Museo del Desierto exhibe fósiles de dinosaurios mexicanos

El Museo del Desierto de Coahuila (Mude) presenta la exposición Dinosaurios ahora, que exhibe fósiles de vertebrados encontrados o descubiertos en México, principalmente en la región noreste del país. El director general del Mude, Arturo Homero González González, explicó que esta muestra tiene que ver con las aportaciones que México ha hecho en el campo de los dinosaurios, en este caso de hace 20 o 30 años, aunque unos cuatro o cinco son nuevas especies que salen por primera vez al mundo. En la exhibición, que estará abierta al público en general hasta las vacaciones de primavera, se pueden apreciar descubrimientos hechos por paleontólogos mexicanos desde hace más de dos décadas hasta los más recientes como la nueva especie Yehuecauhceratops mudei. En un comunicado de la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), González González mencionó que también se exponen materiales que se han descrito en otras partes del mundo, como Estados Unidos, pero con ejemplares descubiertos en México. Cuatro dinosaurios los estamos mostrando prácticamente por primera vez al mundo, fueron descritos por personal e investigadores que trabajan aquí en el Mude, en conjunto con muchas otras instituciones, destacó. Explicó que a pesar de que la presentación hace énfasis en los dinosaurios que existieron hace millones de años en el territorio nacional, también hace referencia a especies de reptiles voladores y marinos. A su vez, el investigador del Departamento de Paleontología del Mude, Héctor Rivera Sylva, señaló que la mayoría de los dinosaurios que ha descubierto el Mude fueron encontrados en el municipio de Ocampo, Coahuila, y estarán en la presentación. La mayoría de las personas cree que los dinosaurios son el tiranosaurio, el Triceratops y el estegosaurio, dinosaurios que no son de México y son conocidos. Pero en el país también hay riqueza paleontológica, hay dinosaurios y en México tenemos nuestros dinosaurios propios, subrayó. El director del Mude apuntó que la exposición tiene las condiciones para ser una exhibición itinerante y que puede instalarse en otras sedes mientras cuenten con 350 metros de espacio para presentarse y con luz adecuada. Los hallazgos o descubrimientos no los descubres, te descubren a ti, somos canales para transmitir esta información que el planeta supo hacer, supo generar como monumento o como escultura a su historia y que pueda llegar a los museos y a la divulgación rápidamente, puntualizó.

Fuente: La Jornada, 6 de marzo de 2017,
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/02/28/museo-del-desierto-exhibe-fosiles-de-dinosaurios-mexicanos

Por medio de las matemáticas, mexicano busca proteger especies en peligro de extinción

Una de las enfermedades más comunes que afectan a carnívoros terrestres como perros, tigres, leones, osos e incluso animales marinos como focas, es denominada distemper o moquillo canino. Ésta es considerada altamente contagioso, se transmite a través de fluidos como orina y saliva, y afecta el aparato respiratorio, gastrointestinal y el sistema nervioso de dichos seres vivos. Con el objetivo de comprender el comportamiento del padecimiento y optimizar las medidas para su control, un mexicano, estudiante de doctorado en Escocia, en la Universidad de Glasgow, realizó un estudio y un modelo matemático acerca de la transmisión del distemper en tigres Amur o siberianos que habitan el este de Rusia. Además, simuló los efectos de una posible vacunación en poblaciones de esa especie, lo cual resultó de gran efectividad al mostrar probabilidades de disminución en la extinción de estos animales en los próximos 50 años. Luis Enrique Hernández Castro explicó que durante su trabajo se utilizaron los datos obtenidos de un monitoreo a largo plazo de una población amenazada de tigres acerca de sus hábitos alimenticios, comportamiento y forma de reproducirse. Después se generó el análisis para crear el modelo matemático se contempló información real acerca de los agentes involucrados en el sistema de transmisión de la enfermedad, es decir, se identificó al hospedero, que en este caso fueron los tigres, posteriormente se determinó el denominado agente infeccioso, que es el microbio o microorganismo causante de la enfermedad y finalmente se consideró el medio ambiente donde se desenvuelven los animales. El modelo generado con dicha información permitió la creación de una población virtual de tigres siberianos con la simulación de sus comportamientos como el apareamiento, alimentación, e incluso nacimiento y muerte. Estos aspectos poblacionales y epidemiológicos siempre se consideran para construir las representaciones, refirió el experto.

Fuente: La Jornada, 6 de marzo de 2017,
http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/02/28/mexicano-en-escocia-busca-proteger-especies-en-peligro-de-extincion

Una isla con 4 millones de pingüinos

Australia es un país lleno de maravillas naturales. A unos 1,500 kilómetros al sudeste de Tasmania existe un lugar que parece sacado de un cuento de fantasía. La isla Macquarie está habitada por más de 4 millones de pingüinos. Esta reserva natural tan solo mide 34 kilómetros de largo por cinco kilómetros de ancho y se encuentra a la mitad de camino entre Australia y la Antártida. Este es el único lugar del planeta donde hay formaciones rocosas que proceden del manto de la Tierra. Situado a seis kilómetros de profundidad del océano. La temperatura en este sitio no llega a superar los siete grados centígrados. Esto la convierte en el hábitat ideal para los pingüinos reales, endémicos de la región, aves marinas, elefantes y focas. La buena noticia es que la fauna en esta zona está protegida desde finales del siglo XX al ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La única manera de visitar la isla Macquarie es por medio de un crucero. Unos salen de Australia del puerto de Hobart y otros de Nueva Zelanda del puerto de Bluff. En ambos trayectos la duración del recorrido para llegar a la isla es de 4 días. Si eres amante de estas aves es un viaje que no te puedes perder.

Fuente: Nat Geo en español, 6 de marzo de 2017,
http://www.ngenespanol.com/traveler/lugares/17/02/27/una-isla-con-4-millones-de-pinguinos-macquarie/

Búsqueda de innovación en energías del océano

La UNAM, mediante el Instituto de Ingeniería, coordina los esfuerzos de 42 instituciones de educación superior, centros de investigación y empresas de base científica y tecnológica, reunidas en el Centro Mexicano de Innovación en Energías del Océano (Cemie-Océano). El objetivo: desarrollar innovación, tecnología y formación de recursos humanos, con lo que se espera posicionar a México como referencia global en la generación de conocimiento y talento en el aprovechamiento de las energías del mar. En la primera reunión técnica del centro, William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, resaltó la iniciativa de la Secretaría de Energía (Sener) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para la creación de éste y otros Cemie en áreas estratégicas para México como la geotermia, solar, eólica y de biocombustibles. En el Auditorio José Luis Sánchez Bribiesca de la Torre de Ingeniería, comentó que no se habían tratado problemas de innovación e investigación de esta manera, acoplada, buscando una asociación virtuosa entre instituciones académicas, el sector público y empresas. Faltan mucho más ejemplos como este. Lee Alardín consideró que la extensión del litoral mexicano debe aprovecharse mejor de lo que se ha hecho, y engarzar de forma más amplia temas de energía relacionados con la investigación oceanográfica. Al respecto, Luis Álvarez Icaza, director del Instituto de Ingeniería, explicó que conjuntar a expertos en el Cemie-Océano ha significado esfuerzos y retos, no sólo técnicos sino también de organización, pues se logró en tiempo récord. Esperamos que esta apuesta de la Sener y el Conacyt púeda convertirse en un factor de transferencia de tecnología entre el sector académico y las empresas del ramo, y lograr que eso ocurra de manera más natural.

Fuente: Gaceta UNAM, 6 de marzo de 2017,
http://www.gaceta.unam.mx/20170227/busqueda-de-innovacion-en-energias-del-oceano/

Hallan los fósiles más antiguos de la tierra

Desde hace tiempo se considera a las fuentes hidrotermales bajo los océanos uno de los primeros entornos que albergaron vida en la Tierra por su contenido rico en hierro. Es en esos lugares donde los científicos se han centrado para encontrar las primeras formas de vida bacteriana en la Tierra. Tiene sentido que los primeros organismos se preserven en las fuentes hidrotermales. Estos entornos proporcionan la energía y los gradientes químicos necesarios para iniciar los primeros procesos metabólicos, señala a Sinc Matthew S. Dodd, primer autor del estudio que publica Nature e investigador en el University College London (Reino Unido) y el London Centre for Nanotechnology. El equipo internacional de científicos analizó fragmentos de jaspe, una roca sedimentaria, hallados en la franja de Nuvvuagituuq en Quebec (Canadá), y que posiblemente pertenecieron a antiguas fuentes hidrotermales. Estudios anteriores los habían datado en entre 3.770 y 4.290 millones de años. Gracias a una combinación de microscopía óptica y espectroscopia Raman (para estudiar modos de baja frecuencia), los investigadores identificaron y localizaron microfósiles y la mineralogía asociada a ellos. Como la microscopía Raman usa un láser para medir vibraciones en las uniones entre diferentes átomos, el equipo pudo descifrar qué minerales estaban presentes en las rocas. También se utilizaron otros instrumentos como la microscopía electrónica de dispersión de energía para analizar composiciones químicas de minerales asociados con la materia orgánica y los microfósiles, añade Dodd. Además los espectrómetros de masas con plasma acoplado inductivamente permitieron medir la abundancia de elementos traza en los jaspe para comprobar el origen hidrotérmico de estas rocas.

Fuente: American Scientific en español, 6 de marzo de 2017,
https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/hallan-los-fosiles-mas-antiguos-de-la-tierra/

Los nuevos minerales que los seres humanos ayudamos a crear (sin querer) 

Los científicos descubrieron nuevos minerales que deben su existencia (o al menos, parte de ella) a los seres humanos. No se trata de productos conseguidos en un laboratorio, sino de materiales que surgieron de forma espontánea. Pero no en la naturaleza, sino en lugares que han sido modificados de alguna manera por el ser humano, tan dispares como pilas de desechos o túneles de una mina abandonada. La investigación fue realizada por un grupo del Instituto de Ciencia Carnegie de Washington DC liderado por el profesor Robert Hazen. Los resultados se acaban de publicar en la revista de la Sociedad de Mineralogía de Estados Unidos. Para los responsables del estudio, este es un ejemplo más de cuán influyente y penetrante en el planeta es la actividad humana. Nuevos minerales y compuestos se están formando a un ritmo mucho mayor que en cualquiera de las etapas por las que había pasado la Tierra antes, según explicaron. Estos minerales representan apenas el 4% del total de los que se conocen, pero han surgido en los últimos 2.000 años. La mayoría de ellos, en los últimos 200 años, explicó Hazen. Ese es un aumento increíblemente rápido y no se puede encontrar nada parecido en la historia de nuestro planeta, aseguró a BBC News. 

Fuente: BBC, 6 de marzo de 2017,
http://www.bbc.com/mundo/noticias-39140928