CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            



A veces pensamos que el medio ambiente es valioso en más de un sentido y que es difícil asignarle un valor monetario a lo que nos da la naturaleza. Sin embargo, el medio ambiente no sólo es valioso, sino que es verdaderamente indispensable para que la vida pueda existir. Cuando algún recurso natural escasea, como el agua, el aire limpio o algún alimento, reparamos en que esas necesidades básicas están por encima de cualquier otra.

Te preguntarás, ¿por qué el medio ambiente es importante para ti? Conservar el medio ambiente va más allá de un simple deseo o interés económico; significa bienestar y calidad de vida, pues dependemos del suministro de agua, de la fertilidad del suelo para obtener alimentos o de aire puro para respirar y mantener nuestra salud. Lamentablemente, la degradación del medio natural ocurre de manera más acelerada de lo que nos gustaría admitir.

Conscientes de que la protección del ambiente es una cuestión fundamental que impacta en el bienestar de las personas en el mundo entero1 y declarado por las Naciones Unidas, nació el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio de cada año desde 1974.

Conmemorar esta fecha nos brinda la oportunidad de ampliar nuestro conocimiento y de reflexionar sobre nuestro papel con el medio ambiente, para tomar decisiones bien informadas y que sean congruentes con lo que pensamos. Por ejemplo, el tema de este año se centra en la contaminación por plásticos2 , y nos anima a tomar conciencia del daño ambiental que causan a fin de reducir su uso.

¿Te has dado cuenta que actualmente podemos encontrar plástico en prácticamente cualquier cosa? Está en lugares en los que no te imaginas, como por ejemplo en tu pasta de dientes; la comida y los productos de higiene llevan envases de plástico; tu coche, tu teléfono y tu computadora están hechos de plástico, e incluso, si masticas chicle estarás metiendo plástico en tu boca3 .

Aunque algunos son reciclables, la verdad es que muchos de ellos son de una calidad tan baja que no son atractivos para la industria del reciclaje. Piensa que, de no ser reciclados, pueden terminar en ríos y llegar al mar.

Entonces, ¿cómo podemos reducir nuestro uso de plásticos? El reto es encontrar formas prácticas y nada difíciles que todos podamos llevar a cabo, por ejemplo, evitar el uso de popotes y desechables, utilizar bolsas o recipientes reusables, comprar alimentos a granel, preferir envases de vidrio y promover estos hábitos. Ponerlo en práctica es sumamente sencillo, la tarea difícil es, en realidad, convencerse a uno mismo de lo importante que es. Para lograrlo necesitamos observar nuestro alrededor e identificar alternativas menos dañinas al ambiente.

Por ejemplo, si llevamos nuestro almuerzo al trabajo, podemos usar recipientes no desechables y cubiertos de metal; al ir de compras, resulta práctico llevar algunos recipientes para el jamón o hacer sacos de tela para la fruta o las semillas; o en lugar de comprar rastrillos de plástico, podemos buscar uno que sea de acero inoxidable con navaja intercambiable. Como ves, hay muchas acciones que podemos llevar a cabo.

Para separar y reciclar los plásticos correctamente, es importante conocer la simbología de las etiquetas y empaques. ¡Haz un hábito del reciclaje con esta guía! Este Día Mundial del Medio Ambiente, reconozcamos su valor, cuidemos nuestro medio ambiente. ¿Qué otra medida se te ocurre para ayudar a combatir la contaminación por plásticos?

 


¿Sequía y desertificación? ¡Podemos cambiarlo!



Cada 17 de junio se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Sin ser un motivo de celebración, este día sirve para concientizarnos sobre la importancia del agua, y su creciente escasez.

La desertificación es un proceso de degradación en el que el suelo fértil pierde su potencial productivo como resultado de la destrucción de la cubierta vegetal, por la erosión, la sobreexplotación de acuíferos, la contaminación de las tierras o simplemente la falta de agua; por su parte, la sequía se considera una anomalía del clima que afecta la disponibilidad de agua por debajo de lo habitual, siendo insuficiente para abastecer a los seres vivos de su entorno4.

Tanto la desertificación como la sequía afectan a la producción de cultivos, ya que la falta de agua no permite que la producción de alimentos sea suficiente, y como consecuencia de ello, las condiciones y productividad del ganado también se ven afectadas. Se produce así una sucesión de debilidades dentro de la red alimenticia que pone en riesgo la salud de las personas5.

Según estimaciones de la Academia de Ingeniería México y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT)6, así como del Centro del Agua para América Latina y el Caribe del Tecnológico del Monterrey7, en la Cuenca del Valle de México el riesgo de sufrir escasez de agua es un escenario muy probable en los próximos años8. Combatir la escasez de agua es uno de los principales desafíos que enfrenta el mundo en el siglo XXI.

¿Sabías que el uso principal que se le da al agua a escala mundial es para la agricultura? Conforme a estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 72% de la extracción total se destina al uso agrícola9. También predice que a medida que se incremente la población mundial, el riesgo de la escasez de agua aumentará, a menos que tomemos medidas para hacer mejor uso de este recurso y cambien los patrones de consumo de alimentos, como consumir menos carne. ¿Por qué? Según algunas estimaciones, se requieren 15,000 litros de agua para la producción de 1 kg de carne10.

En ese sentido, aunque la agricultura urbana es aún muy incipiente en la CDMX, resulta una opción perfectamente viable para producir una parte de los alimentos que consumimos en vez de comprarlos. En una ciudad tan compleja como la nuestra, resulta imperativo cultivar en espacios pequeños, ya sean hortalizas, plantas aromáticas o medicinales. Además, implementando huertos urbanos, consumimos productos locales y se reduce de manera importante la cantidad de agua que usamos. y. ¡Apostemos por prácticas agrícolas más amigables con el medio ambiente!

Los Huertos Urbanos se centran en la producción a pequeña y mediana escala para el autoconsumo, ya sea en jardines, parcelas, traspatios o incluso en la extensión de una ventana o balcón. Además, pueden ser fuente de ingresos derivados de la venta de excedentes al mercado local.

Para aprovechar mejor los espacios urbanos, la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México está promoviendo la agricultura sostenible y la producción local de alimentos mediante esta Guía de Huertos Urbanos.

Cada uno de nosotros, puede tomar medidas que contribuyan al cuidado de la tierra para que siga siendo productiva, así como para ahorrar agua desde casa. Aprende a cultivar tus propios alimentos desde casa de manera fácil, económica y divertida. Comunícate a los siguientes teléfonos y pregunta por las fechas más próximas: 5630 5363, o pregúntanos en Facebook.

 


Miscelánea Ambiental



¿A dónde van tus aguas residuales?

¿Alguna vez has reflexionado a dónde va a parar toda el agua sucia que tiramos por nuestros inodoros, fregaderos y desagües? Los hogares de los capitalinos están conectados a un sistema de alcantarillado y a una de las más de 240 plantas de tratamiento de aguas residuales que hay dentro del territorio de la CDMX11; en estos sitios llevan a cabo una serie de procesos para eliminar la mayor cantidad de contaminantes posible.

Algunos residuos orgánicos como materias fecales y restos de comida, son biodegradables y deben tratarse con bacterias y otros microorganismos para evitar problemas de contaminación. No obstante, es más complicado tratar las sustancias químicas de la industria y rastros de medicamentos, detergentes, aceites, productos de limpieza y cosméticos como desodorantes y jabones, que resultan tóxicos para los seres vivos. Por ello, debemos evitar verter estos contaminantes a las alcantarillas, así como desechar de forma responsable los medicamentos y otros productos agresivos para el medio ambiente, no sólo porque es ilegal, sino por la salud de todos. ¡Cuidar qué vierto en mis aguas residuales es cuidar el agua!

Copa menstrual, ¿es realmente una opción viable?

Aunque las toallas y los tampones son los productos de higiene femenina de uso general, no significa que sean la mejor opción, sobre todo porque, al convertirse en residuos, generan mucha contaminación; pero además pueden ser antihigiénicas12 y resultan costosas a largo plazo13. Por fortuna, estas no son las únicas alternativas, te presentamos una mejor opción: La copa menstrual está hecha de silicón quirúrgico, un material de grado médico que no produce ningún tipo de infección, por tanto, es bastante confiable. Aunque es pequeña puede recolectar el flujo menstrual hasta por 12 horas (3 veces más que un tampón). Bien colocada no permite derrames y, contrario a lo que se podría imaginar, es bastante cómoda. Hay distintos tamaños y sólo necesita hervirse para esterilizarse y volverse a usar. Lo mejor de todo: ¡una sola copa puede durar años! Una buena noticia para tu cartera y para el medio ambiente al generar Basura Cero.

Cenzontle, la legendaria ave que visita un museo

Inmerso en la 2ª Sección del Bosque de Chapultepec, el Museo de Historia Natural tiene el privilegio de recibir a gran variedad de especies de aves en sus jardines, entre ellas el legendario cenzontle, que todos los años visita este museo en busca de comida y refugio, y de paso nos alegra el oído con su extraordinario canto. Participa en el Programa de Monitoreo de Aves, donde aprenderás a identificar especies a través del color de sus plumas, forma de su pico, tamaño y canto. También encontrarás respuestas a preguntas sobre qué comen, de dónde vienen, cuánto viven y dónde se refugian. Esta actividad respeta a las aves silvestres y permite observarlas en su hábitat natural. Asimismo, comprenderás mejor el papel ecológico que juegan estos organismos dentro del ambiente, además de desarrollar tus sentidos y pasar un rato agradable. Se lleva a cabo todos los viernes a partir de las 08:00 am y tiene un recorrido de 4 kilómetros aproximadamente. Comunícate al 5515-0739 ext. 114. ¡No te lo pierdas!, cada cambio de estación es una experiencia diferente.
 

Cacao: La semilla que se convierte en chocolate

¡Nada evoca sonrisas, endulza paladares, levanta ánimos y reconcilia amores como el chocolate! Es la magia de esa afortunada mezcla de alcaloides que soborna al gusto, al olfato, al tacto y a la vista. En la multitud de dones que México ha dado al mundo, el cacao ocupa un lugar especial. ¿Sabías que en la época prehispánica se usaba como moneda de cambio? Más adelante, los granos de este fruto fueron la base para la elaboración de uno de los productos más apreciados por los paladares de todas las latitudes: el chocolate. Su elaboración es prácticamente artesanal; además, el grano no sólo es portador de un sabor que puede llevar a la adicción, también es poseedor de propiedades nada desdeñables, por ejemplo, proporciona energía, contiene gran cantidad de antioxidantes, ayuda a neutralizar los radicales libres de nuestro cuerpo y produce un estado de bienestar debido a sus propiedades estimulantes y antidepresivas. Consulta los Cursos de Huertos Urbanos que ofrece la SEDEMA y aprende a cultivar ésta y otras plantas para autoconsumo.

 

 __________________

1 ONU. Día Mundial del Medio Ambiente, 5 de junio. http://www.un.org/es/events/environmentday/
2 ONU. Día Mundial del Medio Ambiente. Tema central 2018: Contaminación por plásticos.
3 CONABIO. Chicle. http://www.biodiversidad.gob.mx/usos/alimentacion/chicle.html
4 ONU. Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, 17 de junio www.un.org/es/events/desertificationday/
5 UNESCO. Aprendiendo a luchar contra la desertificación. unesdoc.unesco.org/images/0012/001258/125816s.pdf
6 Academia de Ingeniería México. 2017. Seguridad Hídrica en México. Pág. 20.www.ai.org.mx/documentos-de-enfoque/seguridad-h%C3%ADdrica-en-m%C3%A9xico
7 Centro del Agua para América Latina y el Caribe del Tecnológico del Monterrey, Centro del Agua para América Latina y el Caribe y el Banco Interamericano de Desarrollo. Agua y Ciudades en América Latina: retos para el desarrollo sostenible. Pág. 130. publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/8887/Agua-y-ciudades-en-America-Latina-Retos-para-el-desarrollo-sostenible.pdf?sequence=1&isAllowed=y#page=144
8 Camargo-González, I. and Mariscal-Ureta, K. 2012. Shortage of water: regulation in search of solutions. Revista de la Facultad de Economía de la UNAM. Economía Informa, núm. 374. www.economia.unam.mx/publicaciones/econinforma/374/03ismael.pdf
9 FAO. 2008. Information System on Water and Agriculture, Aquastat www.conagua.gob.mx/CONAGUA07/Contenido/Documentos/SINA/Capitulo_8.pdf
10 FAO. Día Mundial del Agua www.fao.org/americas/noticias/ver/es/c/229495/
11 SEDEMA. Reporte de Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (RPTAR 2015).
12 Quiroz-Cedeño, J. y Solorzano Delgado, K. 2016. Tesis: Vaginitis asociada al uso de toallas sanitarias en pacientes atendidas en consulta externa de ginecología del hospital Verdi Cevallos Balda. Universidad Técnica de Manabí, Ecuador. Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela de Medicina.
13 Senado de la República. Higiene femenina. Jueves 14 de abril de 2016. Gaceta: LXIII/1SPO-124/61922.

sedema.cdmx.gob.mx