Nanomedicinas para animales marinos

Científicos mexicanos analizan la viabilidad de utilizar nanopartículas de plata para tratar enfermedades que afectan a animales marinos de interés comercial y que son reproducidos mediante técnicas de acuacultura, tales como camarón, abulón, ostión y diferentes especies de peces. El éxito obtenido en investigaciones que han probado la efectividad de las nanopartículas de plata en los campos de la medicina humana, la veterinaria y la agricultura, incentivó el interés de científicos que buscan generar tratamientos contra bacterias y virus que atacan organismos acuáticos. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora María Cristina Chávez Sánchez, especialista del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), unidad Mazatlán, y responsable del proyecto, comentó que las enfermedades representan uno de los factores de mayor impacto negativo en el desarrollo de la acuacultura. No hay -contra muchas enfermedades virales, bacterianas y parasitarias- realmente métodos preventivos o curativos que sean efectivos, y muchos de ellos están prohibidos, son pocos los fármacos aceptados para su uso, refirió. La investigadora nacional nivel I, mencionó que el proyecto es financiado con recursos del Fondo Sectorial de Investigación para la Educación SEP-Conacyt y colaboran junto con el CIAD, especialistas del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH). Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Texas, participan con la aportación de las nanopartículas de plata que han permitido el desarrollo de experimentos a lo largo del primer año del proyecto. Dado que no existen antecedentes que indiquen el efecto que las nanopartículas de plata tendrán en organismos marinos, los investigadores se enfocan –en una primera etapa- en analizar sus repercusiones en la inocuidad de los animales, principalmente tomando en cuenta que se convertirán en alimento para humanos.

Fuente: CONACYT. 8 de enero de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/19195-nanotecnologia-ciad-cicese-acuacultura

Sobre el universo y el origen de los elementos

El mentir de las estrellas es un seguro mentir porque nadie ha de ir a preguntárselo a ellas, expresó el doctor Manuel Peimbert Sierra después de su conferencia magistral El universo y el origen de los elementos, que formó parte de los Domingos en la Ciencia organizados por la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) en Universum, Museo de las Ciencias. Manuel Peimbert es investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ganador de numerosos premios nacionales e internacionales por sus contribuciones en el campo de la astrofísica, principalmente en estudio del medio interestelar, la determinación de abundancia química en la nube de gas donde se forman las estrellas, y el estudio de la evolución química del universo. El científico expuso el origen de los elementos del universo a partir de la teoría del Big Bang, también conocida como la teoría de la gran explosión. El origen de los elementos se puede estudiar a partir de algunos pilares observacionales: la gran explosión, el estudio de estrellas de baja masa, o estrellas de alta masa, reacciones nucleares, que explican la captura rápida de neutrones y la captura lenta de neutrones y rayos cósmicos. Explicó cada uno de los estudios que se han realizado, iniciando con las predicciones que existen en torno a la teoría en gran expansión, afirmando que el universo en el pasado era más denso y más caliente hace 13 mil 800 millones de años, cuando llevaba un segundo de haber empezado a existir. Para averiguar si el universo se originó con helio e hidrogeno, se buscan galaxias más pequeñas llenas de gas y sin estrellas para que tengan la composición química primordial, señaló. Lo que se ha encontrado es que el gas que las compone es 25 por ciento helio y 75 por ciento hidrógeno, una composición similar a la que se supone que hubo durante los primeros cuatro minutos a partir del inicio de la expansión del universo.

Fuente: CONACYT. 8 de enero de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/18603-el-universo-y-el-origen-de-los-elementos-con-el-doctor-manuel-peimbert

Mayor precisión en el estudio de lo más pequeño y elemental del universo

Con el objetivo de hacer predicciones más precisas que ayuden a descifrar las propiedades de las partículas más elementales que conforman la materia y todo lo que nos rodea, así como encontrar nueva física en los grandes colisionadores, un grupo de 54 investigadores provenientes de 18 países participan en el proyecto Unraveling new physics through the precision frontier. En dicho proyecto internacional —que es auspiciado por el Parlamento Europeo, a través del programa más grande de investigación e innovación de la Unión Europea, el llamado Horizon 2020— participará el investigador mexicano Roger José Hernández Pinto, profesor e investigador de Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el experto en física de partículas resaltó que esta propuesta cuenta con el apoyo de diversas universidades que tienen una gran historia científica en el mundo como: Pierre y Marie Curie, de Hamburgo, de Milán, de Valencia, de Durham y de Buffalo, entre otras. Además de reconocidas instituciones como los laboratorios Deutsches Elektronen Synchrotron (DESY), Argonne National Laboratory, Instituto Max-Planck, de Alemania; Intitute Nazionale di Fisica Nucleare, de Italia; Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia; Instituto de Física Corpuscular (IFIC), de España; y la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), por mencionar algunos. Respecto a lo que se realizará en este proyecto, Hernández Pinto detalló que tiene diversas etapas, desde los cálculos teóricos de alta precisión con las técnicas ya bien consolidadas en el pasado, desarrollo de nuevos algoritmos que permitan realizar los cálculos de una manera más eficiente, establecer códigos computacionales que permitan recrear a nivel teórico las colisiones en los aceleradores de partículas para poder comparar con los datos experimentales, entre otras cosas.

Fuente: CONACYT. 8 de enero de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/19111-mayor-precision-estudio-mas-pequeno-elemental-universo

Mexicano recicla la energía del aire

Una tecnología innovadora pretende reciclar la energía que queda flotando en el aire y utilizarla en dispositivos pequeños como los wearables. Esta novedosa tecnología la desarrolló el mexicano Manuel Piñuela Rangel. Su proyecto denominado Freevolt busca reciclar energía de las señales invisibles de radio y wifi, entre otras. La tecnología es reciclado de radiofrecuencia y lo que hace, a grandes rasgos, es detectar estas ondas que están en el aire para transformarla en corriente directa, explicó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt. Esto representa un gran avance para alimentar diferentes tipos de sensores y tarjetas inteligentes. El emprendedor mexicano con su empresa Drayson Technologies ha registrado ya 18 patentes. Explicó que cambiar baterías o recargar por cable es una de las grandes limitantes del mercado a gran escala del internet de las cosas, por lo que esta tecnología reduce costos económicos y ambientales. Esta solución cambiará la forma en la que actualmente se diseñan y cargan los dispositivos de bajo consumo de energía. Todo lo que hacemos con nuestro celular genera una pequeña carga de energía que queda flotando en el aire, por lo que es un gran desperdicio que nadie usa, señaló Manuel Piñuela. Este proyecto lo concretó durante su estancia en Reino Unido, donde hizo su doctorado en el Imperial College London becado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Gracias al desarrollo de esta tecnología ha sido premiado como uno de los 35 innovadores menores de 35 años más influyentes de Latinoamérica por la revista MIT Technology Review en español. Fue reconocido en dicho concurso con la mención especial en la categoría de inventor del año. La forma de distribuir su innovación es a través de licencias de uso, es decir, las grandes empresas que quieran ocupar la tecnología en sus dispositivos pagan cierto porcentaje de regalías a Drayson Technologies. Otra de las formas en que transfieren la tecnología es a través de la fabricación y venta de los circuitos electrónicos necesarios para implementar el reciclado de energía. El enfoque hacia donde va dirigido esto es a todo lo que tiene que ver con el internet de las cosas y el siguiente paso que vamos a dar es con las compañías que se encargan de la fabricación, comentó Manuel Piñuela.

Fuente: CONACYT. 8 de enero de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/tic/19510-mexicano-recicla-energia-aire

Contaminación acústica, un problema por resolver

Las grandes ciudades afrontan diversos conflictos en cuanto a desarrollo urbano no sólo por el tráfico vehicular, la aglomeración de personas, desempleo o escasez de servicios; sino también por la contaminación medioambiental de la que el ruido forma parte, refiere el arquitecto Fausto Eduardo Rodríguez Manzo. La contaminación acústica, o ruido ambiental, se define como la presencia de sonido o sonidos desagradables y perturbadores, que generan malestar y riesgo de enfermedades en la población, así como perjuicio a las condiciones normales del ambiente; explica el profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco (UAM-A), Rodríguez Manzo. Si bien algunos podrían considerar que el ruido es subjetivo, porque el nivel de molestia para alguien, quizá no lo sea para otros y viceversa; existe cierta convención del tipo de sonidos catalogados como ruido. Por ejemplo, estruendos electromecánicos o electrónicos, es decir altos sonidos emanados de máquinas, motores o aparatos sobre los que desafortunadamente no existe control ni regulación alguna, manifiesta el también coordinador del Laboratorio de Análisis y Diseño Acústico (Ladac) de la UAM-A. Pese a que en México aún no existe el nivel de consciencia, ni en las autoridades ni en los ciudadanos, para la regulación adecuada del ruido; las afectaciones por ruido, directas e indirectas, son graves tanto física como psicológicamente. La contaminación acústica, sin duda, constituye una preocupación ambiental y urbana, pero a su vez un problema de salud pública cuyo malestar causa daño. Empero, en el país no existe ninguna normativa de salud al respecto para su solución. Es fundamental la participación de la comunidad, la academia y las autoridades, en virtud de que, ante la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT)  de la Ciudad de México, desde hace 13 años, el ruido ocupa la segunda posición con más denuncias ciudadanas de carácter medioambiental, afirma Rodríguez Manzo quien es doctor en diseño bioclimático con especialidad en confort acústico y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Además de la desazón, pérdida paulatina de la audición o daño auditivo por vía directa —sea a causa de un balazo, explosión, trueno, cuete, etcétera— otros aspectos que ocasiona la exposición al ruido, ya sean impulsivos o a sonidos constantes, son: tinnitus o acufeno (sonido anormal no producido por ningún estímulo externo pero presente en los oídos), perturbación del sueño o insomnio y en consecuencia falta de concentración, productividad; fatiga, dolor de cabeza y estrés, lo que incluso puede derivar en enfermedades cardiovasculares.

Fuente: CONACYT. 8 de enero de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/19016-contaminacion-acustica-un-problema-por-resolver