logo GDF/SEDEMA

Fauna nociva

La proliferación de fauna nociva en los parques y jardines representa grandes riesgos para la salud de la población. El comercio ambulante, los puestos de comida y la basura han incrementado la presencia de este tipo de fauna en estos espacios.

Algunos animales e insectos nocivos que podemos ver en las áreas verdes todos los días son:

Ratas: En la ciudad habitan millones de ratas, están por todas partes. Rondan parques, estaciones de autobuses, mercados tianguis, supermercados y todo lugar donde haya basura y desechos de comida.

Han proliferado en algunos parques y jardines de nuestra ciudad, en parte, debido a los desechos que los paseantes dejan. Estos roedores normalmente anidan en alcantarillas y en jardineras.

Son un riesgo para la salud pública, ya que son transportadoras de microorganismos. Cuando entran en contacto con alimentos dejan bacterias que provocan enfermedades gastrointestinales como salmonela o amibas. También son transmisoras de enfermedades como la rabia.

Cucarachas: En el DF por cada cucaracha que vemos, hay cientos escondidas; gustan del calor, la humedad y la obscuridad. En los parques normalmente las vemos de noche ya que son nocturnas, proliferan por los alimentos y basura. Son trasmisoras de enfermedades como infecciones intestinales, tifoidea, fiebre, dermatitis y reacciones alérgicas como el asma, entre otras.

Suelen vivir o hacer sus nidos en grietas y rincones, en fuentes, coladeras, botes de basura y tuberías.

Perros callejeros: El no cuidar a nuestras mascotas ha generado que en parques, jardines y bosques de nuestra ciudad se encuentre una gran cantidad de perros abandonados, los cuales forman grupos que pueden dañar tanto a las áreas verdes como a la población.

Adoptar una mascota es un compromiso de largo plazo; una mascota requiere cuidados y responsabilidades. Abandonar animales en la vía pública es un delito conforme a la Ley de Protección a los Animales del DF.

Abandonar o perder a un animal de compañía o mascota es condenarlo al maltrato y sufrimiento.

perros callejeros Palomas: Cuando las poblaciones de palomas se encuentran controladas (baja cantidad de individuos, ubicación idónea y estado de salud óptimo) constituyen un valor añadido a la belleza de cualquier parque y ciudad. Por el contrario, cuando hay sobrepoblación, se transforman en plagas capaces de transmitir enfermedades, contaminar alimentos y dañar estructuras generando grandes pérdidas económicas. La paloma común es considerada una plaga urbana, al grado de llamársele “rata del aire”.

En México, se distribuyen en zonas urbanas y suburbanas, pero también en áreas naturales. Habitan en techos, repisas, ductos de desagüe, desvanes, cúpulas, áticos y cuevas.

Subsisten de los desperdicios, granos y comida que les proporciona la gente intencional o involuntariamente. Son reservorio de al menos 40 virus, bacterias, hongos y parásitos que pueden afectar al ser humano y a los animales domésticos. Entre las enfermedades que transmiten al ser humano están: histoplasmosis, salmonelosis, psitacosis y criptococosis. Las heces de estas aves son corrosivas y dañan los edificios y construcciones.

Un problema recurrente en los parques es la gran cantidad de palomas y sus heces, las cuales afectan fuentes, monumentos, áreas de juegos, palapas, postes, lo que provoca una mala imagen y afecta al entorno.

palomas Gatos: Los gatos callejeros o asilvestrados pueden convertirse en animales salvajes. Generalmente fueron abandonados, huyeron o se extraviaron.

Pueden vivir solos, aunque suelen formar grupos llamados colonias. Las colonias se ubican en lugares como parques o lotes baldíos, porque los alimentan o por la abundancia de roedores y basura.

Las heces fecales de los gatos al igual que las de los perros al secarse se pulverizan, vuelan y contaminan el aire; al respirarlas podemos contraer enfermedades como conjuntivitis, salmonelosis y parasitosis. Por su instinto de cazar, una colonia o grupo de gatos pueden llegar a matar algunas aves que anidan en los arboles.

gatosTlacuache: El tlacuache o zarigüeya apareció en nuestro planeta hace aproximadamente sesenta millones de años y come todo tipo de alimento. Acostumbra estar cerca de los seres humanos para alimentarse de frutos, desperdicios, huevos y gallinas. Por las noches frecuentan escuelas, coladeras, alcantarillas, parques públicos, áreas verdes, basureros y hasta alacenas. Se han localizado en delegaciones como Gustavo A. Madero y Tlalpan. Fue el primer animal mamífero mexicano que viajó a Europa oculto en los barcos que transportaban frutos desde el Nuevo Mundo. Construye madrigueras en las ramas huecas de los árboles caídos y en los túneles rellenándolos de hojas secas para obtener mayor comodidad y calor.

Sus enemigos naturales son las aves de rapiña, los felinos y algunos cánidos. Cuando no tiene escapatoria, puede tirarse al suelo, poner los ojos en blanco, colgar la lengua y permanecer inmóvil simulando estar muerto.

Es común que por las noches, los tlacuaches salgan a conseguir comida, uno de sus sitios favoritos para obtenerla son los botes de basura de los parques y jardines. No es común que se acerquen a las personas aunque si les ven alimentos pueden acercarse. Si se sienten amenazados, se defienden.

tlacuache

¡CSS Válido!

Esta página se ve mejor en el navegador Google Chrome.