Edna González, la científica que descubrió la rana La Esperanza

Frente a decenas de sapos de la caña (Rhinella marina) que permanecían expectantes alrededor de tapetes bicolores y de diferentes texturas, colocados adrede por la investigadora Edna Leticia González Bernal como parte de su trabajo Factores humanos que fomentan la invasión biológica, la científica se preguntó: ¿Los sapos tienen personalidad?. El cuestionamiento realizado en medio de la noche para sí misma, en un extenso campo de Australia con 70 por ciento de humedad y una temperatura mayor a 30 grados Celsius, le pareció un tanto loco, pero dio pie a una investigación que la llevó a obtener resultados extraordinarios. Me di cuenta, tras muchas noches de espera en ese lugar donde había búfalos, cocodrilos y mosquitos, que un sapo ‘valiente’ tomaba la determinación de ingresar a los tapetes y después otros lo seguían, pero esos huían al menor sonido o movimiento que yo realizaba, explica. A través de su observación, formuló una hipótesis sobre la personalidad de estos anfibios. Posteriormente realizó experimentos y comprobó que existe una relación directa entre la valentía de los sapos y la invasión en países como Australia, donde hasta 2013, una tercera parte del territorio había sido conquistado por esta especie. Desde la oficina de juntas del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR) Unidad Oaxaca, a donde llegó hace tres años como parte del programa Cátedras Conacyt, la científica asegura no hay pregunta tonta, todas son importantes y necesarias para la ciencia.La ganadora de una de las becas L’Oréal-Unesco-Conacyt Mujeres en la Ciencia 2017 considera que la mejor manera de lograr que los niños se interesen por la investigación, consiste en fomentar la curiosidad, permitirles tocar, jugar, probar y explorar el mundo. El descubrimiento de su amor por la naturaleza fue paulatino. Edna, la niña, acampaba con su familia, paseaba los fines de semana con mamá, papá y sus tres hermanos en los bosques cercanos a la ciudad de Puebla, de donde es originaria. Todos los domingos despertaba y le decía a mi papá que teníamos que ir al Museo de Historia Natural. Ya me lo sabía de memoria, pero pensaba que era algo indispensable para ese día de la semana. A veces me llevaba y otras tantas no, pero yo quería ir por el simple hecho de ser domingo, refiere entre risas, mientras se acomoda los anteojos.

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/sociedad/personajes/20624-edna-gonzalez-descubrio-rana-la-esperanza

Nuevos materiales para la industria aeroespacial

La Universidad Aeronáutica en Querétaro (Unaq) y la Agencia Espacial Mexicana (AEM) desarrollan un proyecto para la generación de nuevos materiales enfocados en la infraestructura de este sector.La estudiante de la maestría de ciencias de la ingeniería aeroespacial de la Unaq, Liliana Ramírez López, explicó que este proyecto contempla la generación de materiales compuestos de carbón-carbón, así como su proceso de manufactura para su aplicación en la fabricación de componentes del sistema de propulsión de lanzadores orbitales y suborbitales, además de la construcción de una tobera de expansión como elemento para validar el material aeroespacial. Se está trabajando en un cohete que debe estar terminado para 2019. En la industria aeronáutica se utilizan materiales compuestos y algunas resinas. En este caso, estamos utilizando fibras de carbón porque son ligeras y con resistencia a altas temperaturas, las cuales combinamos con resinas para obtener un material que se le llama carbón-carbón, porque la matriz y la interfaz son de este mineral. Destacó que la tobera es una parte muy importante en el motor de un cohete, porque ahí se da la interacción de varios gases en el proceso de combustión para que pueda elevarse. Es un área muy interesante que se trabaja con resina. El reto es que, por las altas temperaturas que se generan, que son arriba de los dos mil 800 grados Celsius, el material debe ofrecer resistencia y propiedades mecánicas muy altas, es decir, que no se vaya a desgastar. Somos varias personas que estamos enfocadas en el proyecto, incluida una estudiante española que hizo estancia académica acá en México. Ramírez López destacó que en este proyecto, que está a cargo del investigador de la Unaq Omar Jiménez Arévalo, se cuenta con la participación de especialistas del Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas (Centa), del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi); el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq) y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/materiales/20743-materiales-industria-aeroespacial

MAREA, una aplicación web para evaluar reservas marinas

Las zonas de refugio pesqueras son zonas de no pesca implementadas por comunidades de pescadores y reconocidas legalmente en México, utilizadas como estrategia para administrar de forma sustentable los recursos marinos que aprovechan pescadores con fines comerciales. Cada año, con apoyo de organizaciones no gubernamentales, las sociedades de pescadores que han establecido este tipo de reservas marinas deben monitorearlas para conocer si el refugio ha derivado en impactos positivos para el sector productivo. Los datos recabados a través del monitoreo son presentados ante la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) y el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), instituciones encargadas de certificar los resultados y restablecer las zonas de refugio pesquero, si así se acredita. Con la finalidad de simplificar las evaluaciones que realizan anualmente los pescadores, Juan Carlos Villaseñor Derbez, estudiante de doctorado en Bren School of Environmental Science & Management en la Universidad de California en Santa Barbara y becario del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), diseñó una herramienta gratuita y accesible para todo el público. El proceso requirió la colaboración con otros estudiantes e investigadores de la misma institución, así como miembros de Comunidad y Biodiversidad (Cobi), pescadores de El Rosario, Baja California, e investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad del Estado de Arizona. Se trata de MAREA, una aplicación para la evaluación de reservas marinas, una interfaz web que para funcionar solo requiere conexión y un explorador convencional de Internet, cuyos estudios de respaldo y proceso de diseño derivaron en la publicación de un artículo en la prestigiada revista Plos One. En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Juan Carlos Villaseñor explicó la problemática que atiende MAREA, el proceso para su diseño, su capacidad de medición y los beneficios que se prevén para las comunidades pesqueras que la adopten.

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/20594-marea-refugios-pesqueros-evaluacion

El científico mexicano que sorprendió a Hawking

En 2004, durante el Congreso Internacional de Relatividad General que se celebró en Dublín, Irlanda, el científico mexicano Miguel Alcubierre Moya atrajo la atención del famoso físico británico Stephen Hawking durante una conferencia que aquel impartió. Stephen Hawking (1942-2018) fue un científico con una agenda de actividades muy intensa, por lo que era muy selectivo con los eventos académicos a los que asistía, por lo que decidió ir a la conferencia que el actual director del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) impartió hace 14 años. Lo conocía, había ido a cuatro de sus conferencias, pero era la primera vez que él estaba en una de mis pláticas. Cuando empecé mi plática advertí que él estaba en primera fila; yo estaba muy nervioso, recordó el físico teórico mexicano. Alcubierre Moya impartió una conferencia de su trabajo, de simulaciones computacionales de agujeros negros y de los choques de agujeros negros, lo cual era un tema novedoso hace 14 años. En esa conferencia les mostré las simulaciones de choques de agujeros negros que en esa época todavía no los podíamos hacer muy bien. Ahora ya nos salen muy bonitos. Pero en esa época teníamos muchos problemas, entonces les platiqué de los avances que se habían hecho en los últimos años. Hawking permaneció toda la conferencia muy atento. Al final no hubo ningún intercambio de preguntas entre el británico y el mexicano, ya que los asistentes y la prensa se abalanzaron sobre Hawking. Sí lo conocí en persona pero nunca tuve la oportunidad de charlar con él… Me hubiera gustado que me explicara más a fondo la radiación de Hawking porque es un tema muy complicado todavía y para quienes nos dedicamos a estudiar esto, también me hubiera gustado preguntarle la paradoja de la pérdida de información de los agujeros negros. En 2004, él reconoció que su planteamiento de que al caer un objeto su información era aniquilada resultó erróneo, incluso por esto perdió una famosa apuesta. Yo no estoy tan convencido de que esto sea así, me hubiera gustado preguntarle en los últimos años si aún estaba seguro de que había perdido.

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/20822-el-mexicano-que-sorprendio-a-hawking

Más luz natural y menos consumo energético

La doctora Chantal Basurto Dávila —quien realiza una estancia posdoctoral en la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia– propuso incluir en  el diseño y construcción de los edificios, la utilización de la luz natural como una forma de ahorrar hasta 30 por ciento de los costos totales de energía. El estudio se desarrolló en el Instituto Politécnico Federal de Lausana, en Suiza —durante sus estudios de doctorado— y se aplicó en la ciudad de Zacatecas; sin embargo, el uso y optimización de la luz natural en edificios no tiene limitación geográfica pero sí tiene mayores beneficios en ciertas regiones con temperaturas extremas, como en ciertas regiones del noreste de México, dijo la doctora Chantal Basurto en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt. En México no existe una estadística que cuantifique el uso de energía eléctrica en los edificios. Sin embargo, han calculado —como parte de la investigación— que el uso adecuado de la luz natural puede representar un tercio de los costos totales de energía en un edificio. La investigación consiste en optimizar la distribución de la iluminación al interior de los edificios, el objetivo primordial sería la obtención de un adecuado y confortable ambiente interior que, a su vez, permita maximizar el ahorro de energía, dijo la egresada del Instituto Politécnico Federal de Lausana en Suiza, en donde realizó esta investigación. El sistema que desarrolló depende del lugar donde el edificio esté ubicado y las actividades que se realizarán. Es decir, en países o regiones en donde predominan los días nublados, las estrategias van dirigidas hacia el correcto direccionamiento del componente difuso de la luz. Por el contrario, en países que reciben mayor cantidad de luz solar, el objetivo es controlar la radiación incidente en la fachada, a fin de proteger las áreas interiores del sobrecalentamiento y el deslumbramiento. Esta investigación contó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Energía (Sener), a través del Fondo Sectorial de Sustentabilidad Energética, y también fue parte del programa de becas en el extranjero.

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/energia/20701-mas-luz-natural-menos-consumo-energetico

Mexicano asume vicepresidencia regional de la Federación Internacional de Astronáutica

Fomentar el trabajo colaborativo a nivel latinoamericano en la investigación y desarrollo tecnológico aeroespacial, así como impulsar proyectos aprovechando los potenciales que tiene México en el sector, son los propósitos del doctor José Alberto Ramírez Aguilar, investigador de la Unidad de Alta Tecnología (UAT) de la Facultad de Ingeniería, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), campus Juriquilla, tras asumir la vicepresidencia del Grupo Regional de América Latina y el Caribe (Grulac) de la Federación Internacional de Astronáutica (IAF, por sus siglas en inglés). Ramírez Aguilar detalló que los grupos regionales de la IAF se integran en Asia y el Pacífico, África, América Latina y el Caribe, y tienen la misión de abrir espacios para el intercambio de información y cooperación en cuestiones aeroespaciales, al tiempo de puntualizar que, en el caso de México, se busca proyectar el potencial que se tiene en cuestión de infraestructura y el desarrollo tecnológico en el área. La presidencia del Grulac quedó a cargo del primer cosmonauta ecuatoriano Ronnie Nader; la idea que tenemos es fomentar la colaboración entre los países que integran el grupo regional. El éxito de las agencias espaciales europeas ha sido precisamente eso, alianzas; lo mismo pasa con los asiáticos, que ya han llegado a la Estación Espacial Internacional. Debemos promover también el trabajo con las empresas e instituciones educativas de los países miembros. Ya se han tenido acercamientos con países como Guatemala, Costa Rica y Ecuador para iniciar la producción de artículos relacionados con el área espacial para presentarlos en el Congreso Internacional de Astronáutica 2018 (IAC, por sus siglas en inglés) en Bremen, Alemania. Además, estamos analizando las potencialidades de cada país para el impulso de proyectos en el área de nano y microsatélites científicos. Resaltó que, en el caso de México, los potenciales que se tienen en el desarrollo aeroespacial ya son reconocidos en el extranjero, como la precertificación de sistemas de nano y microsatélites que involucran pruebas de vibración, térmicas, compatibilidad electromagnética, propulsión, seguimiento, telemetría y comando de satélites en órbitas bajas entre los 400 y los mil kilómetros de altura, así como pruebas de termovacío.

Fuente: CONACYT. 19 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/sociedad/asociaciones/20767-mexicano-vicepresidencia-regional-federacion-internacional-astronautica

En busca de yacimientos petroleros

Con el objetivo de apoyar en la búsqueda de nuevos yacimiento petroleros, así como optimizar la trayectoria de nuevas perforaciones, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) desarrolla e implementa metodologías innovadoras de modelado sísmico para la generación de imágenes más confiables del subsuelo.El modelado sísmico es una técnica de simulación numérica esencial para obtener imágenes más precisas del subsuelo que, aunado al uso de otras tecnologías de migración sísmica, representa dos de las áreas de oportunidad donde el IMP ha puesto especial atención debido a su gran contribución al éxito exploratorio de nuevos yacimientos petroleros. La Agencia Informativa Conacyt entrevistó a la doctora Liliana Vargas Meleza, especialista en sismología de exploración e investigadora en el IMP, quien explicó que el modelado sísmico 3D consiste en simular cómo se propagan y reflejan las ondas sísmicas en el subsuelo, de acuerdo con los diferentes tipos de rocas y sus propiedades elásticas. En materia de exploración, para propagar una onda sísmica numéricamente se requiere un modelo geológico conceptual, conocido como modelo de velocidad —ya que no conocemos con exactitud la estructura geológica del subsuelo—. El modelado sísmico 3D se realiza antes de adquirir datos sísmicos para determinar los parámetros óptimos que permitan registrar las ondas sísmicas que se reflejan del objetivo geológico presente en el subsuelo, lo que a su vez favorece la obtención de una imagen nítida del subsuelo. Asimismo, modelar la propagación de ondas sísmicas nos ayuda a verificar el modelo geológico, y cuando los datos sísmicos modelados no coinciden con los registrados en campo, se actualiza el modelo geológico, o bien se revisa el procesamiento de los datos. Por eso es relevante que el modelado sísmico se realice antes de la adquisición de los datos sísmicos y después del procesamiento de los datos, para obtener una representación de la geología del subsuelo confiable.

Fuente: CONACYT. 5 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/la-tierra/20329-en-busca-de-yacimientos-petroleros

Control biológico contra plagas en plantaciones

El control biológico es el uso de sustancias a base de bacterias u organismos vivos que estimulan el desarrollo vegetal de las plantas y en algunos casos también contrarrestan el crecimiento de agentes patógenos, causantes de pérdidas no solo en el sector agrícola sino también en otro tipo de ecosistemas. En Puebla, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) convocó hace dos años a investigadores de diferentes instituciones del país a sumarse en una campaña para detectar y proponer soluciones contra una enfermedad que hasta el reporte de 2016 tenía afectadas más de tres mil hectáreas de pino, del género Pinus patula, en la Sierra Norte y Nororiental del estado. Ante el llamado, el cuerpo académico de Microbiología de Suelos del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas del Instituto de Ciencias de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (ICUAP), se sumó a las tareas de identificación del agente patógeno causante de las afectaciones en esta especie de pino. Entre los hongos que detectaron los investigadores del ICUAP están Diplodia, Alternaria  y Colletotrichum; sin embargo, no se determinó con precisión el origen ni tampoco el proceso de su diseminación y avance. A pesar de ello, y partiendo de su experiencia, propusieron el control biológico como una alternativa para mitigar el problema, o bien garantizar que los pinos que se encuentran en periodo de crecimiento y que serán liberados para reforestación estén libres de este hongo. El cuerpo académico de Microbiología de Suelos del ICUAP nació hace 30 años con la inquietud de desarrollar productos biológicos que tuvieran efectos benéficos para el crecimiento de las plantas; gracias a su trabajo, lograron conformar productos a base de bacterias que incorporan a las plantas nitrógeno, fósforo, entre otros nutrientes que estimulan el desarrollo vegetal. Parte de estos estudios permitió observar que en algunos cultivos se apreciaba una inhibición en el desarrollo de hongos y patógenos comunes a las plantaciones de maíz, su modelo de estudio. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Lucía López Reyes, miembro de este cuerpo académico, recuerda que tras observar esta característica aislaron diferentes tipos de hongos comunes a la planta del maíz. El resultado reveló que además de que las bacterias daban nitrógeno, algunas producían sustancias que se llaman sideróforos, que contribuían a la disminución de los agentes patógenos en condiciones de laboratorio.

Fuente: CONACYT. 5 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/ambiente/20241-control-biologico-plagas-plantaciones

Bioinsecticidas, alternativa limpia para el combate de mosquitos

La opción para controlar la población de mosquitos y su molesto zumbido nocturno desarrollada por el doctor en entomología del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Oaxaca (CIIDIR), Rafael Pérez Pacheco, tiene como premisa respetar el medio ambiente. Durante los últimos 25 años, el miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha trabajado en el proyecto Control biológico de mosquitos con nematodos parásitos. Como parte de su investigación, ha logrado cultivar permanentemente en el laboratorio cuatro especies de estos enemigos naturales de los zancudos, mismas que fueron encontradas en condiciones naturales en la India, China, Estados Unidos y Argentina. La bioplanta ubicada en las instalaciones del CIIDIR, perteneciente al Instituto Politécnico Nacional (IPN), alberga un insectario con las diferentes etapas de desarrollo de los mosquitos comunes en Oaxaca de las especies Culex quinquefasciatus y Aedes aegypti: sus cuatro periodos larvarios y pupas (correspondientes a su vida acuática), así como cientos de estos insectos resguardados en jaulas construidas de tela de mosquitero, que vuelan y zumban a la menor provocación. Ahí también se reproducen, mejoran genéticamente e investigan los nematodos —cuya apariencia asemeja delgados hilos color amarillo—, los cuales parasitan y devoran en etapa larvaria (comúnmente conocida en México como rompetripas) a los mosquitos. El proyecto de control de zancudos con biotecnología fue utilizado en la entidad entre 1995 y hasta 2004, a través de un convenio que mantenía el CIDIIR con los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), específicamente con el área de Paludismo, enfermedad de la cual —según la secretaría— no se registra ningún caso en territorio oaxaqueño desde 2013. No obstante, Pérez Pacheco sostiene que el bioinsecticida no solo contribuye a la erradicación de mosquitos transmisores de enfermedades, como es el caso de la hembra del Anopheles (vector del Plasmodium vivax), sino también de otras especies que representan un serio problema por su elevada población en zonas calurosas de Oaxaca y, en general, de México. Los tipos de nematodos que se cultivan en la bioplanta no causan daños en las personas, únicamente combaten las larvas de los mosquitos. Se han hecho pruebas en más de 100 tipos de moscos y en todas han dado buenos resultados.

Fuente: CONACYT. 5 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/20379-bioinsecticidas-alternativa-limpia-mosquitos

Hacia las profundidades del cultivo de la totoaba

Unos 30 peces que nadan con agilidad en círculos dentro de un estanque conforman el pequeño cardumen, tal como lo hacen —a mayor escala— cuando se encuentran en su ambiente silvestre en el Alto Golfo de California, el único lugar que habitan en el planeta. Los peces, que rápidamente se dispersan cuando alguien se acerca, son especímenes de totoaba (Totoaba macdonaldi) de cultivo, producto de los experimentos que se realizan en el Laboratorio de Peces Marinos del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Benjamín Barón Sevilla y Juan Pablo Lazo Corvera, investigadores del Departamento de Acuicultura del CICESE, son los responsables del laboratorio e impulsores del cultivo y estudio de la biología de peces marinos como la totoaba, especie catalogada en peligro de extinción por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), cuya pesca está en veda permanente desde 1975. Los experimentos con Totoaba macdonaldi en el Laboratorio de Peces Marinos se desarrollan principalmente en tres vías: la diversificación de las técnicas de acuicultura, el control de sexo y el diseño de dietas especializadas. Su alto valor —cotizado en miles de dólares por kilo en el mercado asiático— convierte a la totoaba en una especie atractiva para el cultivo acuícola; sin embargo, las técnicas a escala comercial hasta ahora están restringidas al ambiente marino, lo que dificulta y encarece su producción. ¿Podría una comunidad de bacterias soportar el cultivo de totoaba en estanques? El doctor Benjamín Barón considera que sí y para ello experimenta con la técnica conocida como biofloc, aplicada con éxito por productores dedicados a la acuicultura de camarón y tilapia. El investigador del CICESE explicó que los sistemas de biofloc consisten en generar el crecimiento de bacterias dentro del tanque de cultivo, microorganismos con la capacidad de reciclar los residuos de materia orgánica que generan los peces —como heces y restos de alimento— y producir biomasa bacteriana rica en proteínas.

Fuente: CONACYT. 5 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/20150-totoaba-cicese-acuacultura

Academia e industria innovan en el sector aeroespacial en Chihuahua

La sinergia entre academia e industria es una práctica común en muchos ejemplos de éxito respecto a innovaciones tecnológicas; este es el caso del trabajo conjunto entre el Parque de Innovación de Universidad La Salle Chihuahua y la empresa Soisa Aircraft Interiors. La doctora Claudia López Meléndez, coordinadora de Innovación del parque, platicó sobre los servicios y beneficios que este ofrece a empresas del ramo aeroespacial, sobre todo del norte del país, como la empresa Soisa Aircraft Interiors, dedicada al diseño y manufactura de interiores de aeronaves que inserta sus productos en más de 70 aerolíneas en todo el mundo. Desde 2014, Soisa Aircraft Interiors y esta división de la Universidad La Salle Chihuahua colaboran de forma conjunta como instituciones vinculadas, donde se ha formado una alianza para la vanguardia del sector aeroespacial en cuanto a diseño ergonómico se refiere. A partir del avance en su trabajo, derivado de proyectos de investigación aplicada, es que se ha decidido crear un Laboratorio de Simulación Ergonómica para evaluar el confort del pasajero al utilizar los cojines de avión, diseñados y fabricados por la empresa Soisa. Después de que Soisa decidió vincularse con la universidad y a lo largo de tres años, la institución académica se ha equipado para ofrecer sus servicios y cubrir las necesidades que la empresa y la vanguardia del sector demanda. En 2016, a través de la convocatoria del Fondo de Innovación Tecnológica (FIT) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en la que Soisa participó con el proyecto “Desarrollo, validación y certificación de prototipos de cojines para asientos de avión para pruebas pre-comerciales (Beta) que cumplan con las regulaciones establecidas por la FAA (Federal Aviation Administration)” y que fue aprobado, es que Soisa solicitó una metodología para evaluar el confort de los pasajeros. Es importante tener los resultados cualitativos y cuantitativos de los clientes, a fin de traducirlos en una validación y retroalimentación de confort de los productos en aeronaves, afirmó López Meléndez. Se creó dicha metodología para el estudio ergonómico, evaluación y certificación de prototipos de los cojines para asientos de avión. Como institución decidimos hacer una réplica de cabina de avión, escala 1-1 modelo Boeing 737 para de esta manera asemejar las condiciones y poder evaluar la ergonomía del asiento, valorando la experiencia del pasajero. Se diseñó un experimento donde Soisa instaló sus diseños de asientos y la universidad sometió al pasajero a dicha evaluación y estudio de confort. Para conocer los resultados, se llevaron a cabo entrevistas a los pasajeros y se evaluaron los diseños de los asientos a través de equipo especializado de la universidad.

Fuente: CONACYT. 5 de marzo de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/20539-academia-industria-sector-aeroespacial-chihuahua