logo GDF/SEDEMA

Pedregal de San Ángel, nuestra riqueza ignorada

Todos los días miles de personas circulamos por los alrededores de Ciudad Universitaria, pero ¿cuántas nos detenemos para mirar y apreciar la reserva que alberga? Se trata de un fragmento remanente de lo que fue un espectacular mar de lava en la historia de la cuenca de México. En ella es posible apreciar las extraordinarias formas que dejó la lava del volcán Xitle al enfriarse y formar infinitas rocas, grietas, riscos, cuevas, oquedades, túneles, hondonadas y arrugas a manera de cordones.

Bosque de Aragón Hay quienes no advierten su presencia, hay quienes no saben qué es esa superficie de roca volcánica cercada y que forma parte de la UNAM, hay quienes piensan que es un baldío que pronto será convertido en edificio, estacionamiento o vialidad. Poc@s, muy poc@s, saben que es una reserva ecológica protegida y conservada por la UNAM desde septiembre de 1983, gracias a una fuerte movilización de estudiantes agrupados en el Comité de Defensa del Pedregal, ya que había intención de urbanizar esa zona.

Su superficie abarca 237 hectáreas, lo que representa 33% de Ciudad Universitaria. Se ubica en la parte sur del campus, está dividida por la avenida Insurgentes y se encuentra expandida entre centros, institutos, facultades y áreas de servicio y la voraz mancha urbana. Por ello, a donde volteemos a ver, hay algún segmento del paisaje del Pedregal de San Ángel.

La Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel tiene un alto valor biológico y cultural para la conservación de la biodiversidad y un alto valor ambiental para el Distrito Federal. No existe otro ecosistema natural como el Pedregal de San Ángel, incrustado en una megaurbe. Además, por estar en un campus universitario es objeto de estudio desde diferentes perspectivas. La reserva es un laboratorio natural excepcional para la investigación de los procesos de las comunidades biológicas presentes en una isla de lava, formada a partir de la erupción del Xitle, hace unos 2,000 años.

Bosque de Aragón Las especies de flora que hay en este pedregal son: palo loco, oreja de burro, maguey, romerillo o venenillo, begonia, trompetilla, tepozán, cabello de ángel o tzonxóchitl, quesadilla o hierba de pollo, mirasol, dalia, chapulixtle, palo dulce, amole, biznaguita de chilito, estrellita de San Nicolás, zacatón, nopal chumacuerito, encino, tlacote, siempreviva, retama, acamano o pata de gallo, tronadora o tecoma, cacomite, flor de tigre, oceloxóchitl y mal de ojo. También es el hogar de aves, mariposas, cacomixtles, serpientes y zorros.

Este ecosistema es una de las zonas de mayor riqueza florística de toda la cuenca de México. Se han registrado 337 especies de plantas vasculares, 148 de aves, 34 de mamíferos, 23 de reptiles y 7 de anfibios.

infografia zonificación de la Reserva Ecológica de San Ángel Ver infografía >>

Fuentes de "Pedregal de San Ángel: nuestra riqueza ignorada"

¡CSS Válido!

Esta página se ve mejor en el navegador Google Chrome.