Perforación en el sitio del impacto que acabó con los dinosaurios revela cómo se forman los cráteres enormes

La perforación en la zona del impacto del asteroide que mató a los dinosaurios hace 66 millones de años ha revelado el origen de su misterioso anillo de montañas. El taladro penetró en un círculo de montañas, conocido como anillo de pico, en el cráter de Chicxulub enterrado en México. Sólo los impactos más grandes son lo suficientemente potentes como para formar anillos de pico. Entender cómo estas montañas se formaron en el Chicxulub, de 200 kilómetros de ancho, podría ayudar a revelar cómo las colisiones cósmicas modelaron otros cuerpos, como la Luna y Venus. El trabajo también muestra cómo, a pesar de haber matado a los dinosaurios, el impacto pudo haber creado un ambiente donde otra vida podría prosperar. El impacto cósmico fracturó rocas, abriendo espacios y cálidos hábitats para que los microbios proliferaran. Tenemos una muestra de la corteza mejor de la que podríamos razonablemente haber imaginado, dice David Kring, un geólogo en el Instituto Lunar y Planetario en Houston, Texas. Es absolutamente extraordinaria, él y sus colegas describieron estos hallazgos el 18 de noviembre en Science.

Fuente: American scientific, 21 de noviembre de 2016,
https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/perforacion-en-el-sitio-del-impacto-que-acabo-con-los-dinosaurios-revela-como-se-forman-los-crateres-enormes/

El océano Antártico podría dejar de ayudar a retrasar el calentamiento global

Joellen Russell no estaba preparada para las olas de 10 metros que golpearon su buque de investigación durante una expedición al sur de Nueva Zelanda. Se sentía como si la nave sería aplastada cada vez que éramos envueltos por una montaña de agua, recuerda Russell, especialista en modelos océanicos de la Universidad de Arizona, en Tucson. Hubo un momento en el que una ola gigante casi la lanza por la borda. Pero lo que realmente la sorprendió fue la corriente de datos proveniente de los sensores que analizaban el agua de mar. Mientras la nave se inclinaba y crujía, se dio cuenta de que la superficie del océano era baja en oxígeno, alta en carbono y extremadamente ácida signos sorprendentes de que el agua rica en nutrientes encontrada típicamente en el mar profundo había alcanzado la superficie. Resultó que Russell estaba navegando sobre olas de agua antigua que no había estado expuesta a la atmósfera durante siglos. Aunque fue controversial cuando se topó con estos datos en 1994, esta potente surgencia es ahora un sello distintivo del océano Austral, una misteriosa bestia que gira alrededor de la Antártida, impulsada por los vientos sostenidos más fuertes del mundo. El océano Austral absorbe cantidades copiosas de dióxido de carbono y calor de la atmósfera, lo que ha frenado la tasa de calentamiento global. Y sus potentes corrientes impulsan gran parte de la circulación oceánica mundial. Las condiciones hostiles han mantenido a los oceanógrafos a raya durante décadas, pero una nueva era de la ciencia está en marcha. Los investigadores de todo el mundo están convergiendo en la región con flotadores, amarres, barcos, planeadores, satélites, modelos de computadora e incluso focas equipadas con sensores. El objetivo es llenar las enormes lagunas de datos y reforzar la comprensión de cómo funciona el océano Austral y el clima global. Hacerlo podría ser clave para mejorar las predicciones sobre la rapidez con la que se calentará el mundo, cuánto durará la capa de hielo antártico y cuán rápido aumentará el nivel del mar.

Fuente: American scientific, 21 de noviembre de 2016,
https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/el-oceano-antartico-podria-dejar-de-ayudar-a-retrasar-el-calentamiento-global/

¿Cuáles son los insectos más grandes del mundo?

Aunque los insectos modernos son pequeños, no siempre fueron así. Es por eso que nos pusimos a investigar cuál es el insecto más grande que ha existido y descubrimos especímenes muy interesantes; colosos de la antigüedad preciosos  y otros que podrían ser protagonistas de una película de terror. Imagina una luciérnaga tan grande que sus alas extendidas obstruirían la pantalla de tu televisor de 27 pulgadas. Los insectos fósiles más grandes jamás encontrados son los protodonatos o meganisópteros y las luciérnagas gigantes, informa Matthew Clapham, paleobiólogo de la Universidad de California, Santa Cruz. Estos dos grupos están separados por diferencias anatómicas muy sutiles. Con envergaduras de alas que podían alcanzar los 68.5 centímetros, los insectos más formidables de todos los tiempos son los meganisópteros del género Meganeuropsis, agrega Clapham, en un correo electrónico. Los fósiles más grandes de estos insectos gigantes fueron descubiertos en Francia y Kansas, y tienen 300 millones a 280 millones de años de antigüedad. En comparación, las envergaduras de las libélulas modernas alcanzan un máximo de 20.3 centímetros. No estamos quejándonos, por supuesto. Pero, ¿por qué se encogieron estos insectos enormes? Tom Turpin, entomólogo de la Universidad Purdue, sugiere que pudo deberse a los niveles de oxígeno de la atmósfera prehistórica. Todo ese oxígeno debió cubrir muy bien las necesidades corporales de los insectos grandes, pero al menguar los niveles de oxígeno, es posible que los insectos grandes no pudieran sobrevivir, explica Turpin en un correo electrónico. Otra causa del encogimiento de los insectos fue el incremento en el número de especies y de ejemplares de aves. Como prueba de esta teoría tenemos que el tamaño de los insectos disminuyó en el periodo Jurásico tardío, época en que las aves se volvieron voladoras ágiles e incluso, aumentaron los niveles de oxígeno, como demostró Clapham en un estudio de 2012. Los insectos grandes habrían tenido menos maniobrabilidad, sobre todo al despegar desde ramas de árboles o desde el suelo”, y habrían sido presa fácil para las aves, con las cuales también habrían competido por comida, señaló Clapham en su correo.

Fuente: NatGeo en español,21 de noviembre de 2016,
http://www.ngenespanol.com/naturaleza/animales/16/11/16/cual-es-el-insecto-mas-grande-del-mundo.html

NASA muestra en imágenes el cambio climático

Es difícil visualizar el cambio climático, porque ocurre muy lentamente y no en incrementos espectaculares, como suele retratarlo Hollywood. Sin embargo, nuevas fotografías de vuelos de NASA proporcionan una perspectiva más clara de la fusión del hielo. Durante los últimos ocho años, NASA ha enviado aviones de investigación de la Operación IceBridge a volar sobre los polos, con la finalidad de recoger más datos visuales sobre el impacto de las crecientes temperaturas. Y para hacer que esta labor sea más accesible al público, a fines de octubre, el fotógrafo Mario Tama participó en tres vuelos IceBridge de NASA sobre la Antártida Occidental y el hielo marino circundante, partiendo de Punta Arenas, Chile. Programaron los recorridos para coincidir con la primavera del Hemisferio Sur, cuando inicia la temporada de deshielo. Las imágenes no pudieron ser más oportunas, pues científicos de NASA y la Universidad de California, Irvine informaron hace poco del retroceso de glaciares más rápido jamás registrado en la Antártida Occidental. Un estudio publicado el 25 de octubre, basado en datos de IceBridge, halló que aguas templadas están derritiendo la parte inferior de las capas de hielo. Esto podría ser la causa de que los grandes muros de contención que apuntalan cantidades enormes de hielo estén cediendo, soltando hielo rápidamente en el mar y formando hielo panqueque; el cual consiste en pequeños discos de hielo de poco grosor que se originan debido al choque con el agua helada y que al impactarse unos con otros, forman pequeños bordes. A bordo de un viejo, resistente y hermosamente confiable DC-8, Tama quedó impresionado por la escala masiva del hielo existente. Podías detectar una foca o un pingüino de vez en cuando, pero eran tan minúsculos en ese paisaje interminable que resultaba imposible fotografiarlos, dice. Por momentos parecía que iba en una misión lunar o en una misión a Venus agrega Tama-. Las escenas, las formas, y los rasgos de la Antártida a menudo parecen de otro mundo… y son igual de increíbles, de una belleza inimaginable.

Fuente: NatGeo en español,21 de noviembre de 2016,
http://www.ngenespanol.com/naturaleza/ecologia/derretimiento-de-los-polos-cambio-climatico-mision-icebridge-nasa.html

La NASA detecta una misteriosa mancha en un cráter de Ceres

La zona más brillante de Ceres se destaca en medio de un terreno oscuro y lleno de cráteres en las nuevas imágenes de la nave espacial Dawn de la NASA tomadas al mirar hacia el lado del planeta enano. Dawn sacó esta imagen el 16 de octubre, desde su quinta órbita científica, en la que el ángulo del sol era diferente al de las órbitas anteriores. La nave estaba a unos 1.480 kilómetros sobre Ceres, una altitud que había alcanzado a principios de octubre. El cráter Occator, con su región central brillante y áreas secundarias poco sutiles, aparece bastante eminente cerca del borde de Ceres. Con 92 kilómetros de ancho y 4 de profundidad, Occator muestra evidencias de actividad geológica reciente. La última investigación sugiere que el material brillante en este cráter está compuesto de sales que quedan después de que un líquido salobre emergiera de abajo, se congelara y luego se sublimara, lo que significa que se convirtió de hielo en vapor. El impacto que formó el cráter hace millones de años desenterró material que cubrió el área fuera de él, y puede haber desencadenado el surgimiento de nuevos líquidos salados. Los científicos de la misión Dawn también han publicado una imagen de Ceres que se aproxima a cómo los colores del planeta enano se verían a través del ojo humano. Esta visión, producida por el Centro Aeroespacial Alemán en Berlín, combina imágenes tomadas de la primera órbita científica de Dawn en 2015, utilizando los filtros rojo, verde y azul de la cámara fotográfica. El color se calculó en base a la forma en que Ceres refleja diferentes longitudes de onda de luz. La sonda ha reunido decenas de miles de imágenes y otra información de Ceres desde que llegó a órbita el 6 de marzo de 2015. Después de pasar más de ocho meses estudiando a Ceres a una altitud de unos 385 kilómetros, más cerca que la Estación Espacial Internacional de la Tierra, Dawn se dirigió a un punto de vista más alto en agosto. En octubre, mientras la nave espacial estaba a una altitud de 1.500 kilómetros, recopiló imágenes y otros datos valiosos sobre el planeta enano. El 4 de noviembre, la nave comenzó su camino a una sexta órbita, que está a más de 7.200 kilómetros del planeta. Además los científicos lograron otro descubrimiento, mientras que la nave necesitaba hacer varios cambios en su dirección mientras giraba en espiral en las órbitas anteriores, los ingenieros han descubierto una manera para que la nave espacial llegue a esta próxima órbita mientras el motor de iones empuja en la misma dirección que Dawn se mueve.

Fuente: Mundo Es, 17 de octubre de 2016,
http://www.elmundo.es/ciencia/2016/11/21/5832d75d468aeb65198b4584.html