"Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 1 de julio del presente año"
icono youtube
icono twitter
icono Face EducacionAmbietal CDMX
logo GDF/CDMX /SEDEMA

¿Por qué separar?

La Ciudad de México es una de las más pobladas del mundo, con cerca de 9 millones de habitantes (21 millones si se considera su área conurbada), lo que genera el aumento en la demanda de servicios. Esto requiere mayor infraestructura urbana, desarrollo de nuevos comercios e industrias y mayor consumo de productos, situación que deriva en un incremento progresivo en la generación de residuos sólidos, que la posiciona en el segundo lugar a nivel nacional, después del Estado de México.1

La basura es uno de los principales problemas ambientales de México.

Diariamente en la Ciudad de México se generan 12,843 toneladas de residuos; esto equivale en promedio a 1.5 kg por persona al día.

Pero, ¿sabías que la mayor parte de nuestros desechos son reutilizables o reciclables2 y siguen teniendo un gran valor comercial como materia prima para elaborar nuevos productos?

Para sacarles provecho es necesario realizar un paso previo: separarlos. Al hacerlo, evitarás que se mezclen y ensucien con otros residuos y pierdan su valor.

Basura es todo aquello que ya no usamos y consideramos como desecho. Pero la basura NO existe por naturaleza. Es el resultado de mezclar los residuos orgánicos e inorgánicos generados por nuestras actividades diarias para satisfacer nuestras necesidades de consumo.

Debido a la ignorancia de las personas en el correcto manejo de residuos, y a la falta de cultura de separación y reciclaje, revolvemos nuestros desechos, que se convertirán así en basura, generarán mal olor y perderán toda posibilidad de ser reutilizados o reciclados. La basura carece de valor y contamina.

Si depositas tus desechos mezclados, se irán directo a un relleno sanitario para ser enterrados, nadie los podrá aprovechar y producirán un gran daño ambiental por mucho tiempo.

En cambio, si separas tus residuos, las materias primas que contienen se pueden recuperar: papel, cartón, vidrio, plástico, metal, textiles, PET, tetrapack, etc. Con esa sencilla tarea de clasificarlos antes de tirarlos, estos materiales pueden ser reciclados.

Fuentes consultadas

  1. SEDEMA. Inventario de Residuos Sólidos CDMX-2015 (2015:11).
  2. http://ecovale.com.mx