CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

Trato igualitario- Huertos Urbanos

 

¿Alguna vez has sufrido discriminación? Se podría pensar que esta conducta afecta sólo a grupos vulnerables de la sociedad, como a personas en situación de calle, de la tercera edad, personas con discapacidad, minorías religiosas, indígenas o migrantes, entre otros. La realidad es que el trato despectivo fomenta la ignorancia y atenta contra la paz social. 

 

De acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México (EDIS) elaborada en 2013 por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED), los grupos más discriminados en la ciudad son las personas en situación de pobreza, los indígenas, los homosexuales, las personas de tez morena, con discapacidad y con sobrepeso.

 

Pero la discriminación va mucho más allá de un sector social. Te sorprenderá saber que tres de cada diez personas en la ciudad reconocen haber sido discriminadas alguna vez por su forma de vestir, su apariencia física, su situación económica, su educación o su edad, principalmente en el trabajo, en la calle, en alguna institución pública, en la escuela y en transporte público (EDIS, 2013).

 

Por los prejuicios negativos en que se basa, la discriminación lastima la dignidad de las personas, su identidad y valores, violando el derecho a la igualdad. El derecho humano a la no discriminación es para todas las personas, pero es particularmente relevante para el caso de los grupos en situación de vulnerabilidad. 

 

En este sentido, el Trato Igualitario se refiere a considerar los derechos e intereses de todos por igual, es decir, todos los seres humanos deben ser tratados como iguales, con las mismas oportunidades políticas, económicas, sociales y civiles, pero con acciones diferenciadas de acuerdo a sus necesidades. 

 

Las diferencias NO son el problema, sino el trato perjudicial que se dé a una persona por motivos de raza, sexo, origen, ideas políticas, religión, etc. Por tal motivo, la CDMX se suma a la iniciativa para contribuir a la construcción de una cultura a favor de la No Discriminación. 

 

Gracias a este esfuerzo, durante el mes de octubre de 2016 y por cuarto año consecutivo, diversas instancias gubernamentales, delegaciones, organismos autónomos y académicos, llevan a cabo actividades que promueven la integración, el trato igualitario y fomentan el respeto entre los que vivimos y transitamos por la Ciudad de México. Accede al calendario a través de la página web de COPRED.

 

Además, la Secretaría del Medio Ambiente también promueve y difunde diversas actividades en los Centros de Educación Ambiental (CEA), en donde atiende a diferentes grupos vulnerables. 

 

Durante octubre se ofrecen cursos de huertos urbanos para personas con discapacidad. El personal del CEA Ecoguardas se ha capacitado para brindar talleres de huertos urbanos dirigidos a personas ciegas y débiles visuales por medio de materiales en braille, táctiles, olfativos y auditivos, generando una gran experiencia de aprendizaje. El CEA Acuexcomatl atenderá personas con discapacidad motriz y el CEA Yautlica a personas con discapacidad auditiva. ¿Qué esperas?, llama al 5446-8121 para mayores detalles.

 

Recuerda que una actitud pasiva también fomenta la discriminación. Si eres víctima o sabes de alguien que lo sea, realiza una denuncia aquí.

 

Aniversario de los Centros de Educación Ambiental. ¡Visítanos!

 

¿Te gusta estar en contacto con la Naturaleza? Esto te interesa. La Secretaría del Medio Ambiente cuenta con tres maravillosos espacios para enseñar temas de educación ambiental: Ecoguardas, Yautlica y Acuexcomatl. Cada uno de ellos se ubica en un lugar privilegiado del suelo de conservación de nuestra ciudad. 

 

Al visitarlos tendrás la oportunidad de ver numerosas especies de flora y fauna propias de los ecosistemas de nuestra ciudad. Además podrás hacer recorridos por los senderos interpretativos, tomar cursos, asistir a pláticas sobre el agua, el aire y el suelo de conservación, y conocer más sobre biodiversidad. 

 

Conoce técnicas como la captación de agua de lluvia, aprende sobre celdas solares, tratamiento de residuos sólidos, apicultura e invernaderos. Participa en talleres sobre huertos urbanos para aprender a elaborar tu propia composta. También puedes rentar espacios como cabañas rústicas o levantar tu casa de campaña en el área de campamentos. Este mes de octubre, ¡visítanos! Hay un Centro de Educación Ambiental cerca de ti: 

 

Acuexcomatl: Su nombre en náhuatl significa “tinaja donde brota el agua”, porque hace más de cien años ahí existió uno de los manantiales más grandes de nuestra ciudad. Este centro se localiza en la zona chinampera de Xochimilco, dentro de una Área Natural Protegida. Este año festeja su 21° aniversario y recordamos que en 1997 esta zona fue declarada Patrimonio Mundial Cultural y Natural de la Humanidad por la UNESCO, así como Sitio Ramsar, decreto que destaca la importancia internacional de sus humedales.

 

Acuexcomatl

 

Ecoguardas: Con 31 años de existencia, este centro se ubica en el Ajusco Medio. Es un Área Natural Protegida de 132 hectáreas de bosque de encino y matorral xerófilo. Este espacio es el hábitat de distintas especies de fauna y flora, entre ellas algunas endémicas de la Ciudad de México, como pájaros carpinteros y cacomixtles.

 

Ecoguardas

 

Yautlica: Su nombre es una palabra náhuatl que significa “lugar del guerrero negro”. Tiene una extensión de 42.5 hectáreas y está ubicado en Iztapalapa. Forma parte del Área Natural Protegida Sierra de Santa Catarina, entre cerros y grandes extensiones de pastizales que son el hogar de aproximadamente 65 especies de animales como la víbora de  cascabel, el cincuate, aves y anfibios, de los cuales 13 se encuentran en algún estatus de riesgo. Este año cumple su 13 Aniversario.

 

Yautlica

  

La biznaguita, una cactácea única 

 

Los cactos (o cactáceas) son exclusivos del continente Americano, pero México es el país con la mayor riqueza y diversidad, con 669 de las 1,400 especies conocidas en todo el mundo. Más del 80% de ellas existen únicamente en nuestro territorio. 

 

Crecen de manera muy lenta, pero llegan a vivir mucho tiempo. ¡Más de 2000 años de edad! Gracias a sus espinas, pueden almacenar agua, protegerse y dispersar sus semillas al adherirse a la piel de algún animal. Se estima que de cada 13 millones de semillas, tan sólo una puede llegar a establecerse y reproducirse. ¿Puedes creerlo? 

 

En la CDMX, específicamente en el Pedregal de San Ángel, habitan 11 especies de cactáceas, siendo éste el único hogar en todo el mundo para la biznaguita, especie que se encuentra en peligro de desaparecer.

 

Biznaguita

 

La excéntrica belleza de los cactos ha atrapado la atención de coleccionistas de todo el mundo, llegando a convertirse en las plantas más codiciadas del planeta. Aunque muchas de ellas se encuentran protegidas en México (NOM-059) y en el mundo (CITES), cerca de una tercera parte de cactos en el país se encuentran amenazados. Por eso, ¡No los compres a quienes no cuenten con permiso para hacerlo! Recuerda que no hay comercio ilegal sin demanda. 

 

Este 10 de octubre es el Día Nacional de las Cactáceas, fecha que cobra especial importancia para recordar a estos seres vivos de gran orgullo nacional. Respetarlas significa promover la conservación de las áreas naturales en donde estas especies se encuentran. ¿Te interesa conocer más de ellas? ¡Conoce la colección de cactáceas del Jardín Botánico de la UNAM! Hay visitas guiadas abiertas al público.

 

 

¡Insectos en tu plato!

 

¿Te apetecería probar un exquisito taco de chinicuiles asados con limón?, ¿o un platillo de escamoles a la mantequilla?... ¿qué tal unos jumiles guisados en una sabrosa salsa de chapulines? 

 

Platillo chinicuiles

 

Quizá te parezca que no hay cosa más extraña que comer insectos, pues estamos acostumbrados a asociarlos con lo negativo: repulsivos, sucios o dañinos. Su mala fama no nos permite apreciar sus múltiples cualidades, tales como polinizar las plantas que comemos nosotros y otros animales, dispersar las semillas, descomponer la vegetación muerta, producir miel, cera y diversos tintes; algunos incluso se aprovechan con fines medicinales.

 

No por ser animales de tierra son antihigiénicos, de hecho, son las criaturas que mejor se alimentan: comen hojas, frutos, néctar o savia. Es decir, alimentos de primera mano, algo que no podemos decir de las vacas, los puercos o las aves, tan comunes en nuestra alimentación diaria.  

 

¿Sabías que de cada diez animales, ocho son insectos? Son el grupo animal más numeroso del planeta y existen desde hace unos 350 millones de años. Se conocen más de 500 especies de insectos comestibles dentro del país, quedando aún mucho por explorar. Son un vasto recurso natural renovable que no puede ser desperdiciado.

 

Nuestro país es rico en insectos, ya que a lo largo del territorio se puede encontrar una gran variedad de ellos y en grandes cantidades. Entre los más consumidos destacan: chinches, chapulines, jumiles, hormigas, gusanos de maguey, chinicuiles, escamoles, escarabajos, orugas, cochinillas, libélulas, moscos, pulgones y hasta alacranes.

 

Según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), son un alimento que debería estar en la mesa de todas las personas por ser una fuente de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y grasas saludables. Por ello, una dieta con base en insectos puede convertirse en la solución para combatir el hambre y la desnutrición.

 

Su rico contenido nutritivo se compara e incluso supera al de la carne de res, pollo o cerdo, pero a un precio más económico. Tan sólo 100 gramos de carne de res contienen entre 54 y 57% de proteínas, mientras que 100 gramos de chapulines contienen hasta 75%. Para quienes deseen reducir su consumo de carne roja, ya sea por indicación médica o por gusto, los insectos son una excelente alternativa. 

 

Otro punto a favor de esta práctica es que beneficia al medio ambiente. Si consideramos que el consumo de carne implica el 70% de las emisiones de carbono que arrojamos a la atmósfera, encontramos que este es el principal problema medioambiental que enfrentamos. 

 

Se piensa que para el 2030, el mundo tendrá que alimentar a más de 9 mil millones de personas, momento en que la agricultura ya no será una opción sostenible, por lo que ante tal escenario, los insectos podrían ser el alimento del futuro. ¿Quién habría imaginado que incluir insectos en nuestra dieta podría evitar consecuencias tan devastadoras para el medio ambiente?

 

En la CDMX hay una gran variedad de restaurantes que incluyen insectos en sus menús y también  en los mercados populares de casi todo el país podemos encontrarlos a precios muy accesibles, que van de los $20 a los $50 pesos. 

 

Este 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación, abre tu mente y déjate conquistar por el sabor de los insectos; pero sobre todo infórmate y aprovecha el gran valor nutricional que estos aportan. ¿Te animas a probarlos? 

Creative Commons License

Fotografía de chinicuiles por Jonathan Cohen bajo licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

sedema.cdmx.gob.mx