logo GDF/SEDEMA

Maltrato

Por increíble que parezca, hay personas que lesionan premeditadamente a los árboles, arbustos y plantas: los hieren con herramientas punzocortantes, les insertan clavos, les pegan chicles, les graban palabras o sujetan objetos de ellos. ¿Te imaginas que alguien te pegara chicles a lo largo del cuerpo? ¿Te imaginas que alguien grabara palabras “de amor” en tu piel con una navaja o un cutter? ¡Los árboles, los arbustos y las plantas están tan vivos como tú!

maltrato a un árbol Cada herida que sufren es una vía de entrada de agentes patógenos: plagas, insectos u hongos que producen marchitamientos vasculares y pudrición de la madera. La colocación de mantas y carpas para la colocación de tianguis generalmente daña a los árboles, ya que sirven como postes de donde se sujetan. La colocación de alambres, lámparas, anuncios y focos, también los afecta.

Otro tipo de maltrato a las áreas verdes es provocado por el elevado número de visitantes que reciben, sobre todo los fines de semana. Una alta concentración de gente en un pequeño espacio provoca la compactación del suelo (esto afecta la entrada de aire y el crecimiento de las raíces). Adicionalmente, la asistencia de grandes grupos de personas a las áreas verdes da como resultado una alta generación de residuos, ya que la mayoría de las persona consume algo en el área y no tienen el cuidado de depositar los residuos en los contenedores, lo que propicia la proliferación de fauna nociva.

¿Cuál es la razón de estas actitudes? Muy probablemente, nuestra ceguera vegetal, es decir, nuestra incapacidad de reconocer al mundo vegetal como algo vivo y fundamental.

agresión severa

¡CSS Válido!

Esta página se ve mejor en el navegador Google Chrome.