Oso polar


(Ursus maritimus) Este ejemplar está en posición erguida y mide casi 3 metros de altura. Ubicado en el vestíbulo del Museo, da la bienvenida a los visitantes.

Meteoritos Allende y Toluca

Meteorito Allende

Donados por el Instituto de Geología de la UNAM en 1997, estos meteoritos que cayeron en las ciudades mexicanas que les dan nombre, son de los principales ejemplares de la colección geológica. Su composición ha contribuido a precisar la edad del Sistema Solar y son consideradas unas de las rocas celestes más antiguas.

El argonauta y la medusa de cristal


Estas piezas históricas que datan del siglo XIX, provienen del antiguo Museo de Historia Natural, conocido como Museo del Chopo.

Ornitorrinco


(Ornithorhynchus anatinus) Especie endémica de Australia, es uno de los mamíferos evolutivamente más antiguos que se conocen.

Alce


(Alces alces) Son los miembros más grandes de la familia de ciervos, con un peso de hasta 600 kilos y con una altura por encima de los 2 metros.

Tortuga de Galápagos


(Chelonoidis nigra) Son las tortugas terrestres más grandes del mundo, superando algunos ejemplares el metro y medio de longitud y los 300 kilos de peso.

Teporingo


(Romerolagus diazi) Especie endémica de la zona volcánica que rodea el Valle de México, es también la más pequeña y evolutivamente antigua del país.

Jaguar


(Panthera onca) Es el felino más grande del continente americano y debido a la destrucción de su hábitat y la caza furtiva, se encuentra en peligro de extinción.

Kiwi


(Apterys sp.) Ave originaria de Nueva Zelanda, debido a la ausencia de depredadores en la isla antes de la llegada del hombre, perdió la capacidad de vuelo y adoptó hábitos terrestres, como la construcción de nidos subterráneos.

Elefante asiático


(Elephas maximus) Se encuentra en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat. Es una de las dos últimas especies de elefantes que existen en la actualidad.

Castor americano


(Castor canadensis) Con un peso de hasta 30 kilos, es el roedor más grande de Norteamérica.

Leopardo de las nieves


(Panthera uncia) La especie originaría de las regiones montañosas de Asia, se encuentra en peligro crítico de extinción.

Megalodón


(Carcharodon megalodon) Fue el tiburón más grande que ha existido, el cual desapareció durante la última glaciación.