CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

 



José Manuel Reza tiene 63 años y pasa la mayor parte de su tiempo en una caseta de madera en la punta más alta del volcán Teoca, en Xochimilco, uno de los lugares privilegiados de la ciudad que goza de un bosque bien conservado.

Desde allí, contempla una asombrosa vista panorámica de la Ciudad de México, y observa orgulloso desde lo alto, lo que pareciera ser una alfombra verde que cubre la creciente mancha urbana, que en realidad es la densa cubierta de árboles que se desarrollan sobre el volcán y sus laderas.

A las faldas del volcán, se encuentra el pueblo de Santa Cecilia Tepetlapa, lugar donde son originarios él y un grupo de personas que, reconociendo la enorme importancia de este espacio entre otras cosas por su relación con los humedales, decidieron protegerlo del constante saqueo de madera, caza ilegal e incendios provocados, convirtiéndose así en la Brigada Coyotes.

La Brigada Coyotes es una iniciativa social que nació, como muchas otras, con la intención de ayudar a proteger estas áreas administradas por la Comisión de Recursos Naturales de la SEDEMA, con el apoyo de las comunidades para asegurar la conservación de los ecosistemas naturales y la permanencia de los servicios ambientales que nos provee, como la producción de oxígeno o la retención de agua, mejorando la calidad del aire y evitando deslaves.

Este heroico grupo vigila celosamente el bosque las 24 horas del día, los 365 días del año, de las constantes amenazas que pudiera presentar: invasiones ilegales, tiraderos clandestinos de basura, animales ferales, e incendios, la mayoría de los cuales son provocados por descuidos humanos o incluso por “diversión”, según su experiencia.

Este lugar tiene un típico ecosistema forestal templado, con densos estratos arbolados de encinos, madroños, pinos, oyameles y tepozán. Hasta hoy se han registrado 315 especies de hongos (más de 80 comestibles), 693 tipos de plantas terrestres y 68 acuáticas1.

También cuenta con 211 especies de aves, 52 de mamíferos y 59 de reptiles, además de peces y anfibios2, trabajando de forma casi invisible para mantener el equilibrio ecológico de esta zona. Igualmente se pueden encontrar animales que en otros sitios ya han desaparecido, como linces, tlacuaches, tlalcoyotes, conejos, tuzas, gavilanes y aguilillas.

En virtud de su ubicación geográfica y su abundante vegetación, el lugar es generalmente fresco. En invierno, sin embargo, son cotidianas las heladas, lo que demuestra que la presencia de un bosque como éste ayuda a regular el clima, tal como lo hiciera un aire acondicionado, o todavía mejor.

Esta zona constituye una de las principales fuentes de recarga de los mantos acuíferos de la Ciudad de México y forma parte de su suelo de conservación y su vasta biodiversidad.

Además de admirar los senderos del bosque, se puede organizar un día de campo y realizar espeleología con equipo especial, entre otras actividades recreativas y culturales. Las formaciones rocosas, por su parte, ofrecen la posibilidad de practicar la escalada y el rappel.

Sin duda, un paseo fuera de lo ordinario para quienes gustan ejercitarse, caminar entre los árboles y disfrutar del silencio.

 __________________

1 SEMARNAT, INECC, CONABIO. Área de Protección de Flora y Fauna Corredor Biológico Chichinautzin. Disponible en: www2.inecc.gob.mx/publicaciones2/libros/2/chichinau.html
2 Diario Oficial de la Federación. Acuerdo por el que se establecen los criterios ecológicos CT-CERN- 001-91 que determinan las especies raras, amenazadas, en peligro de extinción o sujetas a protección especial y sus endemismos, de la flora y la fauna terrestres y acuáticas en la República Mexicana.www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=4720453&fecha=17/05/1991

 


Miscelánea Ambiental



Un ratón chiquitín que habita en los volcanes

Podría pensarse que la vida de roedor es fácil, pero son sólo apariencias. Husmeando entre las hierbas, el pequeño ratón de los volcanes (Neotomodon alstoni) busca alimento con sus largos bigotes y su agudo sentido del olfato. Sale de noche, por lo que sus ojos y sus enormes orejas permanecen todo el tiempo alertas al más mínimo movimiento para no ser devorado por un depredador. Antes de salir corriendo para guarecerse, este pequeño mamífero esperará encontrar la mayor cantidad de semillas. Debe llegar rápido su madriguera o podría ser la cena de otro animal nocturno. Algunas veces lo logra, pero cuando es devorado, cumple su papel dentro de la red trófica o alimenticia, muy importante para el ecosistema. Habita exclusivamente en las montañas del centro de México, eso incluye las zonas volcánicas de Xochimilco, Milpa Alta y Tlalpan. Mide 10 cm de largo y su cola hasta 11 cm; su peso es entre 40 y 60 g, que equivale al peso de una barra de chocolate3. ¿Lo conoces?

 __________________

3 Ceballos, G., S. Blanco, C. González, E. Martínez, (2006). Distribución potencial de Neotomodon alstoni. Catálogo de metadatos geográficos. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

 

Las flores maravilla: Orquídeas únicas de la CDMX

Nada como disfrutar del delicioso aroma a vainilla. Lo que muchos desconocen es que este delicioso extracto es producto de una de las especies de orquídeas más conocidas y demandadas a nivel mundial4. En México existen poco más de 1300 especies endémicas o únicas de su territorio; y la CDMX tiene el privilegio de albergar a seis de ellas5.

Las orquídeas no son organismos simples. Con sus formas permiten deleitar nuestros ojos, adornar jardines y hasta usarlas en postres. También se aprovechan para la extracción de gomas y mucílagos, con los cuales se hacen adhesivos, condimentos y aromatizantes. Juegan un importante papel en la naturaleza: alimentan a polinizadores, algunas ofrecen gotas de fragancia a las abejas macho para que se perfumen y atraigan a las hembras; además son excelentes fertilizadoras del suelo, pues sus raíces atrapan hojarasca y reciclan materia orgánica en descomposición. ¡Cuántas cosas nos perderíamos sin ellas!

 __________________

4 Andrews Soto 2006.
5 AValeria Angélica Pulido–Esparza, Adolfo Espejo–Serna y Ana Rosa López–Ferrari. 2009. Acta botánica mexicana, ISSN 2448-7589. No. 86, Pátzcuaro, Mich.

 

Gallinita de Monte, una excepcional ave

Vocalizando diariamente al amanecer y al anochecer, posiblemente perchada en un árbol6, la gallinita de monte (Dendrortyx macroura) o codorniz-coluda neovolcánica, destaca de otros animales del bosque por su apariencia. Su pico y sus patas son color rojo brillante, tiene una eréctil y abundante cresta, y de su plumaje café sobresalen algunas líneas blancas y manchas de color castaño.

Rara vez se le puede observar, porque es tímida y evasiva. Anda bajo y silenciosamente a través de la densa vegetación. Si se siente en peligro, escapa corriendo o volando cortas distancias, emitiendo un llamado de alarma corto y agudo7. Esta ave habita en los bosques de alta montaña del Eje Neovolcánico, una parte incluye el suelo de conservación de la CDMX, como en la zona del volcán Teoca8. Contrario a otras codornices que ponen hasta 20 huevos, ella pone sólo 4. Come pequeños frutos, retoños y semillas, es una de las principales presas de coyotes y otros depredadores, por lo que puede considerarse como una de las especies de mayor importancia en la red alimenticia del el ecosistema donde habita.

 __________________

6 Johnsgard 1988, G. Chávez-León, observación personal 1997-1999.
7 G. Chávez-León, observación personal.
8 Alejandro Velásquez com. pers., 1997; Arizmendi & Márquez, 2000

 

La víbora de cascabel: Una depredadora incomprendida

¿Alguna vez has pensado cómo se siente ser temido por todos los demás? La víbora de cascabel de bandas cruzadas (Crotalus transversus), no es precisamente admirada por su belleza y cualidades. Más bien, suele ser considerada como un animal maligno y perverso, estigma que la ha llevado al borde de la extinción9.

Nada más lejos de la realidad. Aunque es un excelente depredador, por fortuna los humanos no estamos en su menú. Su potente veneno lo utiliza para inmovilizar a sus presas como ratones, aves, ranas y lagartijas. Para advertirnos su presencia, hace sonar su cascabel, unas escamas al final de su cola que, al moverse, chocan entre sí y emiten sonido. Es una especie extremadamente rara ya que se distribuye en una pequeña franja de bosques, pastizales y zacatales al sur de la CDMX. Prefiere los sitios rocosos en donde encuentra refugio entre las piedras o en las madrigueras hechas por otros animales. Sin duda un animal respetable que merece ser conservado con todo nuestro esfuerzo, pues además, estudios sobre la composición de su veneno han sido muy importantes en el área biomédica para tratar algunas enfermedades.

 __________________

9 Ochoa-Ochoa, L., O. Flores-Villela, U. García-Vázquez, M. Correa-Cano, L. Canseco-Márquez, (2006). Área de distribución potencial de Crotalus transversus. Catálogo de metadatos geográficos. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.

 

 


La biodiversidad te necesita: dale valor



 

¿Qué es lo que valoras en tu vida? Se valora todo aquello a lo que le prestamos atención y respeto, aquello que nos sirve, nos gusta o nos interesa. Valorar lo que tenemos implica que lo cuidemos. Aunque no necesariamente todos le den el mismo valor a las mismas cosas.

En la naturaleza, todo cuanto vemos tiene valor dentro de su ecosistema y es prescindible respetarlo y cuidarlo. Explorar los magníficos espacios al aire libre, es una forma fantástica de aprender sobre el mundo natural; no obstante, comportarse de forma responsable con el ambiente contribuye a su conservación presente y futura.

La biodiversidad y los ecosistemas proporcionan múltiples bienes y servicios esenciales para el buen vivir del ser humano, que se han usado para el desarrollo socioeconómico, por ello es importante que todos reaprendamos a valorar estos elementos para nuestra subsistencia. Plantas, árboles, aves, mamíferos e insectos; todos ellos forman parte, como nosotros, de ese espacio al que llamamos hogar... ¿cuál de estas especies es más necesaria?

La respuesta es… todas. Cada una tiene una importancia en función de la óptica con la que lo veamos: por ejemplo, ¿qué papel tiene en el ecosistema para su correcto funcionamiento y nuestra supervivencia como especie?, o ¿qué nos brinda en cuanto a aspectos materiales como insumos para producir ropa o simplemente purificar el aire que nos permite respirar?, ¿qué nos proporcionan los ecosistemas en términos estéticos o como espacios para la relajación?

Los ecosistemas como bosques, pastizales o humedales trabajan día y noche: limpian el agua, purifican el aire, mantienen la fertilidad del suelo, producen alimentos y medicinas, regulan el clima, evitan la erosión y reciclan nuestros residuos. No podríamos vivir sin estos servicios de los ecosistemas, que a menudo se dan por sentados, pero son indispensables y vulnerables. Es tan simple como esto: cuidar de la naturaleza es cuidar de nosotros mismos.

Si vas de vacaciones y visitas alguno de estos ecosistemas, es mejor dejar a la naturaleza tal como la encontraste. Cuando te llevas cualquier ser vivo, por ejemplo al recolectar plantas o simplemente sus flores, le estás quitando la oportunidad de seguir cumpliendo con su función dentro de su hábitat. Para recordarlas puedes tomar fotografías o realizar dibujos de éstas. Lo mejor es procurar que a nuestro regreso todo quede como estaba. Así es, debemos ser absolutamente prudentes con el fuego y no dejar huella de nuestra presencia tirando plásticos o envases. En resumen, “perturbar y alterar lo menos posible”.

Algunos consejos para cuidar la biodiversidad son10: que nunca liberes animales en zonas naturales, pues tienen muchas posibilidades de morir, por lo que los estás maltratando. Sin embargo, si no mueren y encuentran posibilidades de sobrevivir, afectarán a los seres vivos de la zona, por lo que estarías perjudicando los ecosistemas naturales. Asimismo, no utilices semillas en tu jardín de especies exóticas, ya que estarás promoviendo su dispersión y, por tanto, haciendo crecer especies no autóctonas que pudieran crecer incluso en lugares muy alejados, a cientos de kilómetros, y afectar a las plantas que ahí viven.

Recuerda que muchos problemas sociales y del medio ambiente son causados hoy en día por comportamientos humanos poco saludables, irresponsables e insostenibles.

Participa en actividades de voluntariado con organizaciones que promueven la protección y el cuidado de la biodiversidad, con acciones como reforestación, limpieza de cauces de ríos, etc. Sé activo, infórmate y participa en proyectos para mejorar la zona en donde vives.

Hay que aprender a conservar nuestro alrededor y hacerle saber a las demás personas que cada organismo vivo tiene un valor intrínseco, por el sólo hecho de vivir, independientemente de todas las cosas materiales que nos puede proporcionar.

 __________________

10 www.biodiversidad.gob.mx/invasoras

 

sedema.cdmx.gob.mx