CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

Para algunos es la fecha ideal para expresar amor a manos llenas, regalar un enorme globo con letras mayúsculas que exprese algún sentimiento o hacer alguna actividad fuera de lo común con la pareja, el amigo o la amiga; sin embargo, para otros es un día que promueve el consumo desmedido de gran variedad de artículos.

 

 

A favor o en contra, el Día de San Valentín es una celebración popular que tiene sus raíces en la historia romana, hay varios relatos sobre cómo surgió este festejo, pero una de las más conocidas hace referencia al emperador romano Claudio II, ¿has escuchado alguna vez esta historia? Si no es así, aquí te la contamos.

Se dice que el emperador Claudio II prohibió que los hombres solteros contrajeran matrimonio porque eran sus mejores soldados, desobedeciendo estas órdenes, un sacerdote llamado Valentín casó en secreto a varias parejas de enamorados hasta ser descubierto y encarcelado por desafiar la voluntad del emperador. En la cárcel, Valentín se enamoró de una joven que lo visitaba con frecuencia y a quien le dejó una carta de amor antes de su ejecución, el 14 de febrero, es así como inician las cartas románticas que con el paso del tiempo se convirtieron en tarjetas y regalos.

Sabías que a mediados de la década de 1840, una norteamericana llamada Esther A. Howland inició con la venta de tarjetas con motivos románticos, que con el paso de los años se han convertido en una tradición para celebrar el Día de San Valentín, junto con los enormes globos rojos, los peluches y la gran variedad de artículos de decoración que después de algún tiempo terminarán olvidados o desechados sin pensar en el consumo de materias primas que implicó fabricar esos regalos.

De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, la venta de regalos con motivo a esta celebración se incrementa considerablemente, siendo las personas de entre 23 y 40 años las que más consumen. ¿No crees que deberíamos cambiar nuestros hábitos de consumo y celebrar esta fecha regalando momentos y no cosas materiales que al cabo de un tiempo terminarán en la basura?

Mejor compartamos experiencias, regalemos momentos inolvidables con nuestros seres queridos, una ida al cine, un paseo por algún parque de la Ciudad o una visita al museo. La experiencia puede ser inolvidable, todo depende de ti.

 

Ya viene el Sr. Viento

Es febrero, el señor Viento se acerca poco a poco enredando nuestro cabello y levantando las basuritas que se encuentran en la calle que van directo a nuestros ojos, haciéndonos rabiar, pero ¿sabes cuáles son los beneficios que nos brinda con su presencia?.

El viento sirve para regular el clima, transportar la humedad evaporada, erosionar el suelo para darle nuevo aspecto y mejorar su calidad. Aunque nos parezca molesto, cuando se nos meten las esporas y el polvo a los ojos, él está realizando una función importantísima, ya que levanta y transporta polen y semillas para ayudar a la supervivencia de numerosos organismos vegetales.

El viento también es un factor climático sumamente importante para nuestra ciudad ¿Por qué? Fácil, la Ciudad de México está ubicada en un valle rodeada de montañas que dificultan el flujo de aire limpio. ¿Te has preguntado cómo es que desaparece la capa de contaminación que algunas veces se encuentra en nuestra Ciudad? Claro, el viento también es responsable de limpiar el cielo y mejorar la calidad del aire.

 

 

Después de ese beneficio ambiental invaluable, lo que nos toca, como comunidad, es intentar conservarlo limpio y fresco para que su calidad no repercuta en nuestra salud. Hay muchas maneras, una de ellas es disminuir el uso de vehículos motorizados, si es muy necesario utilizarlo elige el transporte público.

Así que en lugar de sentir molestia por nuestro cabello alborotado con el paso del señor Viento, mejor aprovéchalo y sal a volar un papalote.

 

¡Feliz día de los humedales!

Cuando leen la palabra “humedal” ¿Qué piensan? A muchos los invita a pensar en un lugar con mucha agua, tal vez un paisaje pantanoso, otros piensan rápidamente en Xochimilco. La verdad es que los humedales son las zonas donde el agua es el principal factor para que animales y plantas puedan sobrevivir en este ecosistema. 

El 2 de febrero festejamos el día de los humedales y que mejor manera que conociéndolos y visitándolos. En la ZMVM encontramos los humedales de Zempoala, Cuemanco y Xochimilco por mencionar algunos. Aprovechen el fin de semana o cualquier día feriado para ir a conocerlos y familiarizarse con este interesante ecosistema.

 

 

Ajolote, Ajolote ¿Dónde estás que no te veo?

 ¿Sabías que el ajolote o axolotl de Xochimilco se encuentra en peligro de extinción? Es por eso que ya no es común verlos nadando felizmente en los humedales de Xochimilco. Hagamos consciencia y si llegamos a ver a uno de estos amiguitos en cautiverio contactemos a las autoridades correspondientes para devolverlos a su hábitat natural. ¡Ayudemos a conservar y preservar este animalito!

 

 

 

sedema.cdmx.gob.mx