CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

Hablar de biodiversidad no es tan complejo como parece y para entender qué es sólo basta con mirar todas las formas de vida que existen en el planeta; el ser humano, los animales, las plantas y los microorganismos forman parte de la biodiversidad. 

Muchos países por sus características geográficas, diversidad de paisajes y condiciones climatológicas, concentran una gran diversidad de especies de animales y plantas; México no se queda atrás, ya que por su gran riqueza natural es considerado un país “megadiverso”. Forma parte de las 12 naciones con mayor diversidad a nivel global y concentra el 10 por ciento de las especies de flora y fauna que se conocen en el mundo.

Afortunadamente, la Ciudad de México no es ajena a esta gran riqueza natural que posee nuestro país; al recorrer un parque o visitar una reserva ecológica, podemos conocer y admirar varias especies de animales y plantas, muchas de ellas sólo se encuentran aquí, como el gorrión serrano o la rana del Pedregal.

Pero no sólo eso, estos espacios naturales también nos proveen de varios servicios ambientales, como la captura del dióxido de carbono, la generación de oxígeno, la filtración de agua de lluvia que alimenta los mantos acuíferos y la regulación del clima, entre muchos otros beneficios.

La biodiversidad la podemos conocer desde la banca de un parque, el barandal de un zoológico o a través de una fotografía, como lo muestran Miguel Ángel Sicilia e Iván Montes, ambos fotógrafos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

En entrevista, Miguel Ángel señaló que aunque es biólogo de profesión, su vocación es la fotografía y los medios audiovisuales relacionados con la biodiversidad, en la institución donde labora encontró una manera de fusionar su pasión con su profesión.

Ante la necesidad de compartir una visión real sobre la naturaleza y sin alejarse de la Ciudad por motivos de tiempo, Miguel Ángel decidió capturar escenas naturales que reflejaran la vida y belleza de la riqueza natural que se encuentra en nuestro entorno.

“Para mí lo más importante es compartir mi experiencia”, comentó con tono esperanzado, y enfatizó que ser fotógrafo de naturaleza implica pasión y dedicación de tiempo completo; las vacaciones y cualquier locación son una extensión del estudio fotográfico, una caminata por la zona del Ajusco se convierte en una oportunidad de hacer crecer el archivo.

Haciendo referencia a la frase de Picasso que asegura que el talento es el 10% y el resto es la constancia y el empeño que pongas en tu trabajo, Miguel Ángel recordó una sesión fotográfica nocturna que duró alrededor de tres meses en la pirámide de Cuicuilco para captar a los murciélagos que habitan en esa zona y reflejar su identidad.

Antes de concluir, el colaborador de la CONABIO enfatizó que con pasión se puede lograr todo, los demás factores como la paciencia y la tolerancia a la frustración se dan de manera orgánica.

Para Iván, fotografiar la naturaleza siempre ha sido una prioridad, y significa más que disparar una ráfaga de 30 fotografías y seguir con su camino, por el contrario, es contemplar su alrededor y esperar pacientemente para conseguir la imagen perfecta.

Desde hace cinco años que se integró al equipo de la CONABIO, Iván ha tenido varias experiencias satisfactorias, unas por su nivel de facilidad y otras por su complejidad debido a factores propios del entorno, principalmente el clima; trabajar con la gente que habita en los lugares en donde acude a captar imágenes le ha permitido ser más empático con su entorno, porque no solamente se fotografía la naturaleza, también se comprende el ambiente en general, aseguró e indicó que la paciencia es la característica primordial que se necesita para ser un buen fotógrafo de naturaleza.

Por último, Miguel Ángel e Iván hablaron sobre la importancia de acercarse a las áreas verdes de la Ciudad, para conocer, reconocer, conservar y proteger a las numerosas especies de flora y fauna que habitan en esas zonas.

Si quieres conocer más sobre el trabajo de estos profesionales en la fotografía, puedes visitar la página de la CONABIO: http://www.biodiversidad.gob.mx/, en donde encontrarás una gran colección de imágenes sobre la biodiversidad de nuestra Ciudad y país.

Y recuerda, cuidar nuestra biodiversidad es responsabilidad de todos y un beneficio para todos, no olvidemos que nuestra supervivencia depende de las aportaciones que nos brinda nuestro entorno natural.

 

sedema.cdmx.gob.mx