CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

 

¿Sabías que este 8 de junio se celebra el Día Mundial de los Océanos? Pero ¿qué tenemos que festejar?

Vista desde el espacio, la Tierra está cubierta con un manto azul. Los continentes se ven empequeñecidos por los océanos que los rodean. Tan sólo imagina este dato: El 97% del agua en el planeta se encuentra en los mares y océanos. Y aproximadamente una cuarta parte de la vida conocida en el planeta se encuentra oculta bajo las olas1.

 

 

Pero, ¿por qué son importantes los mares? Por algo muy simple: Sin los vastos océanos, la vida en nuestro planeta no sería posible2. Así de simple.

La inmensidad del mundo marino produce más de la mitad de nuestro oxígeno3, y transporta enormes masas de agua manteniendo flujos naturales de energía y nutrientes en todo el mundo.

Los océanos regulan el clima en la Tierra y, en consecuencia, son los responsables directos de fenómenos como el cambio climático. Sin ellos, la cantidad de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera sería mayor, ya que tienen la capacidad de absorber y disolver grandes cantidades.

Siendo la Ciudad de México el corazón de nuestro país, la influencia de los océanos no pasa desapercibida. Por ejemplo, cuando se pronostican lluvias fuertes, muchas veces son producto de la entrada de humedad del océano Pacífico, el Golfo de México o el Mar Caribe.

Los océanos también son fuente invaluable de alimento para nosotros, y podrían abastecer a nuestra población creciente4, 5, . No obstante, actualmente en los mares existe más extracción que reproducción, en consecuencia, varias poblaciones están perdiendo la capacidad natural de recuperarse6.

Por otro lado, miles de toneladas de basura llegan diariamente a los océanos, poniendo en riesgo a las especies marinas y ecosistemas que en ellos habitan. Para darte una idea, se estima que para el año 2050 podría haber más plástico que peces en el mar (comparando peso en toneladas)7.

Ahora sabemos que la actividad humana puede tener severos impactos en nuestro planeta, y estamos comenzando a entender las consecuencias de ello. Por esta razón, si sales de vacaciones a alguna playa de México, no olvides recoger tu basura y la que esté a tu paso. Puede ser un muy buen hábito que inspire a otras personas a hacer lo mismo. Además, no compres animales o productos de ellos que estén bajo protección, para así también evitar su extracción ilegal.

¡Sé un consumidor más consciente! Revisa cómo serlo en la Guía de Consumo Responsable de Pescados y Mariscos, una herramienta de la World Wildlife Fund (WWF).

___________________

1 Mora C, Tittensor DP, Adl S, Simpson AGB, Worm B. 2011. How many species are there on Earth and in the ocean? PLoS Biol 9(8): e1001127. Disponible en: doi.org/10.1371/journal.pbio.1001127
2 SEMARNAT. Sin los océanos la vida no existiría en nuestro planeta. Disponible en: www.gob.mx/semarnat/articulos/sin-los-oceanos-la-vida-no-existiria-en-nuestro-planeta
3 IBID
4 TED. Jackie Savitz. US Oceans at Oceana. Save the oceans, feed the wolrd. Disponible en: www.ted.com/talks/jackie_savitz_save_the_oceans_feed_the_world?language=es#t-28758
5 FAO. El estado mundial de la pesca y la acuicultura. Disponible en: www.fao.org/3/a-i3720s.pdf
6 José Graziano da Silva. Director General de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Disponible en: www.granma.cu/mundo/2015-09-30/fao-oceanos-son-fuente-esencial-de-alimentos-y-vida
7 Foro Económico Mundial. 2016. The New Plastics Economy: Rethinking the future of plastics. Pág. 7. Disponible en: www3.weforum.org/docs/WEF_The_New_Plastics_Economy.pdf

 

¿Cómo crear un hábito para el cuidado del Medio Ambiente?

 

Las sociedades, a lo largo de la historia de la humanidad, han tenido una relación muy estrecha con el medio ambiente. Una relación de doble sentido: las personas influyen en el entorno y éste moldea a su vez su modo de vida.


Diariamente los seres humanos utilizamos recursos extraídos de la naturaleza para satisfacer nuestras necesidades básicas, y no tan básicas. Pero también sufrimos todos los días las consecuencias de la problemática de la basura, la contaminación atmosférica, las sequías, el agotamiento de los recursos, la desigualdad económica, etc.

El problema parece y es gigantesco, pero eso no debe paralizarnos. La solución desde los ciudadanos empieza, en parte, por emprender acciones sencillas, pequeñas, que, sumadas a las de millones de personas, tienen un efecto también enorme.

Por ejemplo, si nos proponemos ahorrar agua, una meta más realista sería establecer un tiempo máximo bajo la regadera, por decir, un par de minutos menos que el día anterior hasta llegar a la meta, y cerrar las llaves al enjabonarnos, así como recolectar el agua fría mientras sale la caliente.

Te has preguntado ¿cuánto tiempo tardas en decidir si un residuo va al bote de residuos orgánicos o inorgánicos? Quizá un par de segundos. Pero cuando esa labor le toca hacerla a los trabajadores de limpia en las Plantas de Selección, ese tiempo se convierte en horas, y probablemente sea demasiado tarde para recuperar sus materiales porque se han contaminado con otros residuos. Entonces, tomarse un momento para separar los residuos correctamente es un excelente hábito. Recuerda, ¡todo revuelto es basura, y separados, los residuos son reciclables! Aprende más en nuestro micrositio Separación de Residuos Sólidos Urbanos.

Quizá puedan parecer prácticas complicadas, pero no lo son. ¿Sabías que hacen falta alrededor de nueve semanas (66 días) para que se forme un hábito y pueda mantenerse durante años? A partir de ese momento, se adquiere cierto automatismo, y no hace falta voluntad ni pensar en ello intencionalmente para repetirlo.

Resolver los problemas ambientales o mejor aún, prevenirlos, implica la necesidad de un poco de constancia y voluntad para modificar paulatinamente nuestros hábitos. ¿Se te ocurren más ejemplos de cómo reducir a diario tu impacto en el medio ambiente? ¡Qué tal si comienzas a practicarlos desde hoy!

En la Dirección de Educación Ambiental (DEA), realizamos acciones encaminadas a fomentar una cultura sustentable en pro del cuidado del medio ambiente, como campañas de difusión sobre temas ambientales, así como capacitación a empresas, instituciones, promotores y educadores ambientales.

La DEA también te ofrece programas como el Mercado de Trueque, el Reciclatrón y Ponte Pilas con tu Ciudad; y dirige tres Centros de Educación Ambiental: Ecoguardas, Acuexcomatl y Yautlica, en los cuales se llevan a cabo numerosas actividades con temáticas ambientales. ¡Conócenos en el siguiente link!

 

¿Cómo elaborar tu propia composta casera? ¡Aprende a hacerlo!

 

¿Sabías que aproximadamente la mitad de los residuos que generas en tu casa son orgánicos y pueden transformarse en abono rico en nutrientes para tus plantas? Para explicarlo, hemos dedicado este artículo sobre cómo elaborar tu propia composta casera, incluso si el espacio es reducido.


Para construir un compostero, es decir, el recipiente o contenedor en donde vas a producir tu composta, se requiere un huacal de madera y tela de manta o una bolsa de plástico negra. Cubre por dentro el huacal con la manta para evitar que la mezcla salga por los orificios. La manta permite la oxigenación, pero si utilizas la bolsa de plástico hazle algunos agujeros pequeños al fondo y a los lados. Le puedes hacer una pequeña abertura en la parte de abajo, donde podrás sacar la composta ya formada.

Para preparar la composta se necesita tierra de jardinería, hojas secas o aserrín, y residuos orgánicos como: cáscaras de fruta, vegetales, semillas, restos de café y té, cascarones de huevo, pan, tortillas, hierba, flores y pasto.

Te recomendamos triturar lo más posible los residuos antes de echarlos a la composta, pues cuantos más pequeños sean los trozos, más rápido se desintegrarán. Pero no abuses, ¡no los eches a la licuadora! Si la tierra tiene lombrices, déjalas ahí, pues son excelentes para tu composta.

Los pasos para colocar tus residuos orgánicos son los siguientes:
1) Pon una capa de tierra al inicio. Después, coloca una capa gruesa de hojas secas o aserrín. Luego añade una capa igual de gruesa de tus residuos orgánicos, y cúbrelos con otra capa de tierra. Rocía un poco de agua para humedecer la mezcla. Encima coloca otra capa de hojarasca seca, y así sucesivamente hasta que el recipiente esté lleno.
2) Es importante siempre mantener la composta húmeda, y revolverla una vez por semana. Esto permitirá la oxigenación de la tierra, y de los hongos y bacterias del suelo que ayudan a la descomposición.

Tu composta tardará entre dos y cuatro meses en formarse. Para saber si está lista, toma un puño y observa su color. Deberá ser oscura, oler a tierra mojada y no observarás nada de lo depositado, excepto los trozos de ramas. Recuerda este tip: Para evitar malos olores o atraer plagas, no coloques restos de origen animal como grasas, carne, huesos, pellejos, heces de animales, o residuos químicos.

¡Ya tienes el primer paso para elaborar tu propio huerto en casa! Si tienes dudas, o deseas tomar un Taller de Huertos Urbanos, comunícate con nosotros y disfruta de los beneficios de sembrar tus propios alimentos. Informes al teléfono: 5446 8120.

 

¿Una podadita? Sí, los árboles necesitan podarse para mantenerse sanos

 

Difícilmente podría concebirse una ciudad sin vegetación, totalmente inmersa en edificios. La Ciudad de México, casi como un oasis en medio del asfalto, tiene espacios naturales como jardines, glorietas, camellones, barrancas, parques y bosques, a las que llamamos Áreas Verdes Urbanas.


Los árboles agregan belleza a nuestro alrededor y nos dan sensación de paz, armonía y relajación. Pero además, generan grandes cantidades de oxígeno, absorben y retienen el agua de lluvia en el subsuelo y evitan con sus raíces la erosión. El arbolado también atrapa CO2 que contamina la atmósfera, reduce el ruido y mantiene más fresca la ciudad. Los árboles son seres vivos que requieren cuidado y mantenimiento para que se desarrollen correctamente.

La poda es una práctica de manejo vegetal que se hace para sanear, aumentar su vigor y promover la floración de los árboles y arbustos: para mantenerlos en buen estado. Por ejemplo, un árbol que no se poda desarrolla una copa desproporcionada y desequilibrada, sufre deformaciones por su peso excesivo, lo cual debilita y puede acortar su vida. Para corregirlo es necesario podarlo adecuadamente.

Existen plagas como el muérdago8, que enferman a los árboles y pueden contagiar a otros cercanos. Si se detecta a tiempo, muchas veces una poda es suficiente para controlarla, pues retira las partes dañadas del árbol.

De igual manera, a veces debe considerarse el derribo de árboles en caso de ser un factor de riesgo para los ciudadanos. Algunas de las causas más comunes son: si representan un peligro para casas, edificios u obras públicas, si sus raíces dañan tuberías y los servicios públicos, si son árboles con plagas o muertos, o en caso de una construcción u obra de infraestructura vial. En todo caso, personal capacitado evaluará si es necesario cortarlo o sólo podarlo9.

¡No plantes problemas! En la CDMX, sólo personal certificado por la SEDEMA podrá dictaminar la poda, derribo o transporte de un árbol. Para más información, comunícate a la Dirección de Manejo y Regulación de Áreas Verdes Urbanas al teléfono: 5863 0857.

___________________

8 El muérdago es una planta parásita que adquiere del árbol agua y minerales, provocando su debilitamiento y posterior muerte. Es una de las principales plantas parásitas que afecta al 95% de las especies arbóreas de la CDMX.
9 Manual técnico para la poda, derribo y transplante de árboles y arbustos en la Ciudad de México.

 

 

sedema.cdmx.gob.mx