¿Cómo bautizan a los huracanes?

 Aunque se esfuerzan por ser muy precisos, no siempre lo logran, ya que en el clima nada es seguro. En lo que sí tienen un total control es en los nombres que utilizarán para bautizar a los futuros huracanes. Así, los especialistas del Servicio Meteorológico Nacional, ya saben cómo llamarán a los huracanes y tormentas que ocurrirán en los próximos seis años. Los nombres se establecen antes de conocer los pronósticos sobre la cantidad de fenómenos hidrológicos que se esperan para cada año. La asignación se hace en orden alfabético y se divide entre los fenómenos hidrometeorológicos que ocurrirán en los océanos Pacífico y Atlántico. Los nombres se repiten cada seis años y se alternan femeninos y masculinos. Si alguno causa grandes destrucciones, su nombre se retira de la lista y se sustituye por otro.  En México, la temporada de ciclones empezó alrededor del mes de mayo. A partir de entonces hemos escuchado noticias sobre las tormentas y huracanes Alvin, Bárbara, Cosme, Dalila, Erick y Flossie. Estos nombres sólo son para los huracanes del Pacífico. Para las tormentas y huracanes en el Atlántico, los nombres son Andrea, Barry, Chantal, Dorian, Erin, Fernand, Gabrielle, Humberto, Ingrid, Jerry, Karen o Lorenzo. La formación de huracanes está determinada, entre otros factores, por la presencia de clorofila en el agua, un pigmento que le da el color verdoso a los mares. El fitoplacnton, presente en las primeras capas del océano, se ayuda de la clorofila para convertir la luz solar en alimento, pero al hacerlo también evita que los rayos del sol penetren hasta zonas más profundas. Al eliminar la clorofila de las aguas,  la luz llega hasta el fondo y escapa de las zonas superficiales, evitando que se calienten. Este descenso de la temperatura disminuye el número de huracanes que se forman sobre esa zona del océano.  Un estudio realizado por científicos de la NASA, demuestra que la clorofila presente en los océanos tiene una gran influencia en la formación de huracanes. El estudio llegó a estas conclusiones a través de una simulación en el Pacífico Norte donde el cambio del color de las aguas disminuyó la formación de estos fenómenos tropicales en un 70%. El agua fría genera menos calor y modifica los patrones de las corrientes de aire, dejando el aire seco en la parte superior.  Los huracanes toman su fuerza del calor del agua y el aire, de forma que si disminuyen, desaparece el alimento de la tormenta.

Fuente: Ciencia Quo, 1 junio de 2015,
http://quo.mx/preguntas-inteligentes/2013/09/19/como-bautizan-a-los-huracanes

La nueva especie de homínido que complica nuestro árbol genealógico

Una nueva especie de ancestro humano fue hallada en la región de Afar, en Etiopía. Los investigadores descubrieron huesos de mandíbula y dientes de entre 3,3 y 3,5 millones de años.  Se pensaba que el Australopithecus afarensis era un ancestro directo de los humanos modernos. Esto quiere decir que el nuevo homínido vivió en la misma época en la que vivían otras especies de homínidos. La más famosa de estas especies es la Australopithecus afarensis, conocida como Lucy que vivió entre 2,9 y 3,8 millones de años. El hallazgo, sugiere que nuestro árbol familiar es más complicado de lo que se pensaba. La nueva especie fue bautizada Australopithecus deyiremeda, que en la lengua hablada por los afar significa pariente cercano. Se cree que los restos pertenecen a cuatro individuos que habrían tenido una apariencia mitad hombre mitad mono. Esta nueva especie tiene mandíbulas muy robustas. Además, tenían dientes más pequeños. Los caninos son muy pequeños, más pequeños que los de todos los homínidos conocidos que se han documentado en el pasado.

Fuente: BBC Ciencia, 1 junio de 2015,
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/05/150528_nueva_especie_hominido_lp

Contaminación lumínica aumenta mortalidad en polluelos de aves

Las aves pardelas inician su vuelo en las 3 horas posteriores a la puesta de sol, la franja con mayor intensidad de iluminación. Cada vez se detectan más casos de polluelos de ave marina que se desvían de su trayectoria de vuelo al ser deslumbrados por las luces de ciudades y carreteras próximas a la costa. Aproximadamente 1.500 aves pardela cada año se ven afectadas. Se debe reducir la mortalidad de esas aves. Este fenómeno parece no afectar a los ejemplares adultos, por lo que se han marcado los pollos con dispositivos GPS para conocer su vuelo; además, para evaluar cómo les afectan los niveles de luz se han usado imágenes de alta resolución tomadas vía satélite. Jóvenes aves marinas, como es el caso de la pardela, abandonan de noche sus nidos para sobrevolar los mares, aunque antes de alcanzarlos la contaminación lumínica les desvía de su trayectoria inicial y desorientados, en ocasiones chocan con edificios y árboles o terminan en el suelo, donde son vulnerables a predadores o atropellos. Los resultados han demostrado que la mitad de las pardelas caen cerca de sus zonas de cría en un radio de tres kilómetros y las aves más afectadas son aquellas que habitan más lejos de la costa. Las aves inician su vuelo hacia el mar en el plazo de las tres horas posteriores a la puesta de sol, una franja horaria que coincide con los mayores niveles de contaminación lumínica. Algunas aves adultas determinan la intención si evitan sobrevolar las zonas urbanas durante su trayectoria de vuelo y alcanzan las colonias de cría, por el contrario, las atraviesan sin desorientarse.

Fuente: EFE Noticias, 1 junio de 2015,
http://www.efeverde.com/noticias/aves-mortalidad-contaminacion-luminica/

Descubiertas once nuevas especies de reptil en la isla de Madagascar

Madagascar presenta una biodiversidad extraordinaria. Pero en las últimas décadas, los bosques de la isla y la biodiversidad asociada han estado bajo el mayor ataque de su historia. La rápida deforestación está afectando a cientos de especies, incluyendo el camaleón pantera. Estas actividades humanas amenazan la supervivencia de 400 especies de reptiles, 300 especies de anfibios, 300 especies de aves, 15.000 especies de plantas e innumerables especies de invertebrados. Además, aproximadamente entre el 80 y el 90 por ciento de todas las especies vivas que se encuentran en Madagascar son endémicas, lo que significa que no existen en ningún otro lugar en la tierra. Un nuevo estudio realizado ha revelado que el endémico camaleón pantera, que sólo se encuentra en Madagascar, en realidad está compuesto por once especies diferentes. En Madagascar, los investigadores trataron de encontrar las claves genéticas que había tras la increíble gama cromática del camaleón pantera. Sus análisis, realizados en Madagascar, revelan la presencia de once especies, en lugar de una sola. Hasta ahora, se pensaba que la increíble variación de colores de esta especie podía estar relacionada con la zona geográfica en la que se encontraban los individuos. El ADN (mitocondrial y nuclear) de cada uno de los especímenes fue secuenciado y analizado en el laboratorio. Los análisis matemáticos de las 324 fotografías en color demostraron que los sutiles patrones de color podían estar asociados a un linaje genético concreto, lo que confirma que podría ser necesario que muchas de las poblaciones geográficas se consideren especies separadas. Otro de los descubrimientos realizados con esta secuenciación genética es que el material genético revelaba un bajo mestizaje entre poblaciones. 

Fuente: ABC Ciencia, 1 junio de 2015,
http://www.abc.es/sociedad/20150525/abci-once-nuevas-especies-madagascar-201505242021.html

El ave más rara del mundo busca un nuevo hogar para sobrevivir

El porrón malgache es considerado un ave poco conocida y los científicos alertan que muere de inanición en el entorno natural en el que habita actualmente. El porrón malgache (Aythya innotata), considerada el ave más rara del mundo, no será capaz de salir adelante a menos que encuentre un nuevo hogar para prosperar. Los lagos, hábitat para el porrón malgache y sus aguas demasiado profundas, convierten la captura de invertebrados como las larvas de mosca de Caddis la base de la alimentación de esta especie, en una tarea muy difícil para los ejemplares más jóvenes, que mueren de inanición. En ese sentido, los investigadores explican que si esta especie ha permanecido en estos ecosistemas a pesar de las dificultades es porque son de las pocas zonas de Madagascar que se han mantenido a salvo de la degradación causada por la actividad del hombre, que ha devastado hasta un 60% de los humedales de la isla. El porrón malgache es una especie de la que se conoce muy poco, se dio por desaparecida en 1991, cuando tuvieron lugar los últimos avistamientos y pasó a ser considerada como extinta. En 2006, se localizó por sorpresa unos 13 ejemplares en un pequeño humedal a unos 300 kilómetros del punto donde habían sido vistos por última vez. La búsqueda se amplió a otros lagos de la zona pero al no encontrarse ningún otro porrón malgache, se concluyó que la población total a nivel mundial se reducía a una veintena de ejemplares concentrados en una única ubicación. Entre enero de 2010 y diciembre de 2014 los investigadores estudiaron varias poblaciones de esta especie en torno a cuatro lagos al norte de la isla de Madagascar y descubrieron que la proporción de nidos construidos es con un éxito del 76%.

Fuente: ABC Ciencia, 1 junio de 2015,
http://www.abc.es/sociedad/20140827/abci-pajareo-mundo-201408261914.html

Halos solares avisaban a los mayas sobre las lluvias

La presencia de los halos solares, como ha ocurrido en la ciudad, podría haber representado para los mayas un indicador de la proximidad de lluvias, además de ocurrir muy cerca a la ubicación del Sol en el cenit.   La aparición de los halos solares siempre se da en días cercanos al Sol en el cenit, es decir, la ubicación del astro rey en la parte más perpendicular de la bóveda celeste, razón por la cual edificios o personas en posición vertical no proyectan sombra. Desde el punto de vista atmosférico, esto significa que la atmósfera está muy cargada, es decir, las gotas de agua se convierten en cristales de hielo que refractan la luz. Entre 80 a 90 por ciento de las ocasiones que se presenta el fenómeno del Sol en el cenit se puede apreciar un halo solar. Los fenómenos también eran referentes de que el 11 de julio los mayas deberían realizar su ceremonia del fuego nuevo. Se piensa que tenía mucho simbolismo, el Sol en el cenit, junto con el halo solar, es también un indicador de que faltan 28 días del solsticio de verano, el cual se registra cada 21 de junio. Ambos fenómenos, también eran referentes de que el 11 de julio deberán realizar su ceremonia del fuego nuevo, en tanto entre el 18 y 20 de julio de nuevo se puede apreciar el fenómeno del Sol en el cenit.

Fuente: Excélsior Ciencia, 1 junio de 2015,
http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/05/23/1025699