Descubren el tercer planeta extrasolar más cercano a la Tierra

Un equipo internacional de astrónomos acaba de hacer público el descubrimiento de una nueva "supertierra" a solo 8 años luz de distancia de nosotros, lo que la convierte en el tercer planeta más próximo al Sistema Solar descubierto hasta el momento. El trabajo se acaba de publicar en la revista Astronomy & Astrophysics. El hallazgo se llevó a cabo con el espectrógrafo SOPHIE, instalado en el telescopio de 1,93 metros del Observatorio de Haute-Provence, en Francia (el mismo que permitió el descubrimiento, en 1995, del primer planeta extrasolar). En una nota hecha pública por el CNRS francés (Centro Nacional para la Investigación Científica), se explica que el nuevo planeta tiene una masa tres veces superior a la de la Tierra y orbita alrededor de la estrella GI411, situada en la constelación de la Osa Mayor. Los investigadores están convencidos de que se trata de un mundo rocoso, como el nuestro, lo que le coloca en la reducida lista de mundos muy cercanos y similares a la Tierra, como es el caso, por ejemplo, de Próxima b. Los astrónomos, dirigidos por Xavier Delfosse, del Instituto de Planetología y de Astrofísica de Grenoble, se centraron en la búsqueda de planetas alrededor de "enanas rojas", un tipo de estrellas mucho más pequeñas y menos luminosas que el Sol. Las enanas rojas constituyen cerca del 80 por ciento de las estrellas que hay en nuestra galaxia, y por lo tanto son también las más numerosas alrededor del Sistema Solar. Además, la reducida masa de las enanas rojas, junto a su baja luminosidad, facilitan mucho la tarea de localizar a su alrededor planetas del tipo terrestre (sólidos, y no gaseosos), especialmente los que podrían estar orbitándolas en sus zonas de habitabilidad (la distancia a la estrella que permite la existencia de agua en estado líquido). Planetas en los que, por lo menos potencialmente, sería posible la vida. "Entre las estrellas que observamos a lo largo de los años -asegura Melissa Hobson, uno de los miembros del equipo- acumulamos hasta 155 mediciones de GI411, el cuarto sistema estelar más cercano a nosotros, que se encuentra a solo 8 años luz. Al analizar detalladamente todos esos datos, nos quedó claro que había un planeta en la órbita de esa estrella". Hasta el momento, el Observatorio de Haute-Provence ha conseguido descubrir ya cerca de 200 exoplanetas, pero GI411b es el más cercano y pequeño de todos ellos. Se trata, de hecho, del tercer exoplaneta más cercano a la Tierra. En palabras de Rodrigo Díaz, de la Universidad de Buenos Aires y primer firmante del estudio, "su proximidad y luminosidad lo convierten en un objetivo ideal para futuros trabajos destinados, en particular, a estudiar su ambiente". "GI411b será entonces -prosigue el investigador-, junto a Próxima b, descubierto en 2016, uno de los dos objetivos más adecuados para la caracterización directa de imágenes. Algo que nos ayudará a comprender mucho mejor el comportamiento de los planetas justo por debajo de la zona habitable".

Fuente: ABC. 25 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-tercer-exoplaneta-mas-cercano-tierra-201902201159_noticia.html

Observan las potentes consecuencias de la fusión de dos estrellas de neutrones

Hace 130 millones de años, dos estrellas de neutrones -un tipo de estrellas masivas que tienen la misma masa que el Sol pero concentrada en un tamaño como la ciudad de Madrid- se fusionaron en la galaxia NGC 4993. El 17 de agosto de 2017 las ondas gravitacionales provocadas por aquel inusual evento cósmico, bautizado como GW170817, llegaron a los observatorios LIGO (EE.UU.) y Virgo (Europa), igual que lo habían hecho antes las señales de la colisión de agujeros negros. Pero pasó algo muy diferente tan solo pocos segundos después: los telescopios también recogieron un gran estallido de radiación electromagnética, algo incompatible con el choque de agujeros negros, porque éstos no emiten luz. Era la primera vez que el hombre detectaba una colisión de dos estrellas de neutrones, un evento que ya había vaticinado Albert Einstein en su teoría de la Relatividad General pero que no se había conseguido demostrar hasta entonces. Pero estos «fuegos artificiales cósmicos» continuaron durante días, e incluso meses. ¿Qué ocurría después de la colisión de estos dos cuerpos? ¿Qué era ese brillo «residual» que variaba en intensidad? Ahora un equipo internacional de astrónomos liderado por Giancarlo Ghirlanda y sus colegas del Instituto Nacional de Astrofísica (INAF), de Italia han estudiado los datos recabados por 32 radiotelescopios, repartidos por los cinco continentes, para observar el resplandor emitido por la fusión 207 días después de que ocurriera. Y han demostrado la existencia de un potente chorro de materia provocado por la colisión y que se mueve a velocidades cercanas a la luz, no una especie de burbuja en expansión como apuntaban algunas teorías. Y no solo eso: este rayo emite tanta energía como toda la producida por todas las estrellas de nuestra galaxia durante un año entero. “Este resultado demuestra que cuando dos estrellas de neutrones se fusionan, son capaces de producir un chorro de material y energía. Es muy probable que esto surja del agujero negro formado por la fusión de las dos estrellas de neutrones. Este chorro tiene suficiente energía para penetrar a través del material esparcido por las dos estrellas de neutrones durante la danza que las llevó a fusionarse”, señala a ABC Guirlanda, quien publica estos resultados esta semana en la revista «Science». De momento, solo se ha podido detectar una fusión de estrellas de neutrones, aunque se espera que en un futuro no muy lejano sea una cuestión relativamente normal para la tecnología humana.

Fuente: ABC. 25 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-observan-potentes-consecuencias-fusion-estrellas-neutrones-201902212150_noticia.html

Oumuamua, la hipótesis de un Ovni que cruzó nuestro Sistema Solar

El 19 de octubre de 2017 la Universidad de Hawaii, como parte del proyecto Pan-STARRS, detectó un extraño objeto viajando a través de nuestro Sistema Solar. Las primeras descripciones de éste apuntaban que se trataba de un asteroide rojo y extremadamente alargado. Los investigadores le llamaron Oumuamua, palabra hawaiana que significa explorador o mensajero, primer cuerpo interestelar detectado al interior de la Vía Láctea, en pocas palabras, el primero que proviene de otra galaxia. El avistamiento de Oumuamua dio la vuelta al mundo, no sólo por su atípica aparición sino porque se comportaba de manera muy distinta a otros asteroides: aceleraba de manera peculiar (lenta), giraba cada 8 horas, su brillo cambiaba en al menos un factor de 10, tenía forma similar a un cigarro, no presentaba una cola (evaporación de agua) como otros cometas y no emitía calor o radiación. Abraham Loeb, jefe del departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard, publicó en noviembre de 2018 un artículo en la revista Scientific American donde especuló que el origen de Oumuamua bien podría ser artificial, una especie de sonda enviada a nuestro Sistema Solar para recabar información. Teoría imposible de comprobar pues el objeto salió del alcance antes de poder recabar más información sobre él. La hipótesis del profesor Loeb dio la vuelta al mundo y fue alimento perfecto para aquellos que buscan comprobar la existencia de vida inteligente más allá de nuestra atmósfera. La doctora Gloria Delgado, del Instituto de Astronomía de la UNAM, opina que es importante revisar el tema, porque se trata de algo muy llamativo, aunque comprobar las teorías de Loeb es complicado y debe hacerse con cautela: “lo interesante aquí es que mientras no se pueda viajar y tomarle una foto ahí en el lugar y ver qué es lo que pasa con este objeto, la respuesta es difícil; y claro, como no se puede hacer eso, pues realmente son propuestas que no se van a poder comprobar. “Me parece que esta propuesta de la nave espacial está interesante pero es la más complicada, la más extraña de todas las posibilidades. De hecho, varios astrónomos y expertos dicen: antes de buscar una solución muy complicada hay que ver si las más sencillas también funcionan”, asegura y añade: “Lo que pasa con este objeto, básicamente, es que tiene un movimiento un poco raro. De hecho, se mueve caóticamente; entonces esa es una de las cosas que parecen extrañas y que se trata de explicar. También su morfología que es alargada. Entonces, tanto la morfología como el movimiento complicado: para que fuera un cometa, que es lo que decía, tendría que haberse vaporizado y entonces se habría visto su coma, que en los cometas es como una colita y eso no se ve. Delgado explica que en muchas ocasiones los científicos buscan ángulos en sus investigaciones que puedan llamar la atención del público y los medios de información, esto los lleva a buscar teorías radicales dentro de su trabajo.

Fuente: Gaceta, UNAM. 25 de febrero de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/oumuamua-la-hipotesis-de-un-ovni-que-cruzo-nuestro-sistema-solar/

Jardines para colibríes en Ciudad de México

Cuenta una antigua leyenda que cuando un ser querido fallece aparecen los colibríes, y son como un mensajero que nos trae los deseos y pensamientos de ese ser que se marchó. Para los antiguos mayas, estas pequeñas aves eran las encargadas de llevar el alma de los guerreros fallecidos en batalla al reino del otro mundo. En la naturaleza, esta especie es una de las más simpáticas y carismáticas, y en México a la gente le encanta tenerlos cerca, explicó María del Coro Arizmendi Arriaga, profesora e investigadora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala. “Se trata de aves sumamente chiquitas, con una enorme cabeza, unas patitas diminutas y unas alas enormes, esto es porque son las mejores voladoras de la naturaleza, ya que aproximadamente realizan 200 batidos por segundo.” Son exclusivas de América. Hay 330 especies, 58 pertenecen a México, de las cuales 17 se reproducen durante el verano en Estados Unidos y Canadá, posteriormente emigran a este país para pasar el invierno. “Tenemos una diversidad considerable”. Noventa y ocho por ciento de su dieta es el néctar que proviene de las flores. De acuerdo con María del Coro Arizmendi, éstas producen esa miel como una recompensa para que los colibríes las visiten y así muevan el polen que es la célula masculina de la planta y la transporten hacia otra planta en donde está la parte femenina. Aunque son tan pequeños, difícilmente se asustan con las personas. Es así que dentro de la ciudad, está de moda colocar bebederos para ellos en todas partes. En 2014, Arizmendi Arriaga decidió crear un jardín dedicado a los colibríes ubicado en la FES Iztacala. Así, sembró algunas de sus flores preferidas y desde entonces han llegado muchos ejemplares al sitio. A partir de ese momento, otras instituciones y escuelas le solicitaron que hiciera jardines. El primero fue en Iztapalapa donde no había nada de vegetación y hoy es un sitio muy querido. La académica universitaria detalló que trabaja en otros jardines. En Ciudad Universitaria tienen programados varios, desde el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología hasta otras entidades de posgrado. También se han creado en jardines de niños, asilos (que resultaron idóneos porque hacen felices a los adultos mayores y es un sitio muy tranquilo). “Es un proyecto que cuesta muy poquito dinero y entusiasma a muchos”. La UNAM tiene una estación de monitoreo de colibríes, única en México.

Fuente: Gaceta, UNAM. 25 de febrero de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/jardines-para-colibries-en-ciudad-de-mexico/

Las montañas más altas del planeta se encuentran a 660 kilómetros de profundidad

La revista «Science» ha publicado recientemente un estudio en el que los geofísicos de la Universidad de Princeton, en colaboración con el Instituto de Geodesia y Geofísica de China, lograron utilizar las ondas sísmicas de un gran terremoto en Bolivia para localizar, a 660 kilómetros de profundidad, una nueva «capa» que les ha dejado muy sorprendidos: una cadena montañosa, muy similar a las que hay en la superficie. La nueva «capa» se encuentra, además, justo en el límite que separa el manto superior del inferior. Hasta ahora, y a falta de un nombre mejor, los científicos simplemente lo han llamado «el límite de 660 kilómetros». En otras palabras, el equipo ha descubierto que las capas profundas de la Tierra son igual de complejas y variables de las que observamos en superficie. Por eso, la presencia de esas «rugosidades» a tanta profundidad tiene importantes implicaciones para comprender «cómo funciona» el planeta en que vivimos. Esta nueva capa divide el manto, que constituye cerca del 84% del volumen total de la Tierra, en sus secciones superior e inferior. El periodista José Manuel Nieves lo explica en el podcast Materia Oscura, sobre estas líneas.

Fuente: ABC. 25 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-montanas-mas-altas-planeta-encuentran-660-kilometros-profundidad-201902212151_noticia.html

Potencial farmacológico de anémonas y medusas

En las costas del Golfo de México, específicamente en la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales (UASA) del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML), la oceanóloga Judith Sánchez Rodríguez ha encontrado un potencial farmacológico en especies marinas como anémonas y medusas. En dicha unidad se dedican a investigar especies de cnidarios y descubrieron que las anémonas y medusas tienen potencial farmacológico que ataca, mitiga y detiene el crecimiento de células tumorales sin dañar células sanas. Sánchez Rodríguez refirió que los químicos utilizados para las quimioterapias combaten todas las células que se reproducen, y los compuestos de las medusas sólo a las malignas. “Hay mucho interés por los compuestos de las anémonas, de las que extraen proteínas y polipéptidos en cultivos celulares. A largo plazo, podría ser un medicamento eficaz”. Resaltó que estas especies marinas no son explotadas, pues sólo se ocupan para encontrar la secuencia de aminoácidos que producen este efecto, lo que no pone en riesgo al ecosistema y se conservan en buen estado. A pesar del potencial que los científicos han encontrado en estas especies marinas, aún no hay ningún medicamento con estos compuestos. “Estamos investigando para que en algunos años ya pueda tenerse y tratar a pacientes con cáncer”. En ese contexto, en el ICML se trabaja en la formación de recursos humanos para continuar con estas investigaciones. “Por lo pronto, falta hacer las pruebas requeridas en estos compuestos, que son una fuente importante para combatir virus y organismos patógenos”, concluyo.

Fuente: Gaceta, UNAM. 18 de febrero de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/potencial-farmacologico-de-anemonas-y-medusas/

Hallan las huellas más antiguas de la Tierra, con 2.100 millones de años de edad

Un equipo internacional de investigadores, coordinados por Abderrazak El Albani, del CNRS y la universidad francesa de Poitiers, ha conseguido descubrir las huellas más antiguas que se conocen de un ser vivo en movimiento. Los rastros más antiguos encontrados hasta ahora tenían una edad de 570 millones de años, pero este hallazgo nos lleva mucho más atrás en el tiempo, hasta hace cerca de 2.100 millones de años. Los rastros fueron descubiertos en un depósito fósil en Gabón, en el África Central, donde ya se habían encontrado organismos multicelulares de enorme antigüedad. Los resultados de la investigación aparecen en la última edición de la revista PNAS (Proceedings of the National Academy os Sciences). Hace ya unos años, Abderrazak El Albani y su equipo ya descubrieron en Gabón los fósiles más antiguos conocidos de organismos multicelulares (los compuestos por múltiples células y no solo por una). Ubicado en la cuenca de Franceville (una de las cuatro mayores ciudades del país), el yacimiento permitió entonces a los investigadores situar la primera vida compleja de nuestro planeta hace 2.100 millones de años, mucho antes de los 600 millones de años que se pensaba hasta entonces. En aquella ocasión, los científicos demostraron que una rica biodiversidad coexistía con un pico en la deoxigenación de la atmósfera, y que se desarrollaba en un entorno marino tranquilo y poco profundo. Y ha sido en ese mismo depósito geológico donde los investigadores han descubierto ahora las huellas fosilizadas de los primeros seres vivos en movimiento. Lo cual demuestra que ciertos organismos multicelulares de ese primitivo ecosistema marino eran ya lo bastante sofisticados como para moverse a través del lodo en que vivían, rico en nutrientes y materia orgánica. Hasta ahora, las huellas más antiguas de movimiento databan de hace 570 millones de años. Pero las evidencias de movilidad halladas en una roca que tiene 2.100 millones de años plantea nuevas preguntas con respecto a la historia de la vida: ¿Fue esta innovación biológica el preludio de formas más perfeccionadas de movimiento, o un simple experimento de la Naturaleza, interrumpido bruscamente por la drástica caída de las tasas de oxígeno atmosférico que tuvo lugar en la misma época? La respuesta necesita, por supuesto, de más investigación, y requiere el hallazgo de más huellas correspondientes a ese periodo. Algo, a todas luces, realmente difícil de encontrar...

Fuente: ABC. 18 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-hallan-huellas-mas-antiguas-tierra-2100-millones-anos-edad-201902112128_noticia.html

Detectan una llamarada 10.000 millones de veces más potente que las del Sol

Si al Sol, nuestra estrella particular, le diera algún día por emitir una llamarada similar, la Tierra quedaría completamente esterilizada, sin vida posible en su carbonizada superficie. Afortunadamente, que sepamos, el Sol jamás ha hecho algo parecido. No así una joven estrella de la Nebulosa de Orión, de una intensidad jamás observada hasta ahora. Se trata, a todas luces, de un descubrimiento histórico. Utilizando el Telescopio James Clerk Maxwell (JCMT), en efecto, el astrónomo Steve Mairs y su equipo han conseguido descubrir una llamarada estelar que es, ni más ni menos, que 10.000 millones de veces más poderosa de las que emite el Sol. Se trata del «fogonazo» más intenso descubierto hasta ahora en ninguna estrella. Los investigadores creen que el hallazgo podría arrojar nueva luz sobre antiguas preguntas sobre el nacimiento y la evolución de las estrellas. Un descubrimiento de esta magnitud -explica Mairs- solo podía hacerse en Hawái. Aquí, en efecto, y utilizando el JCMT, estudiamos el nacimiento de estrellas cercanas como medio para comprender la historia de nuestro propio Sistema Solar. Observar llamaradas alrededor de las estrellas más jóvenes nos adentra en un nuevo y poco estudiado territorio, y nos está aportando información clave sobre las condiciones físicas de estos sistemas. Es una de las formas que tenemos para responder a las preguntas más perdurables sobre el espacio, el tiempo y el Universo que nos rodea. No en vano, el James Clerk Maxwell, ubicado en la mismísima cima del Maunakea, en Hawái, es el mayor telescopio del hemisferio norte capaz de hacer observaciones en el rango submilimétrico y el único capaz de abordar esta clase de observaciones. Operando el telescopio, el equipo de investigadores logró registrar una serie de destellos a 1.500 años luz de distancia. Para ello contaba con una vanguardista tecnología de radio de alta frecuencia y con toda una serie de nuevas técnicas para analizar las imágenes. Los astrónomos creen que la inmensa llamarada fue causada por una súbita interrupción en el intenso campo magnético que canaliza los nuevos materiales hacia una joven estrella en pleno crecimiento, sistema que le permite ganar más y más masa. El evento, además, sucedió en una de las regiones de formación estelar más cercanas a la Tierra, la Nebulosa de Orión, y duró apenas unas cuantas horas. La gigantesca llamarada se detectó en el transcurso de un programa de observación y seguimiento mensual de investigadores de todo el mundo, que utilizan el JCMT para observar el comportamiento de cerca de 1.000 estrellas cercanas durante las primeras etapas de su formación.

Fuente: ABC. 18 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-detectan-llamarada-10000-millones-veces-mas-potente-201902122107_noticia.html

Por qué hay cada vez más cucarachas y moscas al tiempo que se extinguen las mariposas y las abejas

La noticia preocupa a biólogos de distintas partes del mundo. Un análisis científico del número de insectos sugiere que el 40% de las especies de estos animales están experimentando "tasas dramáticas de disminución" en todo el mundo y pueden llegar a extinguirse en las próximas décadas. Publicada en la revista Biological Conservation, la investigación revisa 73 estudios existentes de diversas partes del mundo publicados en los últimos 13 años. El estudio global dice que las abejas, las hormigas y los escarabajos están desapareciendo a una tasa ocho veces mayor que los mamíferos, aves o reptiles, y que un tercio de todas las especies de insectos ya se clasifican como en peligro de extinción. Mientras tanto, advierten los autores, es probable que algunas especies que constituyen plagas, como las moscas domésticas y las cucarachas, aumenten. Los insectos constituyen la mayoría de las criaturas que viven en la tierra y brindan beneficios clave a muchas otras especies, incluidos los humanos. Proporcionan alimento para aves y pequeños mamíferos, polinizan alrededor del 75% de los cultivos en el mundo, reponen nutrientes en los suelos y mantienen controladas algunas plagas. El profesor Dave Goulson, de la Universidad de Sussex, Reino Unido,  dice que algunas especies fuertes y adaptables, como las moscas domésticas y las cucarachas, parecen capaces de vivir cómodamente en un entorno creado por el hombre y han desarrollado resistencia a los pesticidas. "Los insectos plaga de reproducción rápida probablemente prosperarán debido a las condiciones más cálidas, porque muchos de sus enemigos naturales, que se reproducen más lentamente, desaparecerán", dice Goulson. "Es bastante probable que terminemos con plagas de un pequeño número de bichos, pero que perdamos todos los maravillosos insectos que sí queremos, como las abejas, las mariposas y los escarabajos que hacen un gran trabajo en la eliminación de desechos animales", sostiene.  "Si observan lo que sucedió en las principales extinciones del pasado, generaron olas adaptativas masivas en las que las pocas especies que lograron adaptarse y ocupar todos los nichos disponibles y evolucionaron a nuevas especies", dice el profesor Goulson a la BBC.

Fuente: BBC. 18 de febrero de 2019,
https://www.bbc.com/mundo/noticias-47202654

Los cambios del polo magnético no tienen efectos catastróficos

Los cambios en el polo magnético de la Tierra son completamente normales; de hecho, la posición de éste ha venido cambiando varios miles de kilómetros entre 1900 y 2010; se ha movido desde Canadá y ahora hacia Siberia, aseguró Esteban Hernández, especialista del Instituto de Geofísica. Y añadió que “lo que pasa es que en los últimos años se ha acelerado”, pero no hay de qué preocuparse. Todo esto se suscitó apenas empezando el año, en la primera quincena de enero, por un reportaje publicado en la revista Nature News, en el que se dice que el campo magnético se está activando. El campo magnético de la Tierra consiste en una especie de gran imán en el centro del planeta, con cierta inclinación, y el norte magnético, que no es el mismo que el geográfico, no coincide con éste. Lo que dice el artículo es que la posición del norte magnético ha cambiado a través de los siglos. “El Servicio Magnético se encarga de medir las variaciones, entre ellas está la posición del norte geográfico, que ya tiene algunos años que comenzó a acelerarse. En los años 90 del siglo pasado, se movía a 15 kilómetros por año, y ha cambiado a 55 por año, y así hasta que en la actualidad se ha detectado una aceleración mayor de este campo”, comentó Esteban Hernández. Acerca de si puede perturbar a la aviación civil u otros transportes, Esteban Hernández aclaró que en realidad no, sino que hay otras fuentes externas a la Tierra, “lo que llamamos clima espacial; puede haber actividad geomagnética externa, pero la parte interna no tiene afectación sobre la aviación”. En cuanto a especies animales y al ser humano, no hay nada concluyente. El campo magnético ha cambiado desde siempre, y desde que el hombre apareció en la Tierra hace unos 50 mil años no hemos encontrado evidencia respecto a afectaciones. No hay de qué preocuparse, dijo el experto, hay publicaciones que hablan de catástrofes, o de una inversión del polo magnético que la brújula en lugar de apuntar hacia el norte ahora fuera el sur; pero la verdad es que el ritmo de variación que hemos encontrado ha sucedido sin cambios abruptos. “El interés existente en este fenómeno es científico, porque seguirá ocurriendo como lo ha hecho en el pasado sin que haya daño alguno a la humanidad”, concluyó.

Fuente: Gaceta, UNAM. 18 de febrero de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/los-cambios-del-polo-magnetico-no-tienen-efectos-catastroficos/

Por fin sabemos cuándo Andrómeda chocará con nuestra galaxia

Los astrónomos sospechan desde hace tiempo que la Vía Láctea, nuestra galaxia, y su vecina más cercana, Andrómeda, chocarán irremediablemente. Una brutal colisión que cambiará para siempre el aspecto del cielo. Pero quizás sea diferente a cómo se creía hasta ahora. A partir de los datos del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), los investigadores han llegado a la conclusión de que nuestra vecina nos tocará de refilón en vez de colisionar de frente. Además, esto no sucederá en 3.900 millones de años, como se suponía, sino en 4.500 millones: unos 600 millones de años más tarde de lo previsto. El Universo nos concede algo más de tiempo. El Grupo Local es un vasto conjunto de galaxias, entre las que se encuentra nuestra Vía Láctea, Andrómeda (M31) y la del Triángulo (M33), que conforman la mayor parte de la masa del grupo. Las dos galaxias espirales, con forma de disco, se hallan a una distancia de nosotros de entre 2,5 y 3 millones de años luz, y se encuentran lo bastante cerca entre sí como para interactuar. Según explican los investigadores en la revista The Astrophysical Journal, las órbitas de estas dos galaxias vecinas han ido cambiando a lo largo del tiempo. Había dos posibilidades: o bien la galaxia del Triángulo se encuentra en una órbita increíblemente larga, de 6.000 millones de años, alrededor de Andrómeda, pero ya ha caído en ella en el pasado, o bien esta es la primera vez que lo está haciendo. Cada escenario refleja un trayecto orbital distinto, que implicaría una historia de formación y un futuro diferente para cada galaxia. Mientras que el telescopio espacial Hubble ha obtenido la vista más nítida jamás lograda de Andrómeda y el Triángulo, Gaia está cumpliendo otra misión: medir la posición individual y el movimiento de muchas de sus estrellas con una precisión inédita. Al combinar las observaciones existentes con el nuevo lanzamiento de datos de Gaia, los investigadores han podido determinar el movimiento de Andrómeda y el Triángulo a través del espacio, así como calcular la ruta orbital de cada galaxia tanto atrás como adelante en el tiempo durante miles de millones de años. Timo Prusti, científico del proyecto Gaia de la ESA, cree que este hallazgo es crucial para nuestra comprensión de la evolución e interacción de las galaxias. “Hemos visto fenómenos poco comunes tanto en M31 como en M33, como formas irregulares en flujos y colas de estrellas y gas. Si las galaxias no se han unido hasta ahora, estos fenómenos no pueden deberse a las fuerzas desencadenadas durante una fusión. Quizá se formaran por la interacción con otras galaxias, o mediante dinámicas de gas en el interior de las propias galaxias”, señala.

Fuente: ABC. 18 de febrero de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-sabemos-cuando-andromeda-chocara-nuestra-galaxia-201902180211_noticia.html