Material biodegradable para sustituir bolsas de plástico

Estudiantes de la carrera de ingeniería en biotecnología de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) diseñaron un biopolímero con base en subproductos de la agroindustria para la fabricación de bolsas de plástico degradables. El proyecto es liderado por la estudiante de ingeniería en biotecnología Mónica Citlali García García, quien aseguró que el objetivo fue ofrecer una alternativa sustentable ante la problemática ecológica que generan las bolsas de plástico desechables —elaboradas con polietileno de alta densidad— en el medio ambiente, así como la reciente creación del Reglamento de Protección Ambiental y Cambio Climático del Municipio de Querétaro, que restringe a centros comerciales y tiendas de conveniencia el otorgamiento de estas bolsas a sus clientes.  Queremos fabricar una bolsa que asemeje las características que tienen los plásticos en cuanto a propiedades mecánicas y resistencia, donde además se reduzca su tiempo de degradación. El plus de nuestro proyecto es que, por los materiales que utilizamos para su elaboración, nuestra bolsa podría ser hasta comestible, es decir, si llega a los basureros o incluso al mar, los animales pueden comerla y no resultarles tóxica. Detalló que el insumo principal del proyecto son residuos de la industria agroalimentaria, particularmente el olote del maíz (Zea mays), es decir, la parte central de la mazorca, de la que se obtiene un biopolímero de celulosa que es combinado con otros compuestos. El prototipo que estamos trabajando cuenta con las propiedades mecánicas de las bolsas de polietileno de alta densidad. Supimos de la disposición de las bolsas de plástico por parte de las autoridades municipales, por lo que hicimos un equipo de trabajo con varios compañeros de la carrera con el propósito de llevar nuestros conocimientos a algo que pudiera apoyar al medio ambiente. Al respecto, la profesora investigadora de la Facultad de Química, Monserrat Escamilla García, quien es asesora del proyecto, destacó que parte de esta investigación se basa en el trabajo realizado por la Universidad Autónoma de Querétaro en lo que se refiere a recubrimientos naturales —o biopelículas— para la conservación de alimentos.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/20955-material-biodegradable-bolsas-plastico

Luis Contreras, el científico mexicano que construirá robots en Japón

Cuando era estudiante de ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y decidió dedicarse a la investigación, Luis Ángel Contreras Toledo intentó realizar una maestría en Japón pero no fue aceptado por la institución a la que se presentó como aspirante. Más adelante lo intentó de nuevo y no obtuvo la beca que necesitaba; no obstante, el joven no se dio por vencido, buscó diferentes alternativas, tocó otras puertas y ahora está a punto de iniciar una estancia posdoctoral para diseñar los software de visión y navegación que serán utilizados en la construcción de robots en la Universidad de Tamagawa, proyecto que tendría una duración de tres años. Desde que comencé la carrera sabía que quería convertirme en investigador, al decidir que estudiaría la maestría, deseaba hacerla en el extranjero y apliqué a una universidad japonesa, pero en el primer intento, el idioma fue una barrera, desde la prepa estudiaba japonés y lo hablaba bien, pero no el inglés, así que no fui aceptado, dijo el investigador que actualmente se desempeña como coordinador del área de visión por computadora del laboratorio de biorrobótica de la UNAM. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el joven detalló que no tomó esa experiencia como un revés, sino como un área de oportunidad para mejorar, así que se empeñó en el aprendizaje del inglés hasta convertirse en teacher. Cuando concluí los cursos básicos quise tomar el curso de teachers para convertirme en profesor del idioma, pero el instituto donde estudié solicitaba docentes y me invitaron a incorporarme a la plantilla gracias al nivel que había logrado. Superado ese primer obstáculo, realizó un segundo intento para estudiar la maestría pero en esta ocasión no obtuvo la beca que solicitó al gobierno de Japón a través de su embajada en México porque en ese momento se priorizaron las solicitudes de doctorado. Eso de nueva cuenta lo vi como una oportunidad para mejorar, así que modifiqué mis planes y realicé la maestría en la UNAM, en la Facultad de Ingeniería, durante la cual tuve la oportunidad de realizar una estancia de cinco meses en la Universidad de Bristol, en Inglaterra, y en donde después fui aceptado para realizar un doctorado.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/robotica/21316-luis-contreras-mexicano-robots-japon

Geotecnología para la frontera norte

El Instituto de Geografía (IG) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) firmó un convenio de colaboración con el Centro de Estudios Geográficos de la Universidad Estatal de California Northridge para la elaboración de un geoportal de la frontera norte. Dicho proyecto tendrá énfasis en relacionar variables e indicadores de problemas del agua, transporte, salud, energía y flujo migratorio con el objetivo de proponer políticas públicas en ambos lados de la frontera. Según dijo el investigador del IG de la UNAM, Luis Chías Becerril, ambos institutos copartícipes del proyecto tienen grupos de trabajo muy similares por lo que la investigación tendrá los mismos parámetros por las dos partes. El objetivo es desarrollar un laboratorio de desarrollo geotecnológico a partir de software libre, con una sede en Estados Unidos y otra sede en el Instituto de Geografía de la UNAM, dijo en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt. Con base en la infraestructura de este laboratorio binacional, el proyecto inicial será atender las necesidades prioritarias de la frontera a través de un mapeo y un inventario geográfico con el fin de que se puedan tomar decisiones con evidencia científica. Los investigadores mexicanos obtendrán, a través de imágenes satelitales de alta resolución, variables e indicadores que se integrarán con los datos obtenidos por los investigadores estadounidenses. La idea es crear un mosaico de imágenes satelitales de muy alta resolución de toda la frontera y con ello trabajar los temas prioritarios en los cuales está basada la investigación, señaló el miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). También se utilizarán drones, sensores GPS, para poder tener información que ayude a recabar más aspectos reales que den pie a soluciones concretas a través de un sistema de integración geográfica.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/21042-geotecnologia-frontera-norte

Ciencia para la conservación del tiburón toro

Durante la época de invierno, en aguas poco profundas de Playa del Carmen, Quintana Roo, es posible encontrar agregaciones de tiburones toro (Carcharhinus leucas) cerca de la costa. Dada su importancia como especies indicadoras de la salud de los ecosistemas marinos y su alta vulnerabilidad ante la pesca ilegal y desinformación, investigadores de instancias públicas y organismos civiles, junto con el apoyo del sector privado, han desarrollado estrategias e instrumentos para la conservación de la especie en la región.  Los tiburones, junto con las rayas y las quimeras, pertenecen al grupo de los condrictios o peces cartilaginosos por la composición de su esqueleto de cartílago, a diferencia de los peces óseos (osteíctios). En México, la condrictiofauna está representada por un número registrado de 211 especies —con elevado número de endemismos—, de las cuales siete son quimeras, 95 son rayas y 109, tiburones, habitando en aguas costeras y someras, oceánicas, epipelágicas, mesopelágicas e incluso en las grandes fosas oceánicas de los mares mexicanos. La problemática de la conservación de los tiburones en México radica, por una parte, en la falta de actualización y aplicabilidad de instrumentos normativos que aseguren la protección de la especie a través de la regulación de las capturas comerciales y las prácticas recreativas responsables; por otra, en la falta de información para el conocimiento de la especie y la desinformación en la percepción general de estos organismos. En cuanto a la captura comercial de tiburón, debido a la tardía maduración sexual de estos organismos, se capturan animales considerados juveniles que no llegarán a reproducirse y agregar nuevos individuos a la población. Además, una de las prácticas de mayor afectación es el aleteo, en donde se captura a los tiburones para amputar sus aletas para su venta en mercados de exportación, regresándolos vivos al mar, pero mueren al poco tiempo ante la imposibilidad de nadar y respirar adecuadamente. En 2007, se publicó la Norma Oficial Mexicana 029-PESC-2006. Pesca responsable de tiburones y rayas. Especificaciones para su aprovechamiento en un primer acercamiento a la regulación, que prohíbe esta práctica; sin embargo, aún se sigue realizando de forma clandestina.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/21260-ciencia-ciudadana-conservacion-tiburon-toro

¿Es verdad que las células respiran?

En el interior de las células se llevan a cabo procesos muy complejos y la respiración celular es uno de ellos, es decir, efectivamente las células sí respiran. De acuerdo con la doctora Xóchitl Pérez Martínez, investigadora del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), responsable del Laboratorio de Biología Molecular de Mitocondrias, la respiración celular tiene como objetivo la producción de la mayor parte de la energía que la célula y los organismos requieren para funcionar. La respiración celular se realiza en un organelo, una región muy específica de la célula llamada mitocondria. Es ahí donde el oxígeno que respiramos, que inhalamos, se transforma en el vapor de agua que exhalamos. En ese proceso de respiración se involucran algunas proteínas conocidas como complejos respiratorios, entre ellas el complejo bc1 o complejo tres —ensamble integrado por diez proteínas— y el complejo 4 o citocromo c oxidasa —ensamble integrado por 13 proteínas—, esta última es la proteína que propiamente transforma el oxígeno en agua. Para que la respiración se lleve a cabo, de acuerdo con la investigadora, el ensamble de los complejos respiratorios debe ser adecuado, es decir, si las proteínas no se ensamblan de manera correcta, las células sencillamente no pueden respirar y producir energía suficiente, lo cual a su vez deriva en diversas enfermedades e incluso en la muerte celular. Un aspecto fundamental para que el ensamble sea correcto es que al interior de las células la síntesis de las proteínas que conformarán a los complejos respiratorios derive de un proceso eficiente. Es ahí donde diversos grupos de científicos alrededor del mundo están trabajando actualmente, incluyendo el laboratorio de la doctora Pérez Martínez, en entender los procesos de síntesis de proteínas.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/20997-es-verdad-que-las-celulas-respiran

Organiza UNAM Semana de la Tierra 

El Centro de Geociencias y la Coordinación de Investigación Científica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla, junto con el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Concyteq), organizan la Semana de la Tierra, evento que tiene el objetivo de incentivar, en estudiantes de educación básica y público en general, el conocimiento de los procesos naturales del planeta, el impacto de las actividades humanas y las medidas que deben tomarse para su conservación.  Las actividades de la Semana de la Tierra contemplan la exhibición de modelos de volcanes, acuíferos y plantas geotérmicas, así como la presentación de modelos en 3D de texturas de suelos, sismos, deformaciones de la corteza terrestre, capas de la Tierra, además de proyecciones de erupciones volcánicas y otros fenómenos naturales. El estudiante de maestría en ciencias de la Tierra, Juan Carlos Garza Espídola, explicó que como parte de las actividades de este año, se contempló una caja de arena (sandbox) que mediante realidad aumentada muestra a los asistentes simulaciones de las curvas topográficas que se encuentran en el planeta. A través de este equipo se pueden modelar y simular los flujos de agua en caso de una inundación o tsunami, con el fin de prevenir riesgos. Incluso podemos hacer simulaciones de caídas de grandes masas de lava y ver hasta dónde sería su alcance. Todo esto lo basamos en diferentes parámetros, el equipo está construido con un sistema Linux. El investigador Luis F. Vassallo Morales, destacó que el Centro de Geociencias cuenta también con la Sala de Exposición del Sistema Tierra, donde se presenta una gran variedad de minerales, provenientes de Querétaro y otras entidades del país, que ha utilizado el ser humano desde la época de las cavernas hasta nuestros días para su vida cotidiana. A los niños y público en general, les mostramos la obsidiana utilizada por nuestros ancestros para hacer puntas de flechas; la halita (NaCl), que es la sal que consumimos todos los días, y cómo la fluorita (CaF2) junto con el carbonato de calcio (CaCO₃) son la base actual de las pastas de dientes. Tenemos rocas de 90 millones de años con ondulaciones que nos permiten conocer cómo era el fondo marino, un fósil de un pecarí (Catagonus brachydontus), que es uno de los pocos ejemplares completos que hay en México, y una estalactita original.

Fuente: CONACYT. 30 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/21450-unam-semana-tierra-queretaro

Satélites artificiales del tamaño de latas de refresco

Por fuera tienen la forma de una lata de refresco, pero por dentro contienen dispositivos para medir factores de altura, posición, temperatura o humedad. Son pequeños en tamaño, de ahí el prefijo “nano” y su trabajo es colocarse en la atmósfera y simular los protocolos que ocurrirían en un lanzamiento real de satélite artificial. Son CanSat, pequeños nanosatélites con forma de lata de refresco que son lanzados con drones o globos meteorológicos y que sirven como ensayos para recrear misiones reales de lanzamientos de satélites artificiales y con mayor tecnología. El maestro Eduardo Velázquez Mora, docente del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), es uno de los impulsores de la fabricación de dispositivos de este tipo y desde hace cinco años colabora en la convocatoria de lanzamiento de nanosatélites a través de un concurso. El profesor señala que este tipo de actividades es un incentivo para atraer a los estudiantes de licenciatura para que se interesen más en la elaboración de dispositivos como estos. Velázquez Mora explica que los nanosatélites son estructuras cuyo peso oscila entre 100 gramos hasta un kilogramo y pueden ser del tamaño de una lata de refresco. Ha habido nanosatélites que se han realizado a la par entre investigadores y jóvenes universitarios y ha sido motivo para que ellos sientan más curiosidad que siguen desarrollando más adelante en un posgrado”, menciona Velázquez Mora. Además, la elaboración de estos dispositivos también es más económica, este es otro factor que puede ser aprovechado para impulsar este tipo de estrategias para promover el interés en fabricar dispositivos como los nanosatélites del tamaño de una lata. En el caso de los nanosatélites de tipo CanSat, las misiones que simulan duran un corto periodo. Durante el tiempo en que se realiza el experimento, los nanosatélites son enviados a más de 500 metros de altura con ayuda de otros dispositivos que sirven como remolque, como drones, proyectiles o globos meteorológicos. Una vez en el aire, el dispositivo cumple con las actividades para las que fue programado, que puede ser medir factores como altura, humedad, temperatura, entre otros. Esta información es enviada a tierra firme, donde el operador recolecta los datos para elaborar un registro; posteriormente, el CanSat desciende a menor velocidad gracias a un paracaídas equipado.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/20964-satelites-artificiales-latas-refresco

¿Qué investiga la mecánica celeste?

La mecánica celeste es una disciplina de las matemáticas que estudia las ecuaciones de movimiento de los cuerpos celestes que provienen de la ley de gravitación universal formulada por Newton en su célebre obra Principia Mathematica. Desde tiempos ancestrales, el hombre ha tratado de estudiar el movimiento de los cuerpos celestes. El estudio del movimiento de la Luna ha estado motivado por las aplicaciones prácticas que van desde el conocimiento de las estaciones del año, la ubicación sobre la superficie de la Tierra, hasta el posicionamiento de satélites artificiales, entre otros. Científicos ilustres como Galileo Galilei, Johannes Kepler, Tycho Brahe, Johann Bernoulli, entre muchos otros, proporcionaron los cimientos para que Isaac Newton formulara las leyes de la mecánica y en particular la ley de la gravitación universal. Esta rama del conocimiento ha proporcionado a la humanidad avances monumentales desde un punto de vista teórico y práctico. Respecto a los avances teóricos destaca que los esfuerzos por resolver las ecuaciones de la mecánica celeste sentaron las bases para lo que hoy se conoce como la teoría de sistemas dinámicos y más aún, estos esfuerzos llevaron al descubrimiento del caos en un sistema. Respecto a las aportaciones prácticas, podemos destacar la calendarización, la navegación, la comunicación satelital, telefonía celular, GPS (sistema de posicionamiento global, por sus siglas en inglés), entre otros avances tecnológicos. ¿Pero qué estudian con exactitud los científicos sobre la mecánica celeste? ¿En qué se aplica actualmente? En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Jaime Burgos García, profesor investigador de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) de la Universidad Autónoma de Coahuila (Uadec), explica qué estudia la mecánica celeste, qué herramientas utiliza actualmente y cómo visualiza el futuro de esta rama que tiene como finalidad contribuir al entendimiento del universo. La mecánica celeste, como su nombre lo indica, es el estudio del movimiento de los cuerpos celestes o, en otras palabras, lo que observamos en la bóveda celeste, llámense planetas, estrellas, asteroides, inclusive en un enfoque más moderno, satélites artificiales, naves espaciales, etcétera. El estudio de las ecuaciones diferenciales provenientes de la ley de la gravitación universal.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/20729-que-investiga-mecanica-celeste

Desarrollan prototipo de secador solar para frutas y hortalizas

Alumnos de la carrera de ingeniería en energía de la Universidad Politécnica de Amozoc (Upam) desarrollan un prototipo de secador solar para frutas y hortalizas, apoyados en sensores de temperatura, humedad y flujo de aire, además de un software para la adquisición de datos que permita adecuar el modelo para distintos productos. El proyecto surge con la intención de prolongar la vida útil de frutas y hortalizas de productores poblanos del sector agrícola, quienes recurrieron a la Universidad Politécnica de Amozoc para solicitar apoyo en el desarrollo de tecnología eficaz y sencilla que pudiera mejorar el proceso de secado a bajo costo. La deshidratación o secado de los productos del campo es un método que comúnmente se usa para prolongar la vida de los alimentos a través de la exposición directa a la luz solar sobre planchas de metal o láminas de plástico negro; sin embargo, es un proceso muy lento y depende de las condiciones climáticas.Para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Erick Eduardo Huesca Lazcano, profesor de la carrera de ingeniería en energía de la Upam, explicó que el aprovechamiento de la energía solar para el secado solar de frutas y hortalizas tiene antecedentes en nuestro país; sin embargo, como parte de su formación, los estudiantes desarrollan proyectos de impacto local con la aplicación de tecnología sencilla que pueda ser utilizada a nivel doméstico. A baja escala muchos productores no pueden vender todas sus hortalizas o frutas y una forma de conservarlas es deshidratándolas, eso le da plusvalía al producto y además hace que sea más fácil comercializar. Así inició este proyecto, porque tuvimos contacto con productores de chile que solicitaron apoyo para el secado ya que cuando cosechan es tiempo de lluvias. Ellos secan al aire libre, pero si el chile se moja se echa a perder. La idea es apoyarlos y que el producto mantenga su riqueza nutrimental. El doctor Huesca Lazcano detalló que parte de los objetivos establecidos en este proyecto requería el análisis de la interacción de las variables que intervienen en el proceso de deshidratación para asegurar el mayor rendimiento posible.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/energia/20773-prototipo-secador-solar-frutas-hortalizas

¿Qué son los blázares?

Un estudio encabezado por la doctora Erika Benítez Lizaola, del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tiene como fin investigar una muestra de alrededor de 40 blázares de tipo TeV (emisores de rayos gamma en Tera-eV) mediante su observación con el telescopio de 84 centímetros de diámetro y el instrumento Polima, en el Observatorio Astronómico Nacional (OAN) de San Pedro Mártir ubicado en Baja California. Los blázares son objetos que pertenecen a la familia de los núcleos activos de galaxias (AGN, del inglés active galactic nuclei), son conocidos como los más extremos y variables en todas las bandas del espectro electromagnético. La clase blázar está constituida por dos tipos de fuentes: los objetos BL Lacertae y los cuásares violentamente variables (OVV, del inglés optical violently variable), dijo en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Erika Benítez Lizaola. La actividad de los núcleos activos de galaxias tiene un origen no estelar, es decir, el alto brillo es producido por la acreción de material (adicionan o tragan estrellas, gas y polvo) hacia un agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de galaxias, generalmente espirales tempranas y galaxias elípticas. Los agujeros negros en los blázares tienen masas que van desde cien a mil millones de veces la masa del sol. Los blázares conforman una población importante para estudiar el origen de las variaciones de brillo que muestran estos objetos en todas las longitudes de onda, desde el radio hasta los rayos gamma; no obstante, son objetos poco comunes en el universo, explicó. Los blázares son conocidos también como AGN radioemisores, que emiten un chorro de material o jet relativista, el cual consiste de gas ionizado de protones y electrones. El jet de los blázares presenta un ángulo de visión al observador muy pequeño, esto quiere decir que vemos el jet casi apuntando hacia la dirección en la que se observa, dijo la investigadora miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). El jet está relacionado con la cantidad de energía que se produce por la acreción de material hacia el agujero negro. El direccionamiento del jet origina variaciones extremas debido a que se producen fenómenos relativistas que intensifican y direccionan la emisión observada. Es decir, vemos los objetos más brillantes de lo que realmente son, explicó la doctora.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/20911-que-son-los-blazares

Serpientes en peligro

La población de numerosas especies de serpientes de la familia Viperidae, o víboras, tiene problemas de conservación, situación poco difundida debido a las carencias informativas al respecto; ante ello, Jesús Sigala Rodríguez, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), es co-coordinador global del grupo de especialistas de vipéridos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Uno de los primeros frutos de este trabajo colaborativo —impulsado por el investigador sudafricano Bryan Maritz— consistió en un estudio realizado a nivel global para conocer el estado de conservación de las serpientes de la familia Viperidae, que se caracterizan por ser venenosas y que son conocidas en nuestro país como víboras. Se publicó este trabajo, en el cual se hace un listado de todas las serpientes vipéridas que tienen problemas de conservación, evaluándolas con tres índices, que son análisis detallados de la información que las sitúa con problemas de conservación, y se determinó cuáles son las 30 especies más amenazadas de víboras que hay en planeta para cada índice. En los tres listados tenemos varias serpientes vipéridas mexicanas que tienen problemas de conservación, explicó Sigala Rodríguez en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt. Las especies mexicanas en estos tres índices de importancia para la conservación son: Crotalus transversus, Crotalus tancitarensis, Mixcoatlus barbouri, Crotalus lannomi, Cerrophidion tzotzilorum, Cerrophidion petlalcalensis, Porthidium hespere, Crotalus tzabcan, Mixcoatlus browni, Crotalus pusillus, Mixcoatlus melanurus y Crotalus armstrongi. Junto con la publicación del listado, el grupo de especialistas realizó varias recomendaciones para la conservación de las especies incluidas, siendo la primera estudiarlas para llenar los vacíos informativos que existen sobre muchas de estas serpientes, pues de algunas de ellas se desconocen elementos básicos, como el número de crías que tienen, de qué se alimentan y quiénes son sus principales depredadores. Sin esa información tan elemental, nunca se va a poder hacer un buen programa de conservación, pues si no se conoce en qué rango altitudinal viven, o si no se sabe qué tipo de hábitat prefieren, no se podrán hacer buenas estrategias para su preservación, manifestó. Otra recomendación consiste en modificar la percepción que tienen las personas sobre estos animales, pues aunque todas las víboras son venenosas, no todas las serpientes lo son, y ninguna es mala por naturaleza. Asimismo, es deseable derribar las creencias populares que existen sobre sus supuestas propiedades medicinales.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/20780-serpientes-en-peligro

Protozoarios, ¿cómo eliminar estos enemigos de las microalgas? 

Los protozoarios o protozoos son organismos unicelulares, diferentes a las bacterias, que representan un riesgo para los cultivos de microalgas. La importancia económica de las microalgas radica en que son el alimento principal en cultivos de moluscos bivalvos como ostiones, almejas y mejillones. El cultivo de microalgas representa 30 por ciento del costo total de la producción de semillas de bivalvos, refiere el artículo "Efecto de dietas con base en microalgas tradicionales, nativas y dietas artificiales sobre el crecimiento y supervivencia en larvas velígeras de la almeja taquilla, Mulinia edulis", publicado en 2014 en la Revista de Biología Marina y Oceanografía. El doctor Zaúl García Esquivel, especialista del Instituto de Investigaciones Oceanológicas (IIO) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), expuso en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt que una vez que los protozoarios se reproducen en el cultivo de microalgas, es muy difícil que las microalgas recuperen sus condiciones óptimas y en la mayoría de los casos terminan desechándose. Aunado a ello, no existe a nivel comercial un producto que elimine los protozoarios del cultivo de microalgas, lo que motivó que especialistas del IIO liderados por el doctor Zaúl García desarrollaran un método químico efectivo con este objetivo. Luz, temperatura, acidez (pH), limpieza del entorno y el aire son factores que inciden en la calidad de los cultivos de microalgas; la pérdida del balance en alguno de estos factores puede provocar estrés en las microalgas, problemas de salud y, por ende, la aparición de protozoarios. El doctor Zaúl García Esquivel explicó que en ocasiones las microalgas pueden recuperarse de estas condiciones adversas, pero cuando no lo logran, los protozoarios, que son una manifestación del estado del cultivo, empiezan a proliferar hasta el punto que las microalgas ya no pueden recuperarse. Cuando llega esa situación, los que nos dedicamos a la acuacultura tenemos varias opciones y entre ellas está tirar las microalgas, que implica tirar un mes de trabajo para esta escala de cultivo, o bien dárselas a los organismos (bivalvos) con el riesgo de 99 por ciento de que los organismos se mueran porque los protozoarios se los comen, sobre todo cuando son estadios muy pequeñitos como las larvas, que son microscópicas.

Fuente: CONACYT. 23 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/noticias/reportaje/21390-protozoarios-como-eliminar-estos-enemigos-de-las-microalgas

Los secretos de las tumbas de los primeros pobladores del centro de Tlalpan

A metro y medio bajo el suelo de Tlalpan, en lo que ahora es la Universidad Pontificia de México (UPM), una espiral formada por diez esqueletos humanos descansaba en una fosa. Los restos esperaron casi dos mil 500 años para volver a la superficie de la tierra, hasta enero de 2018, cuando los arqueólogos de la Dirección de Salvamento Arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se encontraron con los primeros habitantes del centro de Tlalpan. Todo empezó en el año 2006, gracias a que la UPM decidió ampliar sus instalaciones y construir una biblioteca y siete módulos de dormitorios. Pero la universidad se encuentra en el centro de Tlalpan y en todo centro histórico existe la posibilidad de dañar vestigios históricos y arqueológicos al realizar una construcción, así que por ley había que consultar al INAH antes de comenzar cualquier proyecto. Las autoridades de la UPM notificaron al INAH y después de una inspección, el instituto concluyó que era necesario hacer un salvamento para asegurar que debajo de la zona de construcción no había vestigios importantes. El responsable del salvamento sería al arqueólogo Alejandro Meraz Moreno. Antes de realizar una excavación, un arqueólogo debe documentarse sobre el lugar y las culturas que lo han habitado. Pero, aunque Alejandro imaginaba lo que podía encontrar bajo la universidad, no podía dar nada por sentado y se llevó una grata sorpresa al encontrarse con los restos de uno de los primeros asentamientos humanos de la zona sur de la Cuenca de México, un asentamiento que existió mil 500 años antes que los aztecas. Alejandro Meraz procedió según la metodología arqueológica, realizó cinco pozos de sondeo de dos metros por dos metros para analizar si debajo de la futura biblioteca había vestigios de importancia. Pero no encontró más que pedacería de cerámica sin contexto alguno, lo que los arqueólogos llaman tepalcates o tiestos. De ellos se puede obtener información, pero al tratarse de material fragmentado no son elemento suficiente para detener una construcción. Pero todo cambió cuando comenzó a trabajar en la zona de los dormitorios, donde unos círculos de tierra oscura, húmeda y suelta, lo hicieron sospechar que la capa natural de tierra había sido removida para crear algún tipo de depósito. Conforme excavaba, los círculos de tierra suelta se hicieron más y más grandes, la tierra resultó ser el relleno de un grupo de fosas troncocónicas, un tipo de excavación en forma de cono cortado que se utilizaba en la época prehispánica para almacenar grano, para depositar desechos o para realizar entierros. En estos almacenes subterráneos, el arqueólogo encontró ofrendas y esqueletos humanos.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/humanidades/20778-inah-preclasico-arqueologia

Alimento ideal a base de maíz y garbanzo

Preocupados por la salud infantil y para fomentar el consumo de granos como el garbanzo y el maíz, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) patentó un alimento tipo papilla o atole para niños de uno a seis años de edad. Se trata del equipo de investigadores integrado por Roberto Gutiérrez Dorado, Oralia Guadalupe Cárdenas Valenzuela, Claudia Alarcón Valdez, José Antonio Garzón Tiznado, Jorge Milán Carrillo, Eduardo Armienta Aldana y Cuauhtémoc Reyes Moreno. Este último señaló que se trata de un producto llevado a patente debido a que la desnutrición es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en niños en la mayoría de los países en desarrollo. Se trata además de la línea de investigación a la que los expertos denominaron bioprocesos de alimentos funcionales. Tratamos de elaborar estos alimentos a partir de nuestros propios granos: maíz, frijol, amaranto, chía, quinoa, porque son culturas milenarias. Son granos que se sembraban cinco mil años antes de la llegada de los españoles, argumentó Reyes Moreno. El equipo propuso la mejor combinación de harina de maíz extruida y harina de garbanzo extruido para producir un alimento infantil de alta calidad proteínica y elevada aceptabilidad sensorial. Buscaron también la evaluación de las propiedades nutricionales de la mezcla optimizada y del alimento elaborado. La patente de mezcla de garbanzo con maíz fue una patente de cereal leguminosa para un alimento infantil tipo papilla. Le puedes agregar un poco de vainilla, canela, stevia, miel; lo puedes presentar de muchas maneras para que sea atractivo, comentó para la Agencia Informativa Conacyt. Explica que para minimizar las adversidades de la desnutrición se han desarrollado alimentos infantiles suplementarios suministrados a través de programas gubernamentales. Se trata de mezclas de cereales y leguminosas que han sido empleadas en la formulación de alimentos infantiles, como pastas, papillas y galletas. Comenzamos a aplicar a granos, como ya se los aplicábamos al maíz, al frijol, al amaranto, a la chía y a la quinoa; procesos más allá del tostado: nixtamalización, extrusión, germinación, fermentación en estado sólido, para producir este tipo de alimento que se supone es el ideal del siglo XXI, aseveró.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/salud/20149-alimento-infantil-base-maiz-garbanzo

Pinos mexicanos más altos con semilla mejorada genéticamente

Con el fin de desarrollar una investigación para obtener semilla mejorada genéticamente de Pinus patula a través de la selección de árboles superiores, se formó un consorcio de instituciones a lo largo del país que tuviera la capacidad técnica y científica de realizar el proyecto. El proyecto consiste en el establecimiento de cuatro huertos productores de semilla de Pinus patula. Esta especie es el pino más importante de México por su velocidad de crecimiento y calidad de madera que produce; es el pino mexicano que más se planta en el mundo con fines comerciales. Las instituciones que colaboran son el Colegio de Postgraduados (Colpos), el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), la Universidad Veracruzana (UV) y la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT). Este árbol es utilizado por sus buenas propiedades para la fabricación de papel y material celulósico. Es una especie endémica mexicana y se ha distribuido exitosamente en el sur y sureste de África, Colombia y ciertas partes de Argentina. En México, este pino radica sobre las formaciones montañosas de la Sierra Madre Oriental, la Sierra Madre de Oaxaca. En los estados de Hidalgo, Puebla, Oaxaca y Veracruz se localizan las poblaciones más grandes. La investigación dirigida por el doctor Javier López Upton del Colegio de Postgraduados busca generar una semilla de calidad genética superior, que se vea reflejada en una mayor cantidad y calidad de madera con un aumento de la rapidez de crecimiento, entre otros aspectos. A la par del huerto, buscamos establecer doce ensayos de progenie —con la misma especie— con la función de determinar la calidad genética de los árboles a través de la evaluación del crecimiento de los hijos de esos árboles seleccionados”, comentó el investigador en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt. Además, están desarrollando una serie de subproductos relacionados con su reproducción asexual para su mejor aprovechamiento. Una de las primeras etapas es injertar los árboles superiores seleccionados, porque es el medio por el cual se pueden rescatar genotipos superiores que se encuentran creciendo en el campo, dijo. A través de recorridos en el campo, los técnicos e investigadores identifican y recolectan semillas para producir las progenies y púas, estas últimas son las que se injertan.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/20989-pinos-mexicanos-mas-altos-supersemilla

¿Qué onda con la luz y el color?

Los descubrimientos científicos y su aplicación en la creación de tecnología han sido factores determinantes en el avance de la especie humana y la consolidación de sociedades complejas, pero ¿somos conscientes de nuestras limitaciones sensoriales comparadas con las de otros animales? Uno de nuestros mayores límites está en la evolución de los sentidos, mecanismos necesarios para percibir el entorno e interactuar con los otros seres que lo habitan. En el caso particular de la vista, nuestros ojos son sensibles solo a un pequeño espectro de ondas electromagnéticas conocidas como luz visible, aunque existe una gran cantidad de ondas electromagnéticas, imperceptibles sin el uso de aparatos especiales. Espectro electromagnético es el término utilizado para identificar el conjunto de ondas que transportan energía de una fuente emisora a través de un medio de propagación hasta un receptor. Estas ondas, conocidas como electromagnéticas porque están formadas por un campo eléctrico y otro magnético con cierta relación de fase, no necesitan un medio material para propagarse y, por lo tanto, pueden viajar en el vacío. El espectro electromagnético está conformado por rayos gamma, rayos X, radiación ultravioleta, luz visible, radiación infrarroja, microondas y ondas de radio. Cada una de estas ondas tiene una longitud —longitud de onda— que puede ser medida en distintas unidades como kilómetros o nanómetros. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Giuseppe Pirruccio, profesor e investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (IFUNAM), miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), dijo que las ondas electromagnéticas identificadas hasta ahora podrían no ser las únicas. Nosotros les damos —a las ondas— el nombre de acuerdo con la actividad para la cual las utilizamos, como las ondas de radio, pero tal vez hay más ondas que podemos usar en otras cosas. Una de las características atribuidas a ciertas ondas electromagnéticas es su efecto negativo en la salud de las personas; sin embargo, el doctor Pirruccio considera que eso depende de factores como el tiempo de exposición a las ondas. Creo que en general, si un material es transparente, es decir, no absorbe nada de la energía transportada por las ondas electromagnéticas, no debería haber ningún daño porque solo pasaría a través; el problema es que ningún material es totalmente transparente. Lo importante es la dosis a la que se expone una persona, puede ser una cantidad pequeña y causar un daño, por eso deben existir estudios muy específicos para determinar si causan daño o no, agregó.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/21014-que-onda-con-la-luz-y-el-color

Nanoacarreadores para absorber el hierro

El suplemento de hierro en alimentos representa un desafío: las sales de hierro solubles y biodisponibles a menudo afectan el sabor y color de los alimentos, mientras que las sales de hierro insolubles no lo hacen, pero son poco absorbibles y limitan el aprovechamiento de ese elemento. Ante esta problemática, se trabaja para desarrollar compuestos que sirvan como acarreadores para que el hierro sea aprovechado con más eficacia una vez dentro del cuerpo. Eristeo García Márquez, doctor en biotecnología e investigador del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (Ciatej), trabaja en la obtención de nanoacarreadores a base de polímeros para aumentar el aprovechamiento de hierro al ser ingerido y este pueda ser fácilmente absorbible en el intestino delgado. El investigador planteó la idea luego de observar las estructuras protectoras que desarrollan seres vivos en la naturaleza; por ejemplo, los polímeros proteicos y minerales, que son la base de los caparazones de algunas especies, o las sales de calcio, que sirven de fuente para la fabricación de las barreras de protección de gasterópodos y artrópodos, explica. Bajo este concepto, el doctor Eristeo García trabaja en la fabricación de un sistema similar: un complejo capaz de transportar ion ferroso para que este sea óptimamente absorbido. Esta sustancia servirá como un nanoacarreador que protegerá al ion ferroso de oxidación y al mismo tiempo evitará emitir algún tipo de sabor u olor cuando se disperse. El nanoacarreador también es capaz de resistir las condiciones ácidas del estómago y se espera que gracias a este complejo se pueda entregar el ion ferroso para aumentar la eficacia en su absorción; además, esta opción es una alternativa para evitar los males gástricos ocasionados por las sales, sustancias que frecuentemente se utilizan para suministrar hierro. La finalidad es desarrollar un complejo polimérico de orden nanométrico que contenga ion ferroso fácilmente disociable en medio acuoso que libere hierro paulatinamente, señala el investigador y explica que para elaborar ese nanoacarreador se utilizan polisacáridos de distinta naturaleza química.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/quimica/20591-nanoacarreadores-absorber-hierro

Diseñan casco para eliminar piojos 

El director de Vinculación Tecnológica de la UAQ, Juvenal Rodríguez Reséndiz, explicó que este proyecto se realizó en conjunto con la empresa Innovaciones Aplicadas en Pediatría, S.A. de C.V. y el centro especializado en eliminación de piojos y liendres, ItchyBitsi, con el apoyo del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI), del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), donde fue reconocido como caso de éxito. El método que desarrollamos está basado en una técnica creada por el jefe de la clínica de Innovaciones Aplicadas en Pediatría, Juan José Díaz Miranda. Sus consultorios están en Cuernavaca, Morelos; es un inventor nato, tiene varios desarrollos tecnológicos que van enfocados en cuidados de los niños y del área de la salud en general. Es un proyecto multidisciplinario que se ha planteado desde el punto de vista de la automatización, el cómputo, la informática, del diseño industrial y el área médica, que conjuntamos con la parte administrativa y financiera. Al respecto, el estudiante de diseño industrial de la UAQ Alejandro Bárcenas Yépez detalló que este método de criogenización consiste en un casco elaborado con fomi y un cepillo de diseño original que aplican pequeñas dosis de nitrógeno (N), y al usarlos en el cuero cabelludo de los niños es lo que mata, en tan solo segundos, los piojos y sus liendres. Este casco tiene forma de tiburón, al que le pusimos luces led de colores en los dientes para hacerlo más divertido para los niños. Utiliza la criogenia —como el doctor Díaz Miranda lo había experimentado—, dando dosis del gas en todo el cuero cabelludo a la vez o en zonas específicas. En el caso del cepillo, cuenta también con pequeños cartuchos de nitrógeno que sale por unos orificios que se encuentran junto a las cerdas; al momento de ir peinando al niño, penetra en el cuero cabelludo, sin dañarlo, y los piojos mueren. El gas provoca también que las liendres, que suelen adherirse al cabello, se suelten, por lo que no es necesario dar tirones al niño cuando lo peinas.

Fuente: CONACYT. 16 de abril de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/salud/20956-disenan-casco-para-eliminar-piojos