CULTURA AMBIENTAL                      



                                                                       
                                            

¿Te has preguntado a dónde va a parar el aceite que utilizamos para cocinar nuestros alimentos?

En la Ciudad de México gran parte de este aceite se tira al drenaje ocasionando graves daños a las instalaciones y al medio ambiente, ya que obstruye tuberías y atrae fauna nociva que se alimenta de este tipo de residuos, además de provocar daños a la salud porque libera sustancias que contaminan  cuerpos de agua y suelo. 

Estudios realizados en todo el mundo han alertado sobre la contaminación de hasta mil litros de agua con sólo un litro de aceite. Derivado de ello, en 2005 surgió un proyecto chilango liderado por Carlos Campos, administrador de Biofuels de México, S.A. de C.V., empresa dedicada a la recolección y transformación de aceite vegetal usado en biodiesel. Fue la primera en su categoría en presentar un programa de manejo ante el Gobierno de la Ciudad de México, exponiendo los posibles daños a la salud derivados de este residuo. 

 

 

En entrevista, Carlos Campos explicó que esta iniciativa tiene cobertura en Puebla, Guadalajara, Querétaro, Xalapa, Cancún, Toluca, entre otras ciudades; su propósito es disminuir los índices de contaminantes en la atmósfera, derivados de la quema de combustibles fósiles. 

Explicó que el proceso de transformación del aceite comestible usado inicia con su recolección en instalaciones o en mercados públicos de la Delegación Cuauhtémoc, en donde se han colocado varios contenedores de acopio para depositarlo, a través de un convenio firmado por ambos organismos.

¿Qué hacer con el aceite comestible?

Una vez utilizado este producto se recomienda vaciarlo en frascos directamente del sartén. Es importante separarlo según el origen, es decir, si es grasa animal como el tocino, manteca, chorizo o mantequilla debe ir en un recipiente y el de origen vegetal en otro, debido a que tienen diferentes tiempos de degradación. La grasa animal se envía a la industria de agroenergéticos, con ella se hacen alimentos balanceados principalmente para animales, aunque también se elaboran jabones, químicos o se utiliza como combustible.

El proceso de transformación del aceite vegetal usado en biodiesel dura aproximadamente una hora, durante la cual se puede alcanzar una producción fija diaria de hasta 4 mil litros de biodiesel sin contaminar al medio ambiente, por ser un combustible que proviene principalmente de semillas de plantas oleaginosas, como el girasol; asimismo, durante el proceso se obtiene como producto secundario la glicerina, utilizada para la limpieza. 

El combustible que produce esta empresa es utilizado principalmente por el transporte, ya que se combina con el diesel convencional en diferentes porcentajes, por ejemplo, un Turibús de la Ciudad de México utiliza este combustible con una mezcla al 5%, mientras que un camión de la Delegación Cuauhtémoc lo usa al 20%.

En la Ciudad, el consumo aproximado mensual de biodiesel es de 20 mil a 30 mil litros sólo para el transporte, sin embargo, debido al costo muchos transportistas optan por el más económico. El biodiesel tiene un costo aproximado de 15.50 pesos por litro, en contraste, el diesel 14.50 pesos. 

Además de las empresas, los ciudadanos también pueden adquirir este tipo de combustible previa lectura del manual del automóvil para conocer las especificaciones del motor y recomendaciones del fabricante, además de las garantías.

Entre los principales proveedores de Biofuels están los restaurantes, hoteles y ciudadanía en general. Carlos Campos explicó que el color del aceite no es un indicador de que esté "quemado"; no obstante, si al calentarse saca humo, burbujas o espuma ya no se recomienda usarlo en alimentos debido a la liberación de toxinas que perjudican la salud, pues una parte es aceite y la otra sustancias tóxicas. 

Biofuels no sólo trabaja de manera conjunta con la Delegación Cuauhtémoc, también colabora con el Mercado de Trueque, programa de educación ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México que busca incentivar en la ciudadanía hábitos de separación y valorización de residuos sólidos reciclables y aceite comestible.

Si quieres saber más sobre esta empresa responsable con el ambiente y recibir más información sobre el combustible que producen, puedes buscarla a través de su página de Facebook como Biofuels de México o acercarte el segundo domingo de cada mes al Mercado de Trueque y aprovechar para hacer entrega del aceite. 

 

 

Contribuye a mejorar la calidad del aire en la Ciudad de México reduciendo el uso del automóvil, usando combustibles amigables con el medio ambiente y aprovechando el transporte multimodal. 

 

sedema.cdmx.gob.mx