Sala en rehabilitación

 

Este módulo presenta información sobre la teoría más aceptada del surgimiento de la vida en nuestro planeta y su diversificación en las millones de especies que actualmente habitan la Tierra.

Desde que el hombre tuvo conciencia del medio que le rodeaba, ha mantenido la necesidad de clasificar o separar en grupos o categorías todo lo que existe, incluyendo a los seres vivos. El filósofo griego Aristóteles en el siglo IV a. C. fue el primero en tratar de ordenar a los organismos de manera lógica basándose en sus características y semejanzas anatómicas.

Posteriormente, con diversos propósitos, naturalistas, filósofos, químicos, botánicos y zoólogos, entre otros estudiosos de la naturaleza, intentaron ordenar los ejemplares que coleccionaban. Los agrupaban por su utilidad, procedencia e incluso por orden alfabético, pero no por semejanzas biológicas que permitieran entender sus relaciones de parentesco.
El primer método sistematizado y jerarquizado surgió en el siglo XVIII, propuesto por el botánico Carlos Linneo, quien sentó las bases de la clasificación científica, llegando hasta el nivel de especie. En el siglo XIX, con el avance en el conocimiento sobre el origen y la evolución de los seres vivos por Charles Darwin, se propuso enfocar estos esfuerzos en agrupar a las especies por sus relaciones genealógicas.
Actualmente, los sistemas de la clasificación moderna se sustentan en la evidencia genética, gracias a ello sabemos que todos los organismos, desde los microscópicos hasta la enorme ballena azul, compartimos un ancestro común del que hemos evolucionado.
Te invitamos a que visites esta sala permanente, donde podrás escanear el código QR y obtener más información.